Últimas noticias

Curiosidades y anécdotas de la Semana Santa de Sevilla (Guerra Civil-2000)

Salida de Monte-Sión en 1937

ÁLVARO IGLESIAS. Continuando con nuestro anterior artículo para recordar incidentes históricos que han pasado en nuestra Semana Santa seguimos a partir de la Guerra Civil, que cambiará por completo la forma de ver y pensar nuestra semana  mayor y acabaremos en el año 2000 por dos razones, la primera porque con el cambio de siglo hay un cambio absoluto de la forma de vivir (y a veces sufrir) estos días debido al temor constante de las desagradables «carreritas» y segundo, sobre todo porque son años actuales que muchos conocemos en carne y hueso esas anécdotas.

24 marzo 1932. Estrella.

Ante el complot de las hermandades para no salir a la calle y crear mayor malestar al inestable momento del gobierno de la II República, la Estrella fue la única que cumplió con su misión evangelizadora y salió a las calles de Sevilla, lo que le sobrellevó el apodo de “La Valiente”. No fue un recorrido cómodo para la cofradía trianera pues, al parecer, sufrió apedreamientos en la calle Sierpes y le pegaron un tiro al techo del palio, por parte de un anarquista, al techo del palio de la Virgen de la Estrella.

1937. Montesión.

Entramos en una etapa en la que no hablamos de los incidentes propiamente en las estaciones de penitencia, pero no podemos dejar de reseñar lo que sufrieron muchas de nuestras hermandades durante los sucesos de la Guerra Civil y eso se traduce en las dificultades que algunas tuvieron para poder ponerse en la calle en los siguientes años. Ese es el caso de Montesión que fue de las que más sufrió en pérdidas de enseres (los titulares se preservaron, por suerte, al estar en San Martín).

Finalmente, tuvo que salir como diríamos, de prestado, con el paso del Cristo de la Buena Muerte (Hiniesta) y con una estampa insólita,con una palmera, símbolo del martirio que había sufrido la hermandad que en ese incendio perdió casi todo lo que tenían.

montesion 1937

Salida Montesión en 1937

 

1938. Gitanos.

En parte de nuevo la Guerra Civil tiene que ver en esta anécdota, aunque el incidente nada tiene directamente que ver con ella. Tras la pérdida de la anterior talla del Señor de la Salud en un incendio por los sucesos ya mencionados, la hermandad decide encargar una nueva talla a José Rodríguez y Fernández-Andes.

El problema llegó cuando ya en la calle se partió la cintura del Señor debido a un mal ensamblaje de la imagen. La solución fue la de que un hermano fuera encima del paso sujetando al Cristo hasta la entrada.

1940-41-42. Jesús Despojado.

Agrupamos tres anécdotas en una por ser de la misma hermandad, Jesús Despojado es de las que más van a sufrir desde sus inicios y más complicaciones tendrá para realizar sus estaciones de penitencia.

En 1940 no realiza su estación de penitencia por algo impensable hoy día, les fue imposible costearse la confección de sus túnicas.

Al año siguiente, no podía salir de su sede, la hoy capilla de los Servitas, por lo que tuvieron que trasladar su salida a la iglesia de los Terceros, de la que solo sacó el misterio, era Domingo de Ramos.

En 1942, sale el Lunes Santo y debido a la mala conducta de un nazareno el canónigo Sebastián Bandarán retira las reglas de la hermandad y coloca una Junta Gestora, se venden los enseres y las imágenes se abandonan en la ruinosa iglesia de San Hermenegildo.

 

1943. La O.

En la ya madrugada del Viernes Santo, estando la cofradía por la zona del Puente de Triana, al parecer cuando la Virgen de la O estaba revirando en el Altozano, el tranvía (línea Sevilla-Camas) esperaba a que pasara la procesión, pero sufrió un fallo en sus frenos y por la cuesta de la zona chocó bruscamente con el palio. Afortunadamente no hubo ningún daño humano, pero el palio quedó completamente destrozado, incluso cuentan que tardaron 2 horas en recuperar a la Virgen de entre los varales de plata retorcidos.

palio o tranvia

Así acabó el palio de la O. FUENTE: Hermandad de la O

 

1970. Amor.

Tampoco podemos catalogar como incidente sino más bien como acontecimiento este hecho, pero sin duda cambió la forma de ver el Domingo de Ramos para los sevillanos. En este año se decidió desdoblar la cofradía del Amor para que por la mañana los más pequeños acompañaran a la Borriquita y los mayores esperarían a la noche (su sitio correspondiente en la jornada) para salir con la cofradía del Amor. Es la única hermandad que se divide en dos cofradías en la Semana Santa, bien es sabido por todos, pero en años posteriores esta circunstancia si generará unas imágenes muy especiales que antaño era lo habitual.

1972. Soledad San Buenaventura.

Uno de los momentos de hermanamiento más bonitos que ha vivido la Semana Santa de Sevilla se produjo por un desplante, el de los costaleros a la hermandad de San Buenaventura y que hacía imposible su salida a la calle ese año. Al enterarse de lo que pasaba la hermandad de Montserrat ofreció a su cuadrilla de costaleros del misterio para que pudieran realizar su estación de penitencia.

A la altura de la calle Granada al coincidir el paso de la Soledad con el de la Virgen de Montserrat ambos pasos se giraron y se pusieron cara a cara  para después levantarse al mismo tiempo a la llamada de sus capataces.

monserratsoledad 1972

Encuentro de la Soledad con la Virgen de Montserrat

1976. Santa Marta.

En este artículo no hemos querido hacer protagonista a la lluvia porque lo raro es que no haga acto de presencia como en esta última Semana Santa, pero uno de los hechos más curiosos sucedió en el Lunes Santo de 1976. Llovía y mucho, ninguna cofradía salió a la calle de forma normal, exceptuando Santa Marta, que decidió bajar del paso al Señor de la Caridad, colocarlo en unas parihuelas y con 4 penitentes sacarlo a la calle, sin paso, sin insignias y sin capirotes, solo la cruz de guía y el Señor. La procesión se hizo tan rápida que en 3 horas se había finalizado.

santa marta 1976

El Señor de la Caridad en parihuelas

 

 

1986. San Bernardo.

Trágica la jornada de ese Miércoles Santo, un costalero de la cuadrilla del crucificado falleció en la Plaza de la Alfalfa cuando la cofradía iba camino de la Catedral. En señal de luto el palio fue desde la Campana a la Plaza de San Francisco a toque de tambor y el Cristo volvió en completo silencio.

1987. Estudiantes.

Curiosa fue la situación que poco nos planteamos que ocurra, en la mañana de la jornada del Martes Santo una manifestación de los astilleros pasó por la zona del Rectorado de la Universidad. El hermano mayor, Juan Moya Sanabria, al hacer los rezos previos a la estación de penitencia hizo la petición de acordarse de esas personas que estaban necesitadas. Cuentan que siempre hubo miedo de altercados por la agitación que tuvo la manifestación, por suerte, la procesión y la jornada se dieron con total normalidad.

1987. Sed.

Miércoles Santo, justo antes de la salida del Señor se rompe una de las trabajaderas. Cada vez que paraba el paso los priostes hacían los posible por repararlo, pero no lo consiguieron arreglar por completo hasta la zona de Santa Catalina, por lo que el paso, de unos 30 costaleros, estuvo avanzando para no dejar retrasos con 25 costaleros, gran esfuerzo el que tuvieron que realizar.

20 marzo 1989. Javieres.

En ese día la parroquia de Omnium Sanctorum sufrió un atraco en el que uno de los mal parados fue el Cristo de las Almas, que sufrió de varios golpes por parte de los maleantes. Los escultores Elías García Rodríguez “Garo” y Dubé de Luque revisaron la imagen, y llegaron a la conclusión de que no sufría ningún mal alguno que impidiera una correcta estación de penitencia.

Aun así, el hermano mayor, Juan Vasallote decidió no sacar al Cristo y ese Martes Santo ocuparon su lugar los 4 manigueteros con cirios apagados, incluso al aparecer por Campana la gente se levantó en señal de respeto, como si el titular de la corporación hubiera hecho acto de presencia.

javieres 1989

El cortejo que representaba al Cristo de las Almas

 

1989. Cerro.

Era la primera salida de esta cofradía, toda Sevilla estaba expectante porque muchos no creían que una hermandad tan lejana pudiera cumplir con sus horarios. El destino no se lo puso fácil a la hermandad del Cerro pues al poco de salir apreciaron que en la base de la cruz había una grieta que peligraba la estabilidad del crucificado, decidieron bajar las cruz unos 50 centímetros y desfilar toda la avenida de Ramón y Cajal a toque de tambor para recuperar el tiempo. Finalmente, cumplieron con sus horarios.

1990. Jesús Despojado.

Ya vimos los problemas en los inicios de esta corporación, en estos años ya estaba buscando la estabilidad que hoy día puede presumir, pero aun le quedaba para asentarse en Molviedro, seguía con su particular éxodo de parroquias y eso le iba a traer un grave problema a causa de uno de los agentes que suelen aparecer en Semana Santa, la lluvia.

Domingo de Ramos, la cofradía sale de San Gil por obras en su capilla, empieza a llover a eso de las 18:30 horas, sin templos donde poder resguardar el palio por la estrechez de las puertas sigue avanzando hasta que llega a Almirante Apodaca en torno a las 22:30 horas cuando empiezan a tocar la marcha “Virgen de las Aguas”, el palio se meció a los sones ante el disfrute de los presentes como si de un día soleado se tratara, desde luego la marcha era la más idónea.

1990. San Bernardo.

Una circunstancia muy parecida a la de este año con la Hiniesta, un varal de la Virgen del Refugio se partió llegando a la Catedral, afortunadamente pudieron subsanarlo y seguir con su camino de vuelta al barrio de San Bernardo.

1990. Siete Palabras.

Es un año en el que la hermandad de San Vicente se vio muy perjudicada por los cambios de horarios e itinerarios ya que la colocaron en último lugar y ellos argumentaban que no eran los culpables de dejar retraso como para tener que cambiarse ellos de posición.

A modo de protesta decidieron pasar con los cirios apagados por Carrera Oficial y dejar las bandas en la Plaza del Duque, pasando el misterio y el palio en silencio. Para colmo llevaron un notario para dar fe de los tiempos de la venia y de paso de la cofradía y dejar constancia que ellos no eran los culpables de los retrasos. De hecho, sufrieron un gran parón antes de entrar en Campana (como es habitual) y amenazaron con que si estuvieran más de media hora parados se darían la vuelta para San Vicente, por fortuna el parón no llegó a los 30 minutos…

1991. Carretería.

117 años después la misma cofradía volvió a sufrir la misma desgracia (como vimos en el artículo anterior), en una levantá en la Casa de la Moneda, el Señor de la Salud quebró su cruz y se desprendió con la “suerte” de caer sobre la imagen del Buen Ladrón. Se decidió hacer lo mismo que un siglo antes, se tumbó al Cristo en el tablero y se regresó lo más rápido posible a la capilla.

1992. Dulce Nombre.

Antes de que llegara a la Carrera Oficial los priostes observaron que la corona de la Virgen se movía excesivamente y ante el peligro de desprenderse tomaron la decisión de quitársela y que fuera sin ella durante todo el recorrido, imagen curiosa la que nos dejó la Virgen del Dulce Nombre.

Fotografía de la Virgen del Dulce Nombre sin corona aquél Martes Santo de 1992

Virgen Dulce Nombre sin corona

 

1999. San Gonzalo.

En la salida del Lunes Santo de ese año la mano del Señor del Soberano Poder se desprendió y no cayó al suelo por la fortuna de quedarse colgando de las propias ataduras  y la manga de la túnica del Cristo.

1999. Aguas.

Muchos consideran novedosa la situación de este año de la Macarena con el cambio de itinerario por un escape de gas de la calle Feria, pero las Aguas al final del siglo pasado ya sufrió algo parecido. Al pasar por la calle Sierpes fueron advertidos de un escape de gas por lo que tuvieron que optar por apagar todos los cirios y la candelería del palio para que no hubiera ningún accidente.

2000. Amor.

Para finalizar vamos a acordarnos de una estampa preciosa que nos retrotrajo 30 años atrás, muchas generaciones no vieron la imagen de la Borriquita de noche desde que en 1970 se desdoblara el cortejo de la Borriquita y del Amor.

Fue un día de lluvias por la tarde que imposibilitaron la salida del cortejo de los niños, pero la noche fue plácida, optaron por juntar los dos cortejos y sacar los tres pasos por las calles de Sevilla ya en la noche cerrada.

Hemos visto que este año ha estado poblado de muchos acontecimientos, pero si miramos al pasado nada es nuevo, es la propia Semana Santa, esto es lo que la forma y le da sentido a nuestra historia e incluso conforma espacio nuevos como los Jardines de Murillo o ver la Borriquita de noche, sustos como el del Cachorro provocaron que muchas generaciones no lo hayamos visto por el Salvador, y las que no hemos nombrado para no darles importancia, pero que ahí están y también son parte de nuestra historia, las «carreritas», conforman una nueva forma de ver la Semana Santa hasta llegar a ser el punto de debate de nuestros días con múltiples planteamientos que no vamos a tratar aquí, pero que sin duda, en un futuro, serán anécdotas como todas las que hemos recordado y que esperamos que hayan disfrutado.

NOTICIAS RELACIONADAS: Curiosidades y anécdotas de la Semana Santa de Sevilla (Siglo XVII – Guerra Civil)

Álvaro IglesiasAutor: Álvaro Iglesias Redacción. Estudiante de Historia del Arte. Hermano del Amor y del Cristo de Burgos
About De Nazaret a Sevilla (848 Articles)
Crónicas

1 Comment on Curiosidades y anécdotas de la Semana Santa de Sevilla (Guerra Civil-2000)

  1. Andrés Iglesias León // 21 abril, 2015 en 7:35 pm // Responder

    He vuelto a disfrutar con la segunda parte de tu artículo. Sigue perseverando en el conocimiento de nuestras raices y en la labor de difusión de las mismas. Un pueblo con raices siempre crecerá a pesar de las dificultades que encuentre en su camino.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: