Últimas noticias

Miguel Jadraque: “La Esperanza nos ayuda a todos, el nombre simbólico lo pongo en su rostro”

Miguel Jadraque, presidente del Centro Infanti la Esperanza. / Esperanza de Triana.
Miguel Jadraque, presidente del Centro Infanti la Esperanza. / Esperanza de Triana.

Miguel Jadraque, presidente del Centro Infanti la Esperanza. / Esperanza de Triana.

La Semana Santa no es solo música, itinerarios, capataces, costaleros… Todas las hermandades desarrollan una obra social tremenda. Y en el mes de la Esperanza Miguel Jadraque, presidente del Centro Infantil la Esperanza, muestra a todos los cofrades cómo es la obra social referencia de la Esperanza de Triana. Nacida hace siete años atiende hoy a más de 70 niños afectados por el síndrome del TDAH, Trastorno por déficit de atención e hiperactividad. Un centro que ha tenido un crecimiento espectacular: “Comenzamos con 16 niños y dos terapeutas”, afirma Miguel Jadraque. El conocimiento del síndrome es reciente, desde hace 15 años, y “afecta al 7% de la población infantil”, el principal problema con el que se encuentran los padres es que “cuando los niños se marchan de aquí con 12 años, no saben a dónde acudir”, asegura el presidente. En la actualidad no hay entidades públicas que se encarguen de su tratamiento.

El Centro infantil la Esperanza es solo un ejemplo de la gran labor social que realizan nuestras hermandades. Así lo enfatiza Miguel Jadraque: “Es hora de que la sociedad esté al tanto de las obras sociales que hacen las hermandades”, en este sentido son muchos los que critican la grandiosidad de las cofradías en la calle mientras la sociedad atraviesa una profunda crisis: “Porque no conocen el funcionamiento interno de una hermandad”, explica el presidente del centro.

¿En qué consiste el centro Infantil de la Esperanza?

Es una obra social de la Esperanza de Triana que con motivo del 25 aniversario de la coronación de la Virgen y los cuatro siglos de la hermandad de las Tres Caídas se llevó a cabo en el año 2008. Trata de atender a niños en edades comprendidas entre 6 y 12 años, lo que constituye la etapa de educación primaria, que de alguna forma están aquejados por el síndrome del TDAH, Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad. En la actualidad atendemos a 70 alumnos y tenemos a dos chicos mayores que están actuando como tutores de algunos niños. Se les atiende en sesiones individuales, de 45 a 60 minutos con su terapeuta, y grupales. Los problemas conductuales se trabajan en las primeras y los sociales en las segundas.

¿Qué deben hacer los niños con este síndrome para integrarse en el centro?

Nos quedan pocas plazas, poco espacio. Cuesta mucho trabajo decirle que no a una familia. Aquí no hacemos diagnósticos del síndrome, pero sí obligamos a la familia a que haga una solicitud para que el niño pueda ser atendido por nosotros. La forma de admisión es por orden de fecha en la solicitud, no hay otros criterios. Solamente que se entregue un informe del médico, del psicólogo… en el que haya un diagnóstico de TDAH. Posteriormente, los profesionales que trabajan con ellos estudian la solicitud y evaluamos el nivel de TDAH. Porque atendamos en función del nivel en el que se encuentre el síndrome, puesto que la terapia es fundamentalmente verbal por lo que aquellos alumnos que tienen un déficit muy grande en el tema verbal no los podemos atender. El resto, la mayoría, sí.

¿En qué consiste el trastorno?

Tal como dice su nombre se refiere a la falta de atención por parte del niño, si la tenemos en una escala normal del 70% ellos se encuentran por debajo y la pierden con facilidad, y también el tema de hiperactividad, el tener que estar en continuo movimiento, cambiando de actividad. La mayoría están medicados para que se quede reducida, bajando siempre la curva de atención a lo largo de la tarde.

¿Está muy extendido?

Es muy extendido y relativamente nuevo, desde hace 14 o 15 años. No se conocía. Hoy casi un 7% de la población infantil está afectada por este síndrome. Salvo raras excepciones, no se diagnostican hasta los seis años.

¿Se percibe la mejoría de los niños?

El avance de estos niños es muy difícil de ver. Es una carrera de fondo, sí se percibe en determinados aspectos, actitudes o comportamientos. Los resultados no son instantáneos, se suelen percibir al cabo de mucho tiempo.

Profesionales y voluntarios del centro. / Esperanza de Triana.

Profesionales y voluntarios del centro. / Esperanza de Triana.

Alfonso de Julios y su equipo de gobierno planteó una ampliación del centro, ¿en qué punto se encuentra?

Comenzamos con 16 niños y dos terapeutas en el curso 2008/09. En la actualidad hay 70 alumnos en tratamientos y dos tutores, según han ido pasando los años hemos tenido necesidad de espacio físico y personal humano. Lo primero lo ha concedido la Hermandad; ocupábamos la primera planta de la casa hermandad con tres salas. A los dos años contratamos a una tercera psicóloga y dispusimos de más sitio en la tercera planta, otra sala más. Posteriormente se desarrolló el mismo proceso con otra terapeuta y más espacio físico. Y este año le planteamos a Alfonso de Julios que íbamos a necesitar más espacios, ellos tenían una idea para reestructurar todo el centro y sin salir de aquí procurar que pudiésemos disponer de las cinco tutorías. Pero realmente no ha sido necesario.

¿Y para el futuro?

El futuro nos irá enseñando el camino. El Señor y la Virgen nos han ayudado para atender cada día a más niños. Está muy complicado, habría que contratar a una sexta persona, aquí no se cabría… habrían impedimentos muy grandes que nos hacen pensar que hemos podido llegar a nuestro tope. No cierro la puerta a que le Centro pueda seguir creciendo, pero, siendo realistas nuestra crecimiento dentro de la casa hermandad ha llegado a lo máximo.

Los recursos no provienen exclusivamente de la Hermandad…

Hay una subvención de 30000 euros por parte de la Hermandad, tenemos subvenciones por parte de la Real maestranza de caballería de Sevilla, del Ayuntamiento a través del programa `Sevilla solidaria´, bancos como la `Caja Rural´ o la `Caixa´, o muchas entidades como `El Corte Inglés´ o `Helvetia´. Además organizamos un torneo de golf, el cual vamos a celebrar su III Edición en el mes de marzo. Y después hay mucha gente que a título individual hace aportaciones periódicas. Por último, de manera simbólica, a todas las familias se les pide una cuota de 50 euros mensuales por dignificar el servicio. Aunque el centro dispone de unas becas. Hay que tener en cuenta que no hay ninguna entidad pública que atienda a estos niños, solo privadas. Y los colegios solo tienen profesores de apoyo.

Esperanza de Triana | Foto: Tomás Quifes

Esperanza de Triana | Foto: Tomás Quifes

Que nombre tan significativo, la Esperanza…

Es la que nos ayuda a todos, el nombre simbólico lo pongo en su rostro. Gracias a Ella y a Él están ellos aquí, hay que echarles una mano a ellos y a sus padres. En muchas ocasiones se encuentran muy agobiados, cuando los niños se marchan de aquí con 12 años no saben a dónde acudir, no hay ningún sitio.

Conoce perfectamente cómo funciona una obra social, ¿le parece positivo que los medios de comunicación le den difusión a la labor social de las hermandades?

Se ha llevado como una labor callada por parte de las hermandades, son ellas las que no se han abierto a la hora de desarrollar una labor social. Es hora de que la sociedad esté al tanto de las obras sociales que hacen las hermandades, rara es la corporación que no ayuda a alguien que lo necesite. Con más o con menos posibilidades. Me parece magnifico que los medios de comunicación lo difundan, siempre que no tergiversen la información. Últimamente se está haciendo, y no hay porque tener miedo en decir lo que se hace, sino estar orgulloso.

¿Entiende las críticas que reciben las hermandades en este aspecto; “te lo gastas en la salida y no en ayudar a los demás”?

Porque no conocen el funcionamiento interno de una hermandad. Las corporaciones ni son ricas, ni son pobres, solo que unas manejan más dinero que otras. Lo utilizan de la mejor forma, no solamente en caridad, sino para dar culto y que sean los más bonitos posibles. Si hay que gastar en velas o en flores hay que hacerlo. Una de las finalidades de la hermandad es dar culto a sus imágenes dignamente, eso no supone quitarle nada a quien lo necesite. Por ejemplo, en la Esperanza de Triana la bolsa de caridad es inmensa.

Fran DelgadoAutor: Fran Delgado Entrevistas. Estudiante de periodismo en la Universidad de Sevilla. Hermano del Gran Poder y la Esperanza de Triana. Puedes seguirlo en @Unfrandelgado. También colabora en @Betis_VAVEL.
About Fran Delgado (185 Articles)
Entrevistas en De Nazaret a Sevilla. Periodista. Hermano de la Esperanza de Triana y el Gran Poder. Twitter: @unfrandelgado.

1 Trackback / Pingback

  1. El Centro de apoyo infantil de la Esperanza de Triana, declarado ‘bien de utilidad pública’ | De Nazaret a Sevilla

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: