Últimas noticias

Luis Álvarez Duarte: “Mi sitio no me lo va a quitar nadie. Tengo mi estilo”

Luis Álvarez Duarte. / Álvaro Aguilar
Luis Álvarez Duarte. / Álvaro Aguilar

Luis Álvarez Duarte. / Álvaro Aguilar

Nadie puede negar que el estilo de Luis Álvarez Duarte es inconfundible. En esta segunda parte de la entrevista el imaginero analiza pormenorizadamente sus obras cristiferas sevillanas: “Muchos piensan que el Cristo de las Cinco Llagas se parece al de la Buena Muerte, y no es así”, afirma. Se puede caer en el error de pensar que las obras del escultor hispalense se parecen demasiado entre sí, nada más lejos de la realidad: “Cuando hago una imagen no me gusta modelar”. Una de las imágenes que más llaman la atención de Luis Álvarez Duarte es el Señor del Cautivo de San Pablo. Su fuerza, su sencillez, su valentía. Por todo ello “mucha gente dice que el misterio es una maravilla pero para otro Cristo”, recuerda el artista. Actualmente trabaja en un Cautivo para Lérida y en un Crucificado para Guadix. Insta a los cofrades a que conozcamos sus dos obras, según él, más importantes que no procesionan en nuestra Semana Santa: El Crucificado de la Catedral de Zamora y el Atado a la columna de Alcalá de Henares.

Se ha mediatizado mucho el mundo de los imagineros, ¿Álvarez Duarte sabe vivir al margen de las críticas?

Acepto las críticas de forma fenomenal. Uno no puede ser el mejor, tengo trabajo y hay que demostrarlo. Cuando una Hermandad me realiza un encargo sabe lo que quiere. Lo importante es que la corporación esté satisfecha y se tenga paciencia. Hay devociones que van calando muy poco a poco. Mi sitio no me lo va a quitar nadie, tengo mi estilo.

Virgen del Patrocinio. Luto 2014. Foto|Tomás Quifes

Virgen del Patrocinio. Luto 2014. Foto|Tomás Quifes

¿Cómo definiría su estilo?

Mi estilo no es neobarroco, es más clásico. Es actual y clásico al mismo tiempo. Por ejemplo, muchos piensan que el Cristo de las Cinco Llagas se parece al de la Buena Muerte, y no es así. Cuando salga en el Vía Crucis se darán cuenta que el Señor está basado en la Virgen de la Trinidad. El cuerpo es una cosa muy romántica y elegante. En la hermandad están encantados.

Bajo su punto de vista, ¿cuál es la obra cumbre de Sevilla?

Hay varias obras cumbres. El Crucificado por antonomasia es el Cachorro, siempre me ha encantado. Su valentía, Ruíz Gijón fue el último gran artista barroco, es inconfundible. Para mí es lo máximo.

Ha realizado gran cantidad de obras, ¿lo más complicado es saber otorgarle a cada una un sello propio?

Cuando hago una imagen no me gusta modelar, la pereza de no sacar de punto es lo que hacen que las imágenes sean muy parecidas. Es lo que ocurre con las imágenes de Castillo Lastrucci. Yo he luchado mucho porque la gente sepa reconocer mis tallas, y lo he conseguido. Me lo he trabajado. Decir imaginero es muy fácil, pero es una profesión muy difícil. No es lo mismo que ser escultor.

En este sentido, ¿las Hermandades le dan unos parámetros?

Leo las reglas de las Hermandades, hablo con ellos, me informo, me fijo en la música… estudio a las cofradías. Luego me meto en el personaje que tengo que hacer. Siempre vienen buscando algo, quienes hacen un encargo importante están preparados y saben lo que quieren.  Intento quitarles de la memoria lo que ya hay, no me gusta copiar lo que ya he hecho. Lo veo patético. Me puedo equivocar pero no copiarme. Me gusta crear.

Su última obra para nuestra Semana Santa es la Virgen del Rosario, ¿qué significa para usted el Polígono?

Estoy muy contento de que toda la cofradía sea mía. El caso del Misterio es muy singular pues coinciden Herodes y Caifás, según el evangelio es antes del paso de la Amargura, lo catalogaron como el mejor misterio de los últimos años. La Hermandad vino con mucho cariño, no había nada y mire lo que hay ahora. También me pasa eso con el Cristo de la Sed que lo vi nacer.

El Cristo de la Sed estaba concebido para llevar un misterio…

Sí, pero quería hacer al Cristo lo mejor posible y que no echasen de menos figuras secundarias. Que se viera la fuerza del “Tengo Sed”. El Cristo tiene una gran admiración por parte de los devotos por su porte valiente.

Esa fuerza también la tiene el Señor Cautivo, ¿cree que Él llenaría el paso solo?

Ya lo llenaba cuando salía por el barrio en soledad. Recuerdo que cuando hice el boceto del misterio tuve que explicar que ninguna figura iba a tapar al Cautivo, y ahora le han puesto unos angelitos por delante y va muy tapado. Hay mucha gente que dice que el misterio es una maravilla pero para otro Cristo, pues este Señor tiene mucha fuerza.

San Pablo | Foto: Tomás Quifes

San Pablo | Foto: Tomás Quifes

¿Por qué los ojos verdes en el Polígono?

Porque con el Cautivo quise hacer un cristo nuevo, con unos ojos muy especiales. Lo quise hacer distinto. La Hermandad me pidió hacer a la Virgen del Rosario con los ojos del mismo color.

El Cristo de la Sed, ¿con corona de espinas y potencias o sin ellas?

Los costaleros le han regalado una corona de espinas pero no me gusta, no le iba al Cristo. Yo le he hecho una y sería conveniente que se lo consultasen al escultor, que me pidiesen consejo. A mí me gusta con corona y potencias, pero en la Hermandad lo prefieren sin nada. Lo concebí sin la corona.

Muy diferente al Cristo de las Cinco Llagas…

Ahí busqué la similitud con la Virgen de la Trinidad, con su madre. El rostro del crucificado es a semejanza de la dolorosa.

¿En su trayectoria ha habido algún momento en el que haya perdido la pasión por su trabajo?

Jamás. Le tengo verdadera afición a la imaginería, debería pagar por lo feliz que soy trabajando. Me gusta como el primer día y tengo 65 años. El arte, el modelar me da vida. Es lo que más quiero.

Dispone de obras por toda la geografía española, ¿cuál es la de mayor calidad?

Hay muchas. Hay dos Cristos que son impresionantes: el crucificado de la catedral de Zamora que sale el Viernes Santo, y el Atado a la columna de Alcalá de Henares. Mi obra cumbre espero llegarla a hacer algún día, no he llegado a mi techo. Me gustaría hacer un grupo escultórico de una Piedad, aunque, me quedan por realizar muchas cosas.

La Sed | Foto: Tomás Quifes

La Sed | Foto: Tomás Quifes

Una dolorosa tallada por usted pudo ser titular de las Siete Palabras…

Unos hermanos de las Siete Palabras la querían. Esa Virgen está en el Convento de las Madres carmelitas de Alcalá de Henares. Fue una talla que realicé por gusto personal, no era un encargo. Es una maravilla. Quizá la dolorosa venga para Sevilla en una exposición que están preparando con obras mías.  Alrededor de la Virgen de la Cabeza siempre han existido rumores de cambio.

Antes de concluir, ¿en qué trabaja actualmente Luis Álvarez Duarte?

Ahora mismo en un Cautivo, con corona de espinas tallada de forma directa en la cabeza, para Lérida. Lugar en el que tengo una Virgen. También en un crucificado para Guadix que será un cristo vivo, dialogante. Y en otra dolorosa.

Noticias relacionadas: Luis Álvarez Duarte: “Sevilla es muy difícil. No se puede innovar demasiado”

Fran DelgadoAutor: Fran Delgado Entrevistas. Estudiante de periodismo en la Universidad de Sevilla. Hermano del Gran Poder y la Esperanza de Triana. Puedes seguirlo en @Unfrandelgado. También colabora en @Betis_VAVEL.
About Fran Delgado (196 Articles)
Entrevistas en De Nazaret a Sevilla. Periodista. Hermano de la Esperanza de Triana y el Gran Poder. Twitter: @unfrandelgado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: