Últimas noticias

Huérfanos de ‘compromise’

Hemos llegado a un punto en el que del Consejo poco más se puede hablar. Dice el refrán que más vale una vez colorado que ciento amarillo, pero desde San Gregorio, al parecer, opinan que mejor cientos de veces colorados que una vez amarillos. Lo de esta semana deja sin palabras una vez más ¿Vamos a repetir la incapacidad de sacar una solución que sea el bien común de la Madrugá? ¿Volvemos a decir, por enésima vez, que cada vez que abre la boca o actúa alguien del Consejo es síntoma de pitorreo generalizado? ¿Hablamos de circos? ¿Comentamos, de nuevo, el descrédito de la institución? Hoy no creo que sea donde tengamos que poner el foco, quizás precisamente tanta inoperancia ha hecho que centremos mucho los ataques en un punto, cuando en realidad aquí hay más de un responsable. Este Consejo es un moribundo cuyos pasos son siempre equivocados y medrosos, le quedan meses para pasar a mejor vida (cofrademente hablando), pero otros seguirán dentro de este problema llamado Madrugá.

Decía el otro día John Carlin en su artículo de “El País”, que había una palabra que existía en inglés y francés y no tenía cabida en  la lengua hispana. La palabra es “compromise” (inglés) o “compromis” (francés). Lo más cercano que tenemos es pactar, pero este vocablo franco y anglosajón incluye un concepto importante: cada parte hace concesiones. En el artículo se decía que la explicación para que esta palabra no exista en castellano y sí en la lengua anglosajona o francesa es por la propia cultura y forma de ser de los hispanos parlantes, al fin y al cabo, las academias de la lengua recogen lo dicho  y hecho por el pueblo. El escritor hispano-británico escribía su artículo orientado a la situación política que vive nuestro país y donde parece que nadie quiere ceder ni un ápice de sus posiciones iniciales. A John Carlin le sonarán a chino: ‘Prueba del Calvario’, ‘Cruce de hermandades’, ‘Calle Cuna’, ‘Calle Gravina’, ‘Campana’, ‘Entradas al amanecer’, ‘Hora de comienzo de la Madrugá’, ‘Cabildos’, ‘Plan Nieto’, ‘Plan trienal’… si supiera de esta concreta y local realidad, promulgaría que no sólo hay que buscar una palabra como ‘compromise’ sino ponerle varias acepciones.

Como decía antes, tengo la sensación que en todo este follón el Consejo está siendo el centro de la diana y se está llevando millones de palos, todos merecidos, pero que están sirviendo de escudo a otros responsables de este desaguisado y bochorno: los hermanos mayores. Parte de los problemas que actualmente tenemos en la Semana Santa vienen dado por las propias hermandades y su egoísmo o cortedad de miras. Ninguno parece dispuesto a ceder lo más mínimo para buscar una solución que sea buena para el bien común. Lo que más rabia da es que la mayoría de veces marcan líneas rojas o ponen grandes problemas por auténticas chorradas.

Vamos a ver, si no hay problemas (estrecheces aparte) por ir por la calle San Roque, no debería haberlos para ir por Gravina, que es otra calle que está al lado de la Magdalena. Si no hay problemas para ir por Cuna, no debería haberlos para ir por la Alfafa/Plaza de San Pedro que desemboca en un lugar anterior a Santa Ángela. Si no hay problemas para ir por San Pablo, no debería haberlos para ir por su paralela de Carlos Cañal o Canalejas. Si no hay problemas para entrar a las 8.00, no debería haberlos para entrar a la 9.00. No debería ser un gran problema tirar por San Martín como hacen otras hermandades, que tampoco estamos hablando que la cofradía recorra las calles de Alcosa. Y no debería ser problema de fuerza mayor para las hermandades del Jueves Santo que alguna hermandad de la Madrugá saliera antes de las 00.00, porque por esa regla de tres se les podría exigir a las cofradías del Jueves que hasta el último de sus músico o preste estuviera dentro del templo antes de esa hora (y ahí tendríamos que enfrentarnos a Asenjo y sus Oficios ¿Nos atrevemos?). Tampoco se pararía el mundo si un paso tarda en cruzar la Campana 12-14 minutos (desde que empiezan a revirar en Duque u O´Donnell) y no hasta cerca de media hora que tardan algunos. Estamos hablando de 2 revirás y un tramo recto de unos metros, en condiciones normales tres marchas serían suficientes y el transcurrir por esa zona sería igual de digno y estético. Es posible que uniendo todo esto que acabo de decir podamos tener una solución DURADERA para la Madrugá. No digo que el asunto sea fácil,  lo que digo es que sin ‘compromise’ es imposible.

Agustín LópezAutor: Agustín López Opinión. Geógrafo. Hermano de Santa Cruz. Autor del blog de “El Preste”
About Agustín López (147 Articles)

Opinión en De Nazaret a Sevilla. Autor del blog el preste. Geógrafo. Hermano de Santa Cruz. Twitter: @elpresteblogspo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: