Últimas noticias

Siempre hay Esperanza, siempre sale el Sol

En portada

Con motivo del XXV aniversario de la bendición de Nuestra Señora del Sol hemos creído conveniente revisar la historia tanto de la hermandad como de la propia Imagen que hoy se puede contemplar en el barrio del Plantinar.

El germen de la hermandad habría que situarlo en el año 1932. El incendio de la parroquia de San Julián provocará un sentimiento de tristeza, de dolor, ante la que era la cofradía que inauguraba por entonces la Semana Santa, la Hiniesta.

Fue un grupo de alumnos del colegio Portaceli en la calle Pajaritos, de forma puntual, los que organicen una procesión en Lunes Santo. Lo harán con un Crucificado, bajo la advocación de la Sangre, y una Virgen. Iban ataviados con túnicas negras, que eran los ropajes más comunes que se tenían a mano en las propias casas, y con cordón blanco al estilo que hoy puede vestir la cofradía de Santa Marta.

Seguirían realizando esta procesión durante cinco años hasta la ejecución de una nueva Dolorosa, obra de Antonio Bidón y que se encuentra hoy día en el Sagrario de la parroquia del Juncal.

La advocación de la Virgen fue muy discutida, cuando parecía que no se ponían de acuerdo entre los cofrades, un rayo de luz, que penetró por la ventana, iluminó la cara de la imagen, por lo que optaron por denominarla ‘del Sol’ como si de una señal del cielo fuera. De hecho, una de las marchas clásicas que más identifican a la Corporación es ‘Sol en tu cara’ obra de Antonio Velasco Rodríguez.

union

Portada de la Unión del 18 de abril de 1935. Fuente: Hermandad del Sol.

La Dolorosa fue colocada para representar la iconografía de la Soledad, como se puede contemplar en la portada del diario La Unión del año 1935. Ya en estos tiempos se quería marcar el carácter de seriedad en la pequeña cofradía.

La Guerra Civil provocará la diáspora de los miembros de la corporación y su cese. Familias importantes como los Ibarra, Álvarez-Ossorio, Rojas-Marcos o los Betancourt formaban parte de la cofradía. La imagen de Bidón será cedida como donación a la Parroquia del Juncal, por lo que la vinculación con este barrio se mantendrá hasta hoy día.

bidon-sol

Virgen del Sol, Antonio Bidón. Fuente: Hermandad Sol.

Por parte de estas familias destacadas, mencionadas anteriormente, se tratará de recuperar la procesión a través del formato de Cruz de Mayo en la década de los 50, sin perder el carácter de cofradía, ya que procesionaban con un misterio y una Virgen. Tendrá continuidad hasta la década de los 80.

La vitalidad de esta Corporación fue posible gracias a los jóvenes afincados en el barrio de los Remedios. Estaba muy integrada en el barrio. Hay cierta vinculación con la Hermandad del Valle que influye en la idea de representar la Sacra Conversación.

Se buscará una Virgen de mayor tamaño, encargándole la Imagen a José Antonio Navarro Arteaga. Se realizará en terracota y de tamaño académico. Llegó a procesionar durante unos tres años también representando la escena de la Soledad.

En este momento es cuando se plantean dos opciones, o realizar una Dolorosa u optar por ejecutar una Virgen del Sol Gloriosa. Se decide encargar la Dolorosa a José Manuel Bonilla y aquí comenzará el proyecto que nos lleva a nuestros días.

Ya en estos momentos se piensa en una Hermandad ‘de negro’ para procesionar en el Sábado Santo. En el proyecto del palio figura la idea de la Sacra Conversación como se puede observar en varios dibujos, siendo una Dolorosa con rasgos muy dramáticos, poco habituales en la Semana Santa hispalense. Siendo Agrupación Parroquial se bendice la Imagen en la cripta de la capilla de los Remedios, donde recibía culto.

Será el vicario José María Ballesteros el que recomiende a la Corporación la búsqueda de un nuevo barrio donde crecer, para así evitar posibles conflictos con la hermandad de las Cigarreras que se estaba asentando al mismo tiempo en los Remedios.

A finales de los 80 se contacta con un grupo de devotos del Plantinar que intentaron formar una cofradía en torno al Crucificado de Francisco Buiza que preside la parroquia. Consideraron que el carácter doliente de la Virgen no era el adecuado para captar la devoción popular del barrio. Por ello, su propio autor, José Manuel Bonilla, la readapta y le cambia el busto, pero manteniendo el candelero. Con ello buscaba la devoción del barrio, pero sin abandonar la idea de retomar el estilo de la imaginería realizada antes del siglo XX. El propio imaginero nos comenta que “hubo contactos de otras hermandades de Sevilla y de fuera interesadas en la talla”.

La Dolorosa saldría por primera vez por el barrio con el paso de la patrona del Viso del Alcor y con los candelabros de la Virgen de la Palma de Cádiz, a través de los contactos de Manuel Picón. No contaron con el favor del párroco para residir en el templo de San Diego de Alcalá por lo que tuvieron que acomodarse en un local del Plantinar pese a tener su sede canónica en los Remedios. Será en este momento cuando se funda la Banda de Cornetas y Tambores con el nombre de la titular mariana.

Otra de las peticiones de José María Ballesteros fue que la Corporación tuviera una idea original a la hora de plantarse en la calle, tanto en su estética como en sus representaciones, aportando algo nuevo. Es por ello que se empieza a plantearse nuevas ideas. Se trata de una Corporación donde la Virgen era el centro del culto,  en la que incluso el escudo no contenía ningún elemento cristífero. Se convocará un Cabildo para decidir cuál va a ser el titular cristífero, con dos escenarios posibles: el de las Lágrimas de San Pedro o el Misterio de Barrabás, ambos curiosamente hoy representados por otras dos recientes hermandades.

Aun así, será la casualidad la que marque la decisión. Cuenta José Manuel Bonilla que cuando se disponía a leer un libro de escultura del siglo XVII, éste se le cayó al suelo y abrió el libro por una página donde aparecían el Cristo de la Victoria de Serradilla y el de San Jerónimo del Real. Se desconocía por completo esta iconografía del Varón de Dolores, pero gustó tanto que pese a ser una hermandad de barrio, donde se predispone la ejecución de un misterio, se optó por esta opción.

victoria-de-serradilla

Cristo de la Victoria de Serradilla, Pedro de Rioja. Fuente: http://www.agustinosrecoletos.org

A finales de la década de los 80 surge la vinculación con el convento del Pozo Santo. Se empieza a forjar el ajuar de la Virgen a través de donaciones y se realiza la primera salida gloriosa por el Plantinar. Contaron con el paso de la Virgen de los Dolores de Torreblanca, con unos respiraderos adquiridos del Viso del Alcor y unos candelabros de cola, que anteriormente pertenecieron a San Bernardo. El manto azul también fue cedido para la ocasión la corporación de Torreblanca. El cortejo salió con marchas fúnebres, buscando la estética que hoy en día conocemos.

Tras varios años en los que se había abandonado la idea de la Sacra Conversación, en la década de los 90 se retoma con el proyecto de realización del palio. Como una de las peticiones fue la de ser originales se propuso la idea de conformar la escena del Ángel confortador con la Virgen, uno de los momentos pertenecientes a los textos apócrifos en la que el arcángel San Gabriel acude a animar a la Virgen en los momentos más dolorosos de la Pasión de Cristo.

No era más que una idea que rondaba en la hermandad, pero serán los hijos de los fundadores los que en un cabildo propongan recuperar la iconografía de la Sacra Conversación, siendo aprobada la propuesta ese mismo día.

Sobre la advocación de Sol, cabría destacar la vinculación al de la Esperanza. Las conocidas como antífonas mayores, las famosas ‘O’, utilizadas en los últimos días del Adviento para resaltar la llegada del Mesías en su Natividad. La importante en este caso es la del día 21 de diciembre, siendo la antífona ‘O Oriens’ (O Amanecer), solsticio de invierno, día del nacimiento del nuevo Sol. La hermandad sitúa en esta fecha la Función Principal de Instituto, el primer domingo de Adviento para resaltar este evento.

En cuanto a la escena del palio hay que recalcar que no representa ninguna escena pasionista como debería ser una Sacra Conversación, consistiendo en el acompañamiento a la Virgen durante el duelo por la muerte de su Hijo. Estamos ante una alegoría, la Dolorosa aparece sobre un pedestal, con ráfaga, sobre una luna, con el sol sobre el pecho, esta fuera del contexto de las figuras secundarias que parecieran más que están en una escena del Calvario de cualquier obra renacentista.

Se puede concluir valorando el peso que tiene esta Corporación pese a no llegar al siglo de existencia. Destacando su valor patrimonial e histórico, su interés por recuperar elementos de valor que se han perdido, la vinculación con instituciones hoy olvidadas como el Pozo Santo y las relaciones establecidas tanto en Sevilla (Torreblanca, Sed…) como fuera de la capital andaluza con la de Jesús de la Obediencia de Guadix o la Buena Muerte de Beja. En el Plantinar saben perfectamente que con Ella no se pierde la Esperanza porque por oriente siempre sale el Sol.

BIBLIOGRAFÍA:

  • Fuente oral:
  • Don José Manuel Bonilla.
  • Fuente escrita:
  • AA. VV.: Mi pequeña cofradía. Hermandad del Sol. 1935.
  • Álvarez-Ossorio, Manuel: Memoria del Colegio Pajaritos, diciembre de 1939. Colegio del Sagrado Corazón de María.
About De Nazaret a Sevilla (921 Articles)
Crónicas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: