Últimas noticias

Manuel Martín Nieto: “Lo complicado es conseguir tu sello”

Manuel Martín Nieto, a la derecha, junto a María Auxiliadora de Triana recién restaurada. / Jorge Cabrera.

Con tan solo 13 años tenía claro su sueño profesional. Su pasión por la Semana Santa y el arte le marcaron desde muy pequeño. Manuel Martín Nieto es hoy día uno de los máximos exportadores de la imaginería hispalense. Su obra más reconocida, el Cristo del Perdón que reside en la capilla de San Andrés: “Para mí es muy especial; el Cristo del Perdón tiene su personalidad y su forma”, explica el artista. De la imagen se puede disfrutar en Cuaresma en su anual Vía Crucis, Martín Nieto sueña, de momento, con que “algún día sea Titular de la hermandad”, y a partir de ahí “por qué no una salida extraordinaria” por las calles de Sevilla.

Su última obra para la capital hispalense, el monumento al costalero, ha sido objeto de críticas por un sector muy determinado. Martín Nieto reconoce que lo ha pasado mal: “He recibido comentarios totalmente canallescos, sin ningún tipo de educación”. Con tan solo 38 años su historia como artista está por escribirse, dependerá de su ‘ambición’ como escultor. El imaginero, de estilo muy peculiar, afirma que su “obra cumbre está por llegar”. Quizá su punto álgido lo alcance en un proyecto para Sevilla cercano a cerrarse: “Estoy a la espera de la confirmación de un proyecto”, desvela.

¿Reconoce a alguna figura clave en su desarrollo como artista?

Recuerdo un vídeo, ‘Divina madera’, sobre el maestro Luis Álvarez Duarte gubiando al Señor del Cautivo de San Pablo que me marcó mucho. Evidentemente la imagen del Gran Poder lo ha hecho en mi vida profesional y personal. Comencé en la talla decorativa con el artista Manuel Guzmán Bejarano en su taller, es cierto, que tanto él como ya sabíamos que quería dedicarme a la escultura. Me permitió familiarizarme con las gubias y con un taller. Después, él me presentó a Hernández León y estuve de aprendiz durante cuatro años, también colaboré con José Antonio Navarro Arteaga.

El Cristo del Perdón, que reside en la Capilla de San Andrés, es la única obra de Martín Nieto en la capital. / M. Gómez.

El Cristo del Perdón, que reside en la Capilla de San Andrés, es la única obra de Martín Nieto en la capital. / M. Gómez.

¿Qué es lo más difícil a la hora de realizar una obra?

Ser tú mismo, que el cliente y el ámbito cofrade y artístico reconozca tu personalidad. Prácticamente está todo hecho, pero con los elementos que contamos de los grandes maestros, que son fantásticos e insuperables, puedes hacer algo distinto. Eso es lo que me preocupa, que mi obra se conozca. Otra de las cuestiones importantes es no caer en la repetición en los trabajos, es lo que más miedo me da. Además, no es lo mismo hacer un Cristo o una Virgen en Soledad, que un Señor acompañado de un misterio; debes combinar que el Cristo tenga unción en su altar durante el año y en el paso junto al resto de figuras sea una magnífica obra de teatro.

Sus imágenes son realmente reconocibles, ¿cómo describiría su sello?

Mi sello es naturalista porque mi obra está basada en personas del Siglo XXI. La morfología de la obra que hago es de cortes naturales, además, en mi trabajo la belleza no está reñida con la unción religiosa ni con los sentimientos. También trabajo mucho sobre el cabello de las imágenes y el movimiento de las mismas. Las obras que perduran son las que tienen valor. Con una buena copia del Cristo del Cachorro, ¿qué he conseguido? Pues nada. Es lo realmente complicado; conseguir tu sello.

¿Cuándo alcanza un artista su punto más álgido?

Depende de la ambición personal de cada artista. En mi caso el Cristo del Perdón (Los Panaderos) marcó un antes y un después en mi carrera. A partir de ahí vinieron muchos encargos. El punto álgido está hasta dónde tú quieras llegar; hay escultores que lo encontraron con 22 años y otros que lo hacen con 40. Yo aprendo todos los días y, al mismo tiempo, tengo la sensación de que debo aprender más. Mi obra cumbre está por llegar.

¿Es complicado hacerse un nombre en Sevilla?

En general es difícil hacerte un nombre en el mundo de la escultura. En Sevilla es complicado trabajar porque, prácticamente, está todo hecho, aunque hay obras que son sustituibles. Pero el nombre te lo puedes hacer sin trabajar en la capital hispalense, hay artistas reconocidos que no lo han hecho. Trabajar para Sevilla tiene una parte positiva y otra negativa; como lo que hagas no sea de una calidad máxima te puede perjudicar, o, al contrario, te cambia la carrera para bien.

¿Cómo es Sevilla en la crítica con un escultor; demasiado excesiva?

Sevilla es difícil; hay crítica de manera muy gratuita por parte de ciertas personas, sin saber valorar lo que están viendo, sin tener conocimientos artísticos. En mis obras para Sevilla la crítica ha sido buena. Solo he tenido más de dificultades con el monumento al costalero. En este sentido va más allá de la propia obra; te puede gustar o no la idea del monumento, pero la ejecución del trabajo pieza por pieza me gustaría que alguien me la criticará con un fundamento. Está ejecutada a la perfección. La crítica siempre la acepto, me sirve para crecer pero llegó un momento en el que ‘tocaron el pan de mi casa’. Comentarios totalmente canallescos, sin ningún tipo de educación.

Precisamente, ¿cómo ha vivido la polémica que se ha creado en torno al monumento al costalero?

Durante varios días lo pasé mal porque, entre otras cosas, me llegaron muchos comentarios negativos sobre la obra. En mi Facebook hice unas manifestaciones donde me excedí, use expresiones que no debía. Las formas no eran las adecuadas. Posteriormente rectifiqué y pedí disculpas; lo que transmití es que las críticas hacia mi obra deben ser con educación, no tenemos por qué aguantarlo todo. No es justo. Además, pienso que algunos medios de comunicación tampoco lo han tratado con el respeto que merece. Con la crítica hay que saber vivir.

El monumento al costalero ha generado ciertas críticas: "las críticas hacia mi obra deben ser con educación, no tenemos por qué aguantarlo todo", explica Martín Nieto.

El monumento al costalero ha generado ciertas críticas: «Las críticas hacia mi obra deben ser con educación, no tenemos por qué aguantarlo todo», explica Martín Nieto.

Sevilla bebe del barroco, ¿es un hándicap o una ventaja para los escultores de hoy día?

No es un hándicap. Evidentemente si cuando haces un nazareno tomas como modelo al Gran Poder, y hacer algo similar a él, te metes en algo muy complicado. Si quieres seguir esa línea te vas a quedar en una mera copia. Cuando buscas tu personalidad y tu forma de ser nadie compara con las obras maestras del barroco. Hay que saber beber de esa fuente. Basarte en esos trabajos es peligroso, muy difícil; no estás creando nada.

¿Qué conlleva mayor responsabilidad; hacer una nueva obra o una restauración?

En la restauración hay que rescatar siempre aspectos de la imagen y renunciar a tu parte creativa. No es lo mismo restaurar una obra del Siglo XVIII que una contemporánea, y también te marca el grado de devoción de la imagen. Es decir, hay cuestiones que elevan la responsabilidad de tu trabajo. Me gusta restaurar pero no borrar de la escultura los años que tenga; que no pierdan parte de su historia. Por otro lado, a la hora de crear la responsabilidad es doble si se trata de la primera devoción de una hermandad, al igual que si es una sustitución de otra imagen. No hay nada en el taller que no suponga una responsabilidad.

Su obra sevillana es el Crucificado del Perdón, ¿qué significa para usted?

Significa muchísimo porque soy hermano de los Panderos, una hermandad que está en el corazón de Sevilla y que es muy reconocida a nivel nacional. Fue una oportunidad única, fueron meses de trabajo donde casi ni dormía, sabía lo que me jugaba. Para mí es muy especial; el Cristo del Perdón tiene su personalidad y su forma. A nivel devocional el crucificado ya posee los pies desgastados, pues muchos hermanos y devotos se los besan al Señor. Hace casi siete años de su bendición y cada vez que lo veo en la capilla me despierta un gran sentimiento.

¿Sueña con verlo por las calles de Sevilla?

Ojalá algún día sea titular de la hermandad y, por qué no, recorra las calles de Sevilla en una extraordinaria. Actualmente se celebra un Vía Crucis en cuaresma presidido por Él y tengo el honor de ser el capataz. Hay un movimiento en la Corporación para acogerlo como Titular de los Panaderos. Verlo en la propia Semana Santa es algo más remoto.

El Nazareno de la Caridad. Calatayud, presenta una de las peculiaridades de Martín Nieto, la volumisonidad del cabello. / Jorge Cabrera.

El Nazareno de la Caridad, Calatayud, presenta una de las peculiaridades de Martín Nieto, la volumisonidad del cabello. / Jorge Cabrera.

¿Cuál es la obra cumbre de la Semana Santa de Sevilla?

Es muy difícil, hay muchas obras cumbres en la Semana Santa de Sevilla. El Crucificado de la Buena Muerte (Los Estudiantes), Pasión, el Gran Poder… hay un núcleo de cinco o seis obras que han marcado un antes y un después en el arte sacro en España y en el mundo; hemos sido y somos una fuente a imitar después de tantos siglos. El Señor de Pasión modificó el concepto del Nazareno, se pasó al Dios divino y humano en la tierra; Juan de Mesa con el Gran Poder descompone lo bello, hace que sea totalmente armónico desproporcionando la zancada de la pierna con la fuerza de la cabeza…

Por último, ¿en qué trabaja Martín Nieto, qué ilusiones, qué proyectos tiene para el futuro?

Tengo trabajo firmado hasta 2019. Ahora mismo trabajo en un Señor de la Humildad y Paciencia para un pueblo de Córdoba; en un Cristo de la Sentencia para la provincia de Sevilla; sigo trabajando en el misterio de la Presentación al Pueblo de Jerez; en una Dolorosa para Sanlúcar de Barrameda; en un misterio para Zaragoza; y estoy a la espera de la confirmación de un proyecto para Sevilla.

About Fran Delgado (196 Articles)
Entrevistas en De Nazaret a Sevilla. Periodista. Hermano de la Esperanza de Triana y el Gran Poder. Twitter: @unfrandelgado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: