Últimas noticias

Navarro Arteaga: “Me gustaría hacer una exposición de mi obra”

Escribir sobre Navarro Arteaga es hacerlo sobre uno de los artistas más importantes de la imaginería hispalense. Escultor contemporáneo que, en parte, ha encontrado en las vísperas a su jornada para desarrollarse como artista. Autor del Crucificado de Pasión y Muerte, del Nazareno del Divino Perdón de Alcosa o del Señor de la Esperanza de la Milagrosa. “Las hermandades de vísperas lo significan todo para mí; crecer con ellos y ellas conmigo”, reconoce Navarro Arteaga. Ahora, en su plena madurez como escultor tras más de 25 años como profesional, la vida le ha regalado la oportunidad de recuperar una advocación perdida en Sevilla, el Cristo de la Púrpura. “Ha sido en el trabajo en el que me he sentido más apretado; he estado un poco más atenazado de lo normal”, revela.

Navarro Arteaga no esconce que a los titulares de Pasión y Muerte les guarda un afecto especial: “Las imágenes donde adquieren su verdadera dimensión es en la calle; estoy deseando ver algún día a la Virgen del Desconsuelo y Visitación bajo palio por las calles de Triana”, al tiempo que insiste, como ya atestiguó en un informe hace dos años, que la salida del Crucificado desde la parroquia del Buen Aire “es muy arriesgada”, pues hay imágenes en Andalucía “que han sufrido percances gravísimos por este tipo de sistemas”. La entrevista al completo, a continuación.

¿Por qué Navarro Arteaga es escultor?

Porque Dios lo quiso así. Desde pequeño he tenido inquietudes y cualidades para el arte, además, vivo en una tierra donde todo este mundo gira alrededor de nuestra Semana Santa. Quizá, de nacer en otro lugar hubiese sido más complicado; he tenido la suerte de hacerlo aquí.

¿Qué recuerda de sus inicios?

Recuerdo muchas vicisitudes, dificultades y esfuerzo. Este mundo es muy complicado y difícil. Quizá, para el escultor de ahora sea un poco más fácil porque hay una gran cantidad de gente que está llegando a la imaginería por mucha afición, pero cuando yo inicié mi camino era muy difícil; había pocos artistas y estaban consagrados. El inicio fue muy duro.

Señor de la Esperanza, La Milagrosa. /Tomás Quifes.

Señor de la Esperanza, La Milagrosa. /Tomás Quifes.

No posee ninguna imagen titular en la nómina de la Semana Santa, ¿lo cree posible?

Es difícil. Primero, qué hermandad se plantearía sustituir un titular; segundo, qué titulares son sustituibles en la Semana Santa de Sevilla; y tercero, si eso ocurriese la corporación correspondiente debería elegir en un amplio abanico de artistas.

Además, la incorporación de nuevas hermandades parece complicada…

Veo mucho más cercano que la Hermandad de la Milagrosa acceda a la nómina de la Semana Santa. Es cierto que en las corporaciones de vísperas, hasta cuatro -La Misión, Cristo de la Corona, Pino y Montano y Milagrosa-, no se sabe ni el cómo ni dónde pueden entrar; son variables que no me incumben. Es la posibilidad que veo más factible para ver una imagen mía en la Catedral; ¿Días? Si las cofradías se ajustasen un poco habría huecos para la incorporación de más hermandades. Podríamos ser todos más caritativos y cristianos para que cupiesen más corporaciones jóvenes.

Sus obras tienen un sello característico, ¿es lo más complicado de conseguir?

Sí, es lo que te lleva más tiempo de trabajo; tener tu propia identidad, tu sello, es decir, que tu obra sea reconocible.

Parece que usted lo ha conseguido

Insisto, todos los momentos en la vida de un artista son difíciles y complicados. El hecho de tener un sitio hay que ganárselo todos los días; somos muy dados a ir jubilando prematuramente a la gente porque nos vamos moviendo por modas. Hay veces que, por desgracia, un artista pasa al ostracismo. Hay que luchar diariamente por hacerse un sitio.

Una de sus imágenes, quizá desconocida, es la dolorosa de Pasión y Muerte, ¿por qué las manos entrelazadas?

En la iconografía de dolorosa en Sevilla hasta el siglo XVIII y XIX, incluso posteriormente, las manos entrelazadas eran una constante. El hecho de abrirlas es más reciente. Entonces, quise recordar esta imagen, que estuviese inspirada en un aspecto más antiguo que al de una obra contemporánea.

No procesiona actualmente, ¿sueña con ello?

Las imágenes donde adquieren su verdadera dimensión es en la calle, ahí vemos lo tridimensional de la obra. Es algo que le pasó al Cristo de Pasión y Muerte. Estoy deseando ver algún día a la Virgen del Desconsuelo y Visitación bajo palio por las calles de Triana. Hay un hándicap muy importante; es inviable que desde su actual sede pueda salir en un palio.

El crucificado sí lo hace…

Es muy arriesgado sacar al crucificado de Pasión y Muerte de la forma actual. Ya tenemos ejemplos en Andalucía de imágenes que han sufrido percances gravísimos por este tipo de sistemas. Hay que pensar más en el patrimonio que tiene la Hermandad; debería estar por encima de todo que no hubiese ni un mínimo resquicio de que pueda pasar algún percance, ni un uno por ciento.

Navarro Arteaga destaca que el Cristo de la Purpura transmite "espiritualidad". / Alejandro García.

Navarro Arteaga destaca que el Cristo de la Purpura transmite «espiritualidad». / Alejandro García.

¿Qué importancia tienen hermandades como el Parque Alcosa, la Milagrosa o Pasión y Muerte para Navarro Arteaga?

Lo significan todo; crecer con ellos y ellos conmigo. Recordar el trabajo que se hizo entonces y ver lo que son hoy día es la parte bonita, tanto unos como otros hemos ido creciendo acompañándonos en momentos distintos de la vida. Es como el hijo que se hace mayor y se independiza. Para mí es una satisfacción grandísima haber trabajado para estas hermandades, además de tener la posibilidad de demostrar mi nivel y crecer como artista.

Ahora ha tenido la suerte de realizar el Cristo de la Púrpura…

En mi madurez como artista he tenido la posibilidad de hacer una imagen para una hermandad como Las Cigarreras, que también es mía y a le dedico mucho tiempo. Imagínese. Es cierto que todo esto ha hecho que me haya cargado de responsabilidad; ha sido en el trabajo en el que me he sentido más apretado. He estado un poco más atenazado de lo normal. La experiencia me ha ayudado a solventarlo.

¿Qué destaca de la imagen?

Destaco que es una imagen hecha por y para la contemplación; transmite espiritualidad, lo que vamos buscando cada vez que nos acercamos a una imagen, pues están hechas con un fin: transmitir fe. Eso es importante y, al mismo tiempo, difícil de conseguir. Así, el aspecto principal del Cristo de la Purpura es su espiritualidad.

Hacer una nueva imagen en Sevilla es difícil, ¿contento con las críticas?

Muy contento. Nuestra ciudad es muy complicada, lo que es lógico, pues tenemos muchos siglos con un patrimonio enorme y unas imágenes de maestros importantísimos. Todo eso hace que las nuevas obras se miren con lupa. En cierto modo, la aceptación me ha sobrepasado; no estaba acostumbrado. Hace nueve años, cuando se bendijo el Cristo de la Esperanza -Milagrosa-, recuerdo que las críticas fueron muy duras. Sin embargo, estaba convencido que el Señor al final iba a calar y así se demuestra cada Sábado de Pasión; la Milagrosa ha crecido de una forma brutal. Eso solo se consigue con la aceptación de Sevilla y el pueblo.

Que Sevilla sea una de las cunas del barroco, ¿es positivo o negativo para los escultores de hoy?

No es ni positivo ni negativo. El barroco cumple la función que queremos con las imágenes; no se trata solo de una escultura, de cambiar de estilo, sino de que lo que vean los devotos transmita, conmueva, llegue al alma. Y eso, como el barroco, nada. El tema de las modas es cíclico; hay cosas antiguas que se vuelven a poner en valor porque son buenas y a las que hay que darle un cierto giro para actualizar lo que estás haciendo. Si funciona, por qué cambiar.

Rosario vespertino Virgen del Desconsuelo y Visitación. / Miguel Ángel Badía.

Rosario vespertino Virgen del Desconsuelo y Visitación. / Miguel Ángel Badía.

¿Cuál es la obra a la que le guarda más cariño?

Le tengo bastante cariño al Señor de Pasión y Muerte y a la Virgen del Desconsuelo y Visitación. Además, como se suele decir, ‘tengo muchos hijos repartidos por distintos sitios’, y a todos los quiero. El Señor de la Esperanza; el Cristo de la Purpura; la Virgen de mármol que está en el Vaticano porque la sufrí una barbaridad, guardo ese sufrimiento que después se convirtió en gozo cuando la vimos allí. Quedarte con una obra es imposible.

¿Qué le gustaría hacer en el futuro?

Estoy trabajando en muchos proyectos. Me gustaría hacer una exposición grande, con muchas piezas, tras ver el éxito de la muestra del Cristo de la Purpura. Es el momento de pararme y pensar en cómo hacer esa exposición que no hice cuando cumplí mis 25 años como escultor. Estamos en eso y en muchos más proyectos; siempre hay sueños por cumplir.

About Fran Delgado (198 Articles)
Entrevistas en De Nazaret a Sevilla. Periodista. Hermano de la Esperanza de Triana y el Gran Poder. Twitter: @unfrandelgado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: