Últimas noticias

Un momento inigualable en un año extraordinario

Moisés Ruz | “Un marinero que navegó por la ciudad de los puertos para aglutinar corazones y, sobre todo, oraciones.”

Se agota el año cual candelería que solloza en los últimos compases de la cofradía. Se escapa el 2016 como el candelabro que perfila aquella esquina en la que los romances se apuntalan en la memoria. Se marcha. Vuela. Termina.

Concluye un año realmente extraordinario en lo puramente cofrade, porque aunque la crisis aún atormente cada día, las hermandades no cesan en su empeño de conquistar las tierras fértiles donde los sentimientos florecen en la fe de la Iglesia de Sevilla. Muestra inequívoca y quizás la más reciente la pudimos apreciar en aquel fin de semana extraordinario e histórico con el Señor del Gran Poder. Un marinero que navegó por la ciudad de los puertos para aglutinar corazones y, sobre todo, oraciones.

Y no fue menos extraordinaria la coronación canónica de la Virgen de la Paz. La blancura infinita del Porvenir conquistó de amor los muros catedralicios en los albores veraniegos. Y en Triana, La O. La Señora de Castilla, lozana y castellana, nos mostró la esencia de todo un barrio en el epílogo del pasado octubre.

Atrás queda para el recuerdo el inolvidable pregón de Rafa Serna o una Semana Santa donde las vallas distanciaron por unos días la fe del pueblo del verdadero y único sentido de la semana de la penitencia. No hay hombre sin Dios. No hay Sevilla sin hombres. También este inquieto 2016 deja a un nuevo presidente en el Consejo. Joaquín Sainz de la Maza, quién con su indiscutible talante llega para situar de nuevo en el mapa a la institución cofradiera. Y como no, 2016 nos dejó sin la profesionalidad, sin el rigor y sin el compañerismo por bandera de Fernando Carrasco. Él ya desde la gloria nos guía a tantos con sus crónicas y desde el balcón del cielo sigue viendo a Morante en el coso maestrante.

Se acumulan decenas, posiblemente cientos, de momentos en un año extraordinario. Pero sigue habiendo un instante que es inigualable e insuperable para cada uno de los cofrades de esta ciudad. Tan ilusionante como rutinario, pero por más que acontezca una vez al año, cada ocasión es diferente. Porque pasarán los meses, coleccionaremos años, pero nada será comparable como aquel preciso momento en el que tu madre te ayuda y te prepara con la túnica nazarena antes de partir hacia el templo. Ese es mi momento de un 2016 que en horas será historia. Mi momento que Dios quiera perdure toda una vida.

Os deseo salud y esperanza para este 2017, amigos. Y como no, que no dejéis de mirar al frente porque ahora como nunca la espera se ve.

Acerca de Moisés Ruz (30 Artículos)
Opinión. Periodista y director de 'El Programa' de Ondaluz Sevilla. Hermano de San Gonzalo, la O y la Pastora de Triana. Twitter: @MoisesRuz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: