Últimas noticias

Fran López de Paz: “La clave de ‘El Llamador’ ha sido la constancia”

En portada

El Llamador con Fran López de Paz, José Manuel de la Linde, Charo Padilla y Antonio Cattoni | Más Jerez

Escribir, conversar sobre ‘El Llamador’ de Canal Sur Radio es hacerlo sobre una parte de los amantes de la Semana Santa. Qué cofrade no ameniza la espera con la voz de José Manuel de la Linde, qué cofrade no se emociona con la narración de Charo Padilla en El Cerro, qué cofrade no ha quedado prendado del relato de una entrada de Chema Suárez… En esta primera parte de la entrevista Fran López de Paz, director del magazine, repasa la historia de ‘El Llamador’ en sus casi 28 años de vida: “Nosotros comenzamos con la intención de hacer algo distinto, pero la clave de ‘El Llamador’ ha sido la constancia a pesar de muchas circunstancias”.

‘El Llamador’ ya ha vuelto a las ondas en su edición semanal. De esta forma, el magazine cofrade ameniza la espera hacia una Semana Santa que desde hace unos años se ha ‘adelantado’ con las vísperas. “Muchas veces nos hemos planteado su retransmisión y le hemos echado cariño para hacerlo. El Sábado de Pasión nos resulta muy complicado; no es solo salir a retransmitir, la tienes que dotar de medios humanos”, explica Fran López de Paz. Asimismo, el experimentado periodista reconoce que los medios de comunicación le han dado excesiva importancia a aspectos relacionados con la fiesta que son secundarios: “Hemos tenido mucha culpa en esta cuestión, soy el primero que me pongo por delante. En un momento determinado se empezó a darle mucha importancia a aspectos como la música o el costal”.

¿Cómo y por qué surge El Llamador?

Canal Sur Radio empieza en 1989 muy cerca de Semana Santa. Entonces, el director, José María Durán, quería ofrecer algo distinto; se invirtió en muchos medios humanos y técnicos para hacer una programación de la Semana Santa como no había hasta ese momento, es decir, intentando cubrir el máximo de tiempo posible -muy similar a lo que hacemos ahora-. Un año más tarde el segundo director que tuvimos, Luis Vaquero, nos propone hacer una programa de Semana Santa muy alejado de lo que se hacía; pretendía un magazine periodístico. Nos lo encarga a Antonio Silva y a mí. Hicimos ese experimento que se basaba en aplicar las mismas técnicas que se emplean en la información normal.

¿Hablamos ya de un programa semanal?

No, estuvimos durante muchos años empezando el miércoles de ceniza. Posteriormente fuimos adelantándolo un poco y, en el año 2001, comenzamos con el experimento de ‘El Llamador de Otoño’ que se iniciaba en noviembre.  En los últimos años se ha fijado que el programa arranque en enero con una edición semanal y, cuando llega la Cuaresma, hacerlo diario.

Portada del programa de mano de 'El Llamador', Semana Santa de 2016. ¿Por qué desparece ‘El Llamador de otoño’?

Simplemente porque los programas tienen que ser vivos y adecuarse a las circunstancias de la actualidad. Vimos, quizá, que en otoño estábamos mucho tiempo haciendo información semanal y preferíamos hacerlo de más calidad concentrándolo en los seis o siete programas que tenemos antes de Cuaresma.

Cuando comienza el programa, ¿era una idea un poco ‘friki’?

El programa de radio más antiguo de España es de Semana Santa y es de Sevilla, ‘Saeta’ de la Cadena Ser. Es decir, hay una tradición desde los años 50 en nuestra ciudad, no solo en la radio, sino también en los periódicos. Curiosamente hace unos días leí reseñas en los diarios sobre el estreno del misterio de la Bofetá en los años 20. Es un tipo que no es nuevo, se ha ido matizando con el paso del tiempo; años en lo que la producción ha sido más baja y otros más arriba. Que exista un periodismo cofradiero es muy consustancial a la ciudad.

Por lo tanto, ¿cuándo se inicia el programa se imaginaba que iba a ser uno de los referentes del periodismo cofrade?

Cuando empezamos había otros programas cofrades que no habían encontrado la senda de la modernidad. Por ejemplo, ‘Saeta’ era un magazine clásico; tenía una estructura muy definida que hacía que diese igual lo que te contara, lo importante era el cómo. Nosotros comenzamos con la intención de hacer algo distinto, pero la clave de ‘El Llamador’ ha sido la constancia a pesar de muchas circunstancias; dedicarle mucho tiempo al programa, pues cada vez pide más.

Imagino que también será importante el compromiso de los compañeros cuando llega la Semana Santa…

Sí. Cuando llegaba la Semana Santa había mucha gente de la redacción que quería transmitir, por ejemplo, el personal de deportes que sabe narrar muy bien, son los grandes narradores del periodismo español. Se incorporaban al equipo al igual que otros compañeros de servicios informativos. Ahí se ve muy clara la apuesta de todo el mundo por este programa.

Ha crecido la Semana Santa por delante con el Viernes de Dolores y el Sábado de Pasión, ¿se plantean su retransmisión?

Muchas veces nos lo hemos planteado y le hemos echado cariño para hacerlo. El Sábado de Pasión nos resulta muy complicado; no es solo salir a retransmitir, la tienes que dotar de medios humanos; tienes que hacer una programación alternativa para darle cobertura. Es muy complicado y costoso. La Semana Santa para Canal Sur tiene un enorme presupuesto. El esfuerzo que ha hecho la casa en los tiempos de crisis ha sido grandísimo, pensé que íbamos a tener que bajar el listón.

La evolución del periodismo cofrade ha sido tal que la información ya es diaria, ¿producen tanta información las hermandades?

Un programa durante todo el año sería complicado pero posible. Quizá perdería mucho interés porque tendrías que irte a temas menores. Por ejemplo, hay mucha calidad en las páginas webs especializadas. La gasolina de la comunicación es la información y hay varios portales en internet que ofrecen contenido constante, por lo que se puede mantener ese ritmo de manera profesional.

La Estrella es una de las grandes devociones de Fran López de Paz.

La Estrella es una de las grandes devociones de Fran López de Paz.

¿No somos demasiado jartibles?

Hay consumo por parte del público. Por ejemplo, conozco a gente de Zaragoza que envidia cómo es la información sobre la Semana Santa en Sevilla. Los cofrades de otros puntos de España están pendientes de lo que pasa en nuestra Semana Santa, quizá porque no tengan medios que cubran el ámbito de lo que es su interés.

En este afán por ofrecer contenido diario, ¿se cae en el sensacionalismo?

No, eso no tiene nada que ver con la frecuencia de los contenidos. Es una cuestión de principios. Cuando empieza ‘El Llamador’ era un programa nuevo que tenía que ‘sacar la cabeza’ para hacerse notar, era más atrevido. A lo largo de estos años hemos alcanzado un poco más la tranquilidad en la comunicación.

¿Y el resto de medios de comunicación se centran demasiado en temas como la música o el costal?

Sí. Hay una información excesiva de temas como la música o el mundo del costal. Pero, ¿sabes qué pasa? Que tienen mucha demanda por parte del público, es el periodista el que tiene que ponderar y no centrarse exclusivamente en temas como los costaleros o la música.

En este sentido, ¿son los medios de comunicación los principales culpables de que hayan crecido estos aspectos?

Sí, hemos tenido mucha culpa, soy el primero que me pongo por delante. En un momento determinado se empezó a darle mucha importancia a aspectos como la música o el costal. Tal y como hoy se le está dando al mundo de la priostria. Son los tres ámbitos donde crecen los aficionados a la Semana Santa, que es legítimo. Son cuestiones que distorsionan lo que es la realidad de la fiesta.

Por lo tanto, ¿se olvida el profesional de la comunicación del fin principal de la Semana Santa?

El profesional de la comunicación tiene que ser ajeno a estas cuestiones porque lo que tienen es que dar un servicio a sus oyentes o lectores. Pero debe tener en cuenta lo que va siendo este mundo en cada uno de los períodos; ahora hay mucho aficionado a la Semana Santa, tú puedes darles servicio a ellos o centrarte en lo importante. No puedes ofrecer solo información de la música o de los costaleros porque tu público sea muy seguidor de esos aspectos; hay que ser comedido a la hora de elegir los temas.

Portada del programa de mano de 'El Llamador', Semana Santa de 2008.

Portada del programa de mano de ‘El Llamador’, Semana Santa de 2008.

¿Qué cuota de ‘culpa’ tienen las hermandades?

Las hermandades tienen la mayor cuota de culpa. Nada se hace sin que una corporación lo apruebe o dé el visto bueno, es decir, una marcha se toca o no en función de la hermandad. Por ejemplo, hay corporaciones que le ponen límites a los repertorios. En el caso de los costaleros, también son éstas las que indican cómo se hacen las cosas o no. Otro de los problemas de la Semana Santa, quizá sea injusto, es la falta de formación de quienes gobiernan las hermandades, muchas veces no son perfiles adecuados.

En la segunda parte de la entrevista Fran López de Paz analiza cómo ha sido el crecimiento de la información cofrade y, por lo tanto, de los medios de comunicación especializados en Semana Santa. La próxima semana en ‘De Nazaret a Sevilla’.

About Fran Delgado (147 Articles)

Entrevistas en De Nazaret a Sevilla. Periodista. Hermano de la Esperanza de Triana y el Gran Poder. Twitter: @unfrandelgado.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: