Últimas noticias

Soy carnavalero, ¿Y qué?

Lo sé. Es esta una web de referencia cofradiera y no sólo para todos los sevillanos, sino para la cofrade Andalucía. Sí, sé que el pasado fin de semana celebramos el primer viacrucis del año y que incluso tuvo lugar una procesión por las calles del centro. Y también sé que puede resultar extraño, pero no por ello hay motivos para descalificar a aquellos cofrades que por estas fechas también celebran el carnaval.

Ni somos demonios, ni en el paganismo de la fiesta rechazamos a Dios. No somos jueces del ateísmo, ni mucho menos los anti Cristo de esta por momentos vulgar sociedad.

Pero claro, aquí el ‘ranciómetro’ se pone rápido en funcionamiento para juzgar a todos aquellos que disfrutan de un pasodoble de Martínez Ares o Antonio Martín a la par que de una obra maestra como Jesús de las Penas o la marcha Dulce Nombre de Lerate. Ahí, otra vez, asoma ese ombliguismo inútil que pone en valor la idiosincrasia de una ciudad que desgraciadamente para muchos ya no habita en los umbrales del siglo XVI, porque entre otras cuestiones los nazarenos ya no se fustigan por las calles.

¿Y qué pasa si un cofrade es carnavalero? ¿Qué sucedería si el mayordomo de una hermandad se subiera en las tablas del Falla? ¿Que ocurre si un capataz se disfraza de botellín por las calles de Cádiz en su semana de carnaval? Seguramente, fruto de la ignorancia, algunos aún obvien porqué y cómo nació esta fiesta que es universal.

Tal y como lo conocemos hoy en día, el carnaval es una continuidad de los antiguos Saturnales, las festividades romanas que se celebraban en honor al Dios Saturno. Y curiosamente, a raíz de la expansión del cristianismo fue cuando más auge tomó y la fiesta adquirió el nombre de carnaval, teniendo como motivo principal el hecho de despedirse de comer carne y de llevar una vida licenciosa durante el tiempo de cuaresma. Por si acaso…

En definitiva, que no juzguemos sino queremos ser juzgados, lo dicen las sagradas escrituras. Y para hablar sin saber, mucho mejor callado. Ah, y a esos miles de cofrades de Sevilla que nos iremos viendo estas semanas por la hermosa Cádiz decirles que disfracemos nuestras vergüenzas como manda la tradición antes de vivir intensamente la experiencia religiosa de una nueva cuaresma. Al fin y al cabo, aquí se puede ser carnavalero y cofrade. ¿Quién me dice lo contrario?

About Moisés Ruz (41 Articles)

Opinión. Periodista y director de ‘El Programa’ de Ondaluz Sevilla. Hermano de San Gonzalo, la O y la Pastora de Triana. Twitter: @MoisesRuz

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: