Últimas noticias

Crónica audiovisual del último fin de semana de febrero

Crónicas

Varias hermandades de la ciudad celebraron diferentes cultos a sus titulares, exponiendo a muchos de ellos en veneración de fieles tanto en besapiés como en besamanos. Además se celebró el viacrucis del cristo de la Salud de la Candelaria y el traslado de los Panaderos a la iglesia de la Misericordia.

El viernes se inició en la parroquia de San Lorenzo el besamanos a la imagen de María Santísima en su Soledad, la cual estuvo expuesta en su capilla. El culto se prolongó hasta la mañana del domingo finalizando con el traslado de la dolorosa al altar mayor para la celebración de sus cultos.

La virgen situada sobre una peana dorada y vestida con manto de las hermanas Antúnez que empezó a bordarse en 1866 y que tras varias desavenencias se pudo concluir en 1875, saya de seda blanca bordada en oro con dibujo vegetal asimétrico del bordador Juan Manuel Rodríguez Ojeda que parece ser que perteneció a la Reina de Todos los Santos y sobre sus sienes la diadema salida en 1978 de los talleres de la viuda de Villarreal ejecutada en oro de ley y pedrería. Varios candeleros con cera blanca y la cruz alzada que abre cada Sábado Santo la cofradía en la calle fueron usados como dosel detrás de la dolorosa. Varios centros y jarras con flores destacaron junto a la talla, destacando especialmente tulipanes blancos.

Fotografías: Tomás Quifes, Álvaro Aguilar y José Carlos B. Casquet

La Candelaría celebró el viacrucis del Santísimo Cristo de la Salud por las calles de la feligresía. La imagen salió de San Nicolás de Bari pasadas las 20.00 horas, realizando un recorrido más corto del habitual debido a las nuevas normas diocesanas impidiendo el discurrir por calles situadas fuera de su feligresía.

Fotografías: Tomás Quifes y Álvaro Aguilar

Se situó el señor sobre las andas estrenadas en el viacrucis de Hermandades y Cofradías de Sevilla que presidió en 2012 con un exorno floral compuesto a base de claveles y margaritas de gran tamaño en tonalidad rojiza. Numeroso público se agolpó todo el recorrido durante el que se vivieron momentos emotivos como en el convento de Madre de Dios, así como el paso por las estrechas calles del barrio de Santa Cruz. Pasadas las 22.00 horas efectuó su entrada de nuevo en el templo.

Vídeo: Carlos Iglesia

La jornada del sábado continuó el besamanos de la virgen de la Soledad de San Lorenzo, al cual se le unieron diferentes besapiés y besamanos de otras imágenes cristíferas.

En la Ronda Histórica, el cristo de la Fundación de los Negritos estuvo expuesto en veneración de fieles en la capilla de los Ángeles. Bajo un dosel de tonalidad azul se podía ver la talla cuya cruz se encontraba enclavada en una especie de monte rocoso y escoltado por dos faroles de madera en caoba y varios candeleros de grandes dimensiones portando todos ellos cera en tonalidad tinieblas. Se completaba el conjunto con dos jarras y un centro con flores moradas.

En el altar que preside el crucificado se podía observar a la virgen de los Ángeles ataviada de hebrea para el tiempo de Cuaresma.

Fotografías: José Carlos B. Casquet y Tomás Quifes

La iglesia de la Anunciación acogió el besamanos de Jesús Nazareno con la Cruz al Hombro, titular cristífero de la corporación del Jueves Santo que procesiona en el segundo de los pasos. Se situaba a los pies del altar presidido por la mujer Verónica portando entre sus manos el paño pintado por los hermanos Miguel Pablo y Manuel Pedro Rosado Garcés, conocidos artísticamente como MP&MP Rosado. Fue el paño del pasado año 2016.

El señor se situaba sobre la peana de salida de la dolorosa de la corporación alumbrado por cuatro candeleros que salían de la peana con cera color tiniebla, la cual exornaba el altar dispuesta sobre candeleros. Vestía túnica de terciopelo de Lyon morado bordado en hilo metálico dorado trazada por Antonio del Canto Torralba y bordada por Teresa del Castillo en el año 1881 y potencias en plata sobredorada. El altar se completaba con un centro de rosas rojas a los pies de la imagen, y varias jarras y centros con claveles rojos, calas blancas y margaritas rojas, entre otras flores.

Fotografías: Tomás Quifes y José Carlos B. Casquet

San Nicolás de Bari acogió tanto en la jornada del sábado como el domingo el besapiés al nazareno de la Salud de la entidad del Martes Santo. Se disponía sobre las andas utilizadas el día anterior para el viacrucis por las calles aledañas a la parroquia, con un monte y dos jarras con el mismo exorno floral que en dicho culto externo. Tras él, un dosel en tonalidad burdeos.

Fotografías: Tomás Quifes, Baltasar Núñez y José Carlos B. Casquet

Por las reducidas dimensiones de la capilla de San Andrés la corporación del Miércoles Santo traslada a sus titulares a la iglesia de la Misericordia situada en la Plaza de Zurbarán para la celebración de sus cultos anuales.

En un cortejo compuesto por varios hermanos y cuando pasaban las nueve de la noche, se abrieron las puertas del templo. El señor del Prendimiento aparecía en la primera de las andas alumbrada con cuatro faroles de plata y portando la túnica ejecutada en el taller de Mariano Martín Santonja en 2010 a semejanza de la perdida perteneciente al taller de Rodríguez Ojeda. Tras un pequeño cortejo de hermanos portando cirio, salió la virgen de Regla Coronada sobre unas andas iluminadas por tres candeleros con cera blanca y ataviada con manto bordado en las vistas en oro y saya negra bordada en oro. Pasadas las 22.00 horas entró en la iglesia de la Misericordia.

Fotografías: Baltasar Núñez

A la jornada dominical hubo que añadir el besapiés del cristo de la Misericordia del Baratillo y del cristo del Calvario.

La parroquia de Santa María Magdalena fue testigo de la veneración de fieles al Santísimo Cristo del Calvario, titular cristífero de la corporación de la Madrugá que se situó en el coro del templo.

Sencillo altar montado por la priostía de la corporación con el crucificado en el centro escoltado por dos hachones del paso sobre el que procesiona en cada estación de penitencia y un total de ocho candeleros de gran tamaño, todos ellos portando cera color teniebla. Además se podía observar dos jarras portando claveles rojos, y a los pies de la cruz un centro de iris morados. Tras él, un dosel en tonalidad burdeos coronado por una de las bambalinas del paso de palio de la virgen de la Presentación.

Fotografías: José Carlos B. Casquet

Por último, el barrio del Arenal vivió el besapiés del Santísimo Cristo de la Misericordia en la capilla de la Piedad. Se situaba en el centro del templo sobre un telar en tonalidad negra escoltado por cuatro candeleros portando azul ‘baratillo’ y varias jarras con claveles rojos.

Además, se podía ver a la virgen de la Piedad presidiendo el altar principal de la capilla con varias tandas de candelería portando cirios azules y a la virgen de la Caridad en su altar ataviada de hebrea.

Fotografías: José Carlos B. Casquet

About De Nazaret a Sevilla (355 Articles)
Crónicas

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: