Últimas noticias

En imágenes y vídeo, los cultos cuaresmales del cuarto fin de semana de marzo

Crónicas

El cuarto fin de semana de marzo se presentó en la ciudad de Sevilla algo inestable en cuanto a la meteorología, lo cual obligó a numerosas hermandades a la suspensión de diferentes viacrucis por las calles de su feligresía, y otros tuvieron que acortar sus recorridos.

La parroquia de San Ildefonso, en el centro histórico de la ciudad, fue testigo del multitudinario besapiés a la imagen de Nuestro Padre Jesús Cautivo y Rescatado de la corporación Sacramental allí establecida. Lucía túnica lisa morada con el escapulario trinitario en su pecho, alumbrado por varios faroles en madera color caoba con apliques en plata y varios centros de claveles rojos salpicados con pequeñas flores moradas. Tras la talla, un dosel en color burdeos cubierto por un gran telar con bordados antiguos.

Fotografías: Baltasar Núñez

En el barrio de San Lorenzo el crucificado del Mayor Dolor de la Hermandad del Dulce Nombre estuvo expuesto en el presbiterio del altar mayor del templo. Colocado sobre las andas para la realización del viacrucis que tendría lugar esa misma tarde. Completaban el altar varios candeleros con cera color tiniebla y dos jarras con claveles rojos e iris morados.

Éste se extendió en las jornadas del sábado y domingo.

Fotografías: Javier Fortúnez y Francisco Santiago

Además, la iglesia de la Anunciación acogió el besamanos de la virgen del Valle. Majestuoso altar montado por la priostía de la corporación en el presbiterio del templo, en el cual la dolosa se situaba sobre una peana sencilla con flores naturales y escoltada por dos jarras con bouquets de flores bicónicos con claveles rosas. Saya y manto azul bordado en oro, y sobre sus sienes la presea de su coronación canónica en 2002. Tras Ella, un altar presidido por le simpecado y por multitud de tandas de candelería con cera blanca.

Fotografías: Tomás Quifes, Álvaro Aguilar, Javier Fortúnez, Francisco Santiago y Baltasar Núñez

Durante la tarde se celebraron tres viacrucis por las calles de la ciudad. El primero en salir fue el cristo del Mayor Dolor del Dulce Nombre que recorrió la feligresía de San Lorenzo haciendo estación en el convento de Santa Ana y en la basílica de Jesús del Gran Poder. Cortejo compuesto por varias parejas de hermanos, y sobre unas andas alumbradas por dos guardabrisas iba situada la imagen del crucificado. Pasadas las 22.40 horas entró de nuevo en el templo.

Vídeo: Carlos Iglesia

Desde San Román, por décimotercer año consecutivo, la Hermandad de la Exaltación procedió al traslado de sus titulares de manera pública hasta el templo de los Terceros para realizar su estación de penitencia en la tarde del Jueves Santo. Amplio cortejo de hermanos portando cirio acompañó a ambos titulares situándose en primer lugar el Santísimo Cristo de la Exaltación al que se le rezó cada una de las estaciones del viacrucis, y tras Él, Nuestra Señora de las Lágrimas, con vestimenta hebráica alumbrada por seis candeleros y exornada con flores en tonalidad rosácea. En torno a las 22.30 entró en el templo de los Terceros.

Fotografías: José Carlos B. Casquet y Baltasar Núñez

Vídeo: Alejandro García

Desde la parroquia de San Gonzalo, la imagen de Nuestro Padre Jesús del Soberano Poder ante Caifás, de la corporación del Lunes Santo, recorrió de manera extraordinaria, con el rezo de las catorce estaciones, las calles del Tardón y del Barrio León. Todo ello motivado por el LXXV aniversario de la construcción de la parroquia y de la fundación de la entidad en la misma.

Fotografías: Tomás Quifes, Baltasar Núñez, Javier Fortúnez y Francisco Santiago

Abría el cortejo la cruz de guía seguida de un centenar de hermanos portando cirio rojo, finalizando el cortejo con las representaciones entre las cuales se encontraba la Hermandad de la Estrella. Procesionaba el cristo sobre unas andas de grandes dimensiones exornada con un monte silvestre de flores y alumbrada por cuatro faroles plateados con cera roja, combinando con el tono burdeos de la túnica que llevaba la talla de Ortega Brú.

Vídeos: Alejandro García y Carlos Iglesia

Con cerca de una hora y media de retraso sobre el horario previsto, efectuó la entrada en el templo a la espera de un nuevo Lunes Santo.

Durante el fin de semana varias imágenes también fueron expuestas en besapiés y besamanos.

La capilla de la calle San Jacinto, en el barrio de Triana, fue testigo del besamanos a la virgen de la Estrella. Lucía saya azul de las hermanas Antúnez, el manto de salida de Consolación Sánchez y presea de oro de Juan Borrero de su coronación canónica en 1999. En su pecho se podía observar la medalla de la ciudad y un puñal.

El altar estaba presidio por una sillón simulando la bajada de la virgen María a la tierra, bajo un dosel burdeos y numerosas tandas de candelería con cera blanca. El exorno floral estuvo compuesto principalmente de rosas blancas y paniculatas.

Fotografías: Baltasar Núñez, Francisco Santiago y Tomás Quifes

La virgen de los Desamparados, dolorosa de la Hermandad de San Esteban estuvo expuesta en el templo del mismo nombre durante el fin de semana. La priostía, para la ocasión, montó un altar en el que se usaron como dosel los paños de bocina junto con un gran telar rojo enmarcado en piezas de madera tallada y dorada. A ambos lados, dos faroles con cera blanca. La virgen llevaba el manto bordado ejecutado en el taller de la hermandad en 2014 y saya blanca bordada a juego, destacando el tocado de la imagen en tonalidades plateadas y doradas.

Fotografías: Javier Fortúnez y Álvaro Aguilar

En Triana, en la parroquia de Nuestra Señora del Buen Aire, también estuvo en besapiés el cristo de Pasión y Muerte de la corporación de vísperas. El altar lo componían cuatro guardabrisones con cera azul y dos faroles de mano con dos jarras y un centro de flores con claveles púrpuras, salpicados con pequeñas flores moradas.

Fotografías: Francisco Santiago

La parroquia de San Sebastián del Porvenir fue testigo del besapiés del señor de la Victoria, imagen cristífera que abre cada Domingo de Ramos la Semana Santa de Sevilla. Situado en el altar mayor del templo, fue colocado en una peana plateada portando la túnica bordada de Leopoldo Padilla de 1940 con mantolín liso azul marino sobre su hombro izquierdo. Tras el señor, el dosel que mezcla tela de damasco y terciopelo con zonas de madera tallada y dorada junto a jarras con diferentes flores en varias tonalidades.

Fotografías: Álvaro Aguilar, Tomás Quifes y Francisco Santiago

Y en San Bernardo, el cristo de la Salud estuvo expuesto en besapiés en su templo. Se situó en el altar mayor escoltado por candeleros de grandes dimensiones con cera roja y varias jarras con claveles y rosas rojas mezcladas con lirios morados.

Fotografías: Álvaro Aguilar y Tomás Quifes

Hermandades como la Resurrección, San José Obrero o la Lanzada tuvieron que suspender sus viacrucis por las calles de la feligresía debido a las inclemencias del tiempo. Por otro lado, en Parque Alcosa la Hermandad del divino Perdón sí pudo salir con la imagen del nazareno de Navarro Arteaga y en San Bernardo el cristo de la Salud recorrió las calles en viacrucis, aunque debió acortar el recorrido.

Fotografías: Hermandad de San José Obrero y Javier Fortúnez

Por último en la jornada dominical, en el templo de los Terceros, la virgen de la Encarnación Gloriosa de la Hermandad de la Cena estuvo expuesta en besamanos. Dosel en tonalidad morada y la imagen letífica vestida en tonalidad beige y celeste, con multitud de joyas adornando el pecho.

Fotografías: Francisco Santiago y Baltasar Núñez

About De Nazaret a Sevilla (369 Articles)

Crónicas

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: