Últimas noticias

Vida y obras destacables de los Santos del Corpus Christi (II)

Reportaje

Álvaro Iglesias | San Juan Evangelista, Inmaculada Concepción o el Niño Jesús.

San Juan Evangelista

Uno de los doce apóstoles, hermano de Santiago, considerado como el discípulo amado de Jesús, en Grecia tiene gran devoción hasta el punto de ser conocido como el divino o el teólogo.

Fue convocado por Jesús a formar parte de su apostolado junto a su hermano Santiago mientras remendaban las redes de pesca. Será el más joven de ellos y el único de los apóstoles que no morirá martirizado.

Estuvo presente junto a Pedro y Santiago en el momento de la Transfiguración de Cristo y en la agonía de Cristo en el monte de Getsemaní, además de estar al pie de la cruz junto a la Virgen María, como el momento que la hermandad de las Siete Palabras representa con el misterio en que Jesús deja al cuidado de Juan a su propia Madre con las célebres frases de “Mujer, he aquí a tu hijo”, “He ahí a tu madre”. Este tipo de “entregas” era muy común en la tradición judía pues María siendo viuda estaba al cargo de su hijo, Jesús, una vez muerto este, y al carecer de más hijos la costumbre era hacer uso del matrimonio levirato, es decir, casarse con un hermano de su difunto marido, José. Con este mandato, Jesús hace hermano suyo a Juan y evita que María quede abandonada y tuviera que buscar un matrimonio externo para poder subsistir.

Según San Irineo, Doctor de la Iglesia, que fue discípulo de San Policarpo, que a su vez fue discípulo de San Juan, nos cuenta que el santo amado se estableció en Éfeso tras el martirio de San Pedro y San Pablo.

En muchas representaciones del apóstol veremos que tiene en su mano un cáliz del que sale un dragón, en su evangelización los sacerdotes paganos le retan a qué Dios es más poderoso, le echan veneno en una copa para ver si su Dios le hará resucitar, en cuanto recibe la copa exorciza la copa y sale el veneno en forma de dragón que acaba devorando a los sacerdotes.

Fue martirizado ante la Puerta Latina en una crátera con aceite hirviendo, pero no sufrió daño alguno.

También se le representa en el momento de sus visiones apocalípticas. Para símbolo de lo que más se eleva se eligió el águila y como evangelista se usará dicho animal para su representación.

Muchas veces se le representa junto al precursor (Bautista), esto se debe a que el padre de la Reina Católica compartía el mismo nombre que los Santos y la mayoría de los monasterios de monjas tendrán dos retablos dedicados a los Juanes.

Obras a destacar:

san juan triana

San Juan Evangelista (Foto:Esperanza de Triana)

 

Solo procesiona en el Corpus Chico de Triana, podemos decir que es obra de Luis Álvarez Duarte de 1967, pues en ese año le hizo a la antigua imagen, que desconocemos su origen, una gran restauración, realizando nueva cabeza y manos, como candelero y pies. Representa a San Juan en el momento de acompañar a la Virgen en la calle de la Amargura.

En la Catedral de Sevilla podemos ver una Piedad de Alejo Fernández, que no podemos ilustrar debido a la dificultad de obtener una fotografía de calidad por la colocación de la reja del propio altar. En esta obra podemos comprobar cómo el santo estuvo hasta los últimos momentos junto al Mesías y a María.

La capilla de San Francisco de Asís de la iglesia de Santa Ana acoge un retablo de la segunda mitad del siglo XVI reformado en época barroca con pinturas de Pedro Villegas Marmolejo del año 1570 en la que se representan a San Francisco, San Juan y a San Pablo.

Inmaculada

El debate de la Inmaculada surge, y con mucha fuerza en Sevilla que será la gran defensora de este dogma muy por delante de que el Vaticano lo aceptara, en torno a si María fue concebida sin el pecado original.

Los dominicos se apoyaban en la versión de Santo Tomás de Aquino, en el que decía que la Virgen fue Pura y Limpia ex utero, es decir, cuando nació, del mismo modo que Juan, el Bautista.

El resto de congregaciones manifestaban que fue concebida, engendrada in útero, en ese momento fue concebida sin pecado original.

Se genera una gran disputa entre cada orden y hasta 1954 no se dicta que es In útero.

Todo esto comienza a manifestarse en el arte, todo el mundo en Sevilla quería una representación de la Virgen Inmaculada, incluso el pintor Francisco Pacheco creará un tratado de pintura “El Arte de la Pintura”, en el que especifica cómo debe pintarse esta iconografía y de ella beberán los pintores que le sigan en el tiempo.

Tota Pulchra

Virgen asuncionista. Colores de pureza, túnica Jacinto y manto azul. La Virgen constelada por emblemas (los 18 gozos de la Virgen), Padre Martín, jesuita es al que se le aparece, en la noche del 7-8 de Diciembre, se lo comenta a un pintor para que lo reproduzca al carecer de esta habilidad.

Hubo dos apariciones, la cromática (1511), una monja portuguesa Beatriz de Silva, franciscana, se le aparece la Virgen con los nuevos colores de pureza marianos (túnica blanca y manto azul celeste). La segunda aparición, Isabel de Villena de Valencia, la Virgen rodeada de los 18 gozos. Ambas apariciones se funden en la del jesuita.

Apocalíptica:

Se la representar entre 12-13 años, una Virgen niña. Vestida de sol, colocando un resplandor en la parte posterior. En escultura se le colocan unas ráfagas. Corona de 12 estrellas. Luna a los pies, con los cuernos hacia abajo, en escultura difícilmente se ven hacia abajo, por razones estéticas.

Dragón/Serpiente, representación del maligno hasta 1640  como dragón, Pedro Fourier propaga a través de estampas y medallas la representación de la serpiente.

Colores de pureza, túnica blanca y manto azul celeste.

Obras a destacar:

En escultura destacaremos las tres principales de las procesiones del Corpus de esta ciudad:

inmaculadas corpus

Inmaculadas (Catedral-Magdalena-Triana)

 

  • La de la Catedral, es obra en madera policromada de Alonso Martínez del siglo XVII, del exorno del paso se encarga la hermandad del Silencio, ferviente defensora del dogma de la Inmaculada Concepción. Aparece la Virgen orante sobre tres cabezas de querubines y la luna, con los cuernos hacia arriba. Se encuentra en la Capilla de la Concepción “Grande”.
  • En la iglesia de la Magdalena, dentro de la capilla Sacramental nos encontramos con un retablo académico del siglo XVIII presidido por la imagen de la Inmaculada obra de 1740 custodiada por las imágenes de los arcángeles San Miguel y San Rafael.
  • La capilla Sacramental de Santa Ana, de planta cuadrado del siglo XVI, alberga un retablo barroco de Miguel Franco de 1713 presidido por la talla de la Inmaculada del siglo XVII relacionada con el taller de Luisa Roldán “La Roldana”.

En pintura podemos ver la evolución artística de este tema iconográfico en pintores como:

Hernando de Esturmio, Luis de Vargas, Pacheco, Juan de Roelas, Velázquez, Zurbarán, Alonso Cano, Murillo o Valdés Leal.

alegorias

Alegorías Inmaculada (Esturmio-Vargas)

 

Tanto Esturmio como Vargas fueron introduciendo con Alegorías el modelo de la Inmaculada, la del primero se encuentra en la Colegiata de Osuna, obra de 1555, de Joaquín y Ana surgen ramos de azucenas que sirven de lazo de unión con la Virgen, son símbolos de su pureza. En la obra de Vargas de la Catedral de Sevilla sobre la Genealogía de la Virgen parte desde Adán y Eva, que los muestra con cierta desnudez (insólito en la época) al deberse de los personajes que vivían en el paraíso. Todos los personajes que aparecen son del Antiguo Testamento.

inmaculada pacheco-roelas-velazquez

Inmaculadas (Pacheco-Roelas-Velázquez)

 

Pacheco será el que establezca el modelo a seguir a la hora de representar a las Inmaculadas en su tratado de pintura. En este caso, en una de sus muchas Inmaculadas, vemos como la representa siguiendo la visión de la monja portuguesa, Beatriz de Silva, de blanco y azul, adolescente, con las 12 estrellas, el paisaje de fondo es una excusa para colocar las letanías marianas. Aparece muy estática e ingrávida.

Roelas irá un poco más allá, ya que Pacheco era un gran teórico, pero en la práctica no era un pintor de primer nivel como la mayoría de los que vamos a mencionar. Esta obra estaba en el antiguo convento de la Encarnación, tras el expolio francés acabó en Berlín. Aparece representado el canónigo Fernando de Mata, una estampa muy repetida por sevillanos al hacer el encargo para sentirse protegidos por la devoción de la ciudad. El paisaje con las letanías con cierta gracia coloca un ángel sosteniendo uno de los atributos marianos.

Velázquez si avanza mucho más a la hora de que toma un modelo del real, posiblemente su esposa, Juana Pacheco, hija de Francisco Pacheco, su maestro, al que supera notablemente. Era una obra de 1620 para el convento del Carmen que estaba acompañada de otra de San Juan, hoy se encuentra en la National Gallery de Londres.

inmaculada zurbaran-cano

Inmaculadas (Zurbarán-Alonso Cano)

 

La Inmaculada de Zurbarán juega con cierta geometría al colocar la peana de ángeles en un ligero semicírculo, sigue usando las directrices de Pacheco con los colores azul y blanco, doce estrellas y paisaje con las letanías. Recogida y recatada, sin mirar de frente, como las doncellas de la época.

Alonso Cano realiza sus Inmaculadas muy abultadas en el centro y estrechas en la cabeza y pies, adelantando una pierna para generar dobleces en el manto. La Virgen segura de sí misma mira al frente.

inmaculada murillo-valdes leal

Inmaculadas (Murillo-Valdés Leal)

 

El más famoso de los artistas de la Inmaculada, Murillo realiza gran cantidad de ellas y eleva el tema al máximo exponente. Aparecen triunfantes, con gran movilidad barroca en sus ropajes, rodeada de una corte celestial que con gracia porta sus símbolos marianos. Espirituales al alzar la mirada al cielo.

Valdés Leal consigue en sus Inmaculadas reunir el recogimiento de una doncella de la época y no renunciar por ello a la movilidad que el barroco imperante obligaba a sus ropajes dar dinamismo. La figura se curva para generar dobleces en el manto. Hasta Valdés Leal sigue imperando el modelo de Pacheco, pese a las variantes técnicas que hemos visto en cada artista.

Niño Jesús

La introducción de este tema viene de la obra que el flamenco Juan de Roelas realiza en la iglesia de la Anunciación, en el tabernáculo del retablo mayor realiza una pintura del Niño Jesús, es una manera de hacer infantil el tema de la Resurrección, Cristo triunfa sobre la muerte, comienza el culto a la Santa Infancia de Jesús.

niño jesus anunciacion roelas

Niño Jesús, iglesia Anunciación, Juan de Roelas

 

Obras a destacar:

  • La de Jerónimo Hernández que se encuentra en la capilla de la Quinta Angustia en la parroquia de la Magdalena, forma parte de la procesión del Corpus de esta parroquia. Obra del último tercio del siglo XVI destaca su postura praxiteliana.
  • La otra obra es la de Martínez Montañés, el Niño Jesús del Sagrario de la Catedral que se encuentra en la capilla de la Inmaculada, obra de 1606 policromado por Gaspar de Ragis, sus manos fueron retocadas por Pablo Legot en 1629 para sustituir su antigua cruz por el cáliz que hoy porta. Fue un modelo a seguir en todo el país e incluso en Iberoamérica donde se enviaron múltiples copias.
  • En uno de los laterales del retablo mayor de la iglesia de San Juan Bautista, vulgo de la Palma, se encuentra la obra de Francisco de Ribas de 1664, que hoy día no procesiona, pero aporta un nuevo modelo del Niño Jesús.
niño jesus

Niño Jesús (Sagrario-Magdalena-San Juan Palma)

 

Corona Espinas

Muy distinta era la festividad del Corpus Christi en Sevilla de la hoy protocolaria salida por los alrededores de la Catedral. Cuenta el Abad Gordillo que era “la más alegre y festiva que se conoce en el reino”.

Antaño la procesión estaba conformada por los santos sevillanos también, pero precedida de múltiples elementos profanos como la tarasca o los gigantes. Pero también se le daba lugar a las reliquias como las tablas alfonsíes, la cabeza de una de las once mil vírgenes, el diente de San Cristóbal o, la que hoy día se mantiene, la espina de la corona de Cristo.

Obras a destacar:

Custodia Chica

Custodia Corona Espinas

 

Solo procesiona esta custodia en el Corpus del Sagrario. Está constituida por dos cuerpos y rematada por la figura de la Fe. En el primer cuerpo se sitúa un ostensorio que porta una reliquia de la Santa Espina de Cristo. El segundo lo preside una rosa de plata. Realizada por Francisco de Alfaro en el siglo XVIII. La hermandad del Valle, que rinde culto a la Santa Espina, es la que se encarga de su exorno floral.

Custodia

El culto máximo de esta jornada es al cuerpo de Cristo, la Eucaristía procesiona en elegantes torres de orfebrería con el fin de alzar y elevar el espíritu del espectador normalmente rematando la custodia con la figura de la Fe imperante.

Obras a destacar:

Custodia Sevilla, Álvaro Iglesias

Custodia de Arfe

 

La Custodia de la Catedral es obra de Juan de Arfe (1535-1603) tiene más de 3 metros de altura y 300 kilos de plata, diseñada por el canónigo Francisco Pacheco.

Va decorada con espigas de trigo (pan) y racimos de uva (vino), símbolos eucarísticos.

La Custodia se divide en 4 cuerpos:

  1. Cuerpo de la Trinidad y la Fe. Dentro del templete se encuentra el grupo escultórico de la Trinidad. La imagen de la Fe remata la Custodia, que es obra de 1668.
  2. La Iglesia triunfante. En el remate se hallan los doce querubines portadores de los instrumentos de la Pasión de Cristo. Antes de la reforma de 1668 se hallaban en el primer cuerpo.
  3. Viril con el Santísimo y personajes vinculados a Sevilla. La figura de la Custodia se sitúa en el centro del cuerpo, rodeada de esculturas de los cuatro evangelistas, de patronos y de santos de gran devoción en la ciudad.
  4. La Inmaculada y los doctores de la Iglesia. En el primer cuerpo de la Custodia se muestran los miembros terrestres y celestiales de la institución eclesiástica. También se centra en las virtudes y beneficios del sacramento eucarístico.
Custodia Triana, Álvaro Iglesias

Custodia de Triana

En Triana también puede presumir de una gran obra de orfebrería en su Custodia. Según Justino Matute la Sacramental de Santa Ana ya tenía una Custodia propia, pero decidieron encargar una nueva en 1712 a Andrés Osorio participando también su hijo, Antonio Osorio.

Está compuesta por 3 cuerpos:

  1. La base cuenta con atributos relacionados con el Sacramento, el primer cuerpo tiene 8 columnas que cada dos enmarcan a un Evangelista (hoy día están sobre la base).
  2. El segundo cuerpo también cuenta con 8 columnas con 16 efigies, 8 ángeles de cuerpo entero y con tres rosas entre cada dos columnas.
  3. El último cuerpo, de nuevo ocho columnas, de menor tamaño, entre ellas 4 efigies, en el que se inserta el cordero apocalíptico con la bandera, la cruz y el libro de los siete sellos, le acompañan 4 serafines con palmas.
  4. Remata el conjunto la figura de la Fe Triunfante.

Cabe destacar que esta Custodia llegó a presidir la procesión del Sagrario de la Catedral cuando la Custodia de Arfe se envió a Cádiz para protegerla del expolio francés.

Custodia Magdalena, Álvaro Iglesias

Custodia de la Magdalena

 

Por último mencionar la Custodia de la Sacramental de la Magdalena. Como nos muestra el profesor José Roda Peña, la obra fue diseñada y comenzada por Diego de León en torno a 1678. Continuaría la obra por el fallecimiento del anterior en 1679 el orfebre Cristóbal Sánchez de la Rosa. Éste no cumplió los plazos propuestos por la hermandad así que optaron por darle el encargo a otro artista. En 1683 finaliza la obra Juan Laureano de Pina.

La Custodia está sustentada por columnas salomónicas y acoge en sus tres cuerpos a:

  • Inmaculada
  • Ostensorio Sacramental.
  • Cordero Apocalíptico con el Libro de los Siete Sellos.
  • Remate superior con templete y figura de la Fe Triunfante.

Aparecen en los exteriores figuras de los cuatro Evangelistas, los Padres de la Iglesia, ángeles mancebos, además de escenas de la Pasión y alegorías.

El basamento es una obra añadida en 1770-72 de Blas Amat y Tomás de Pedrajas.

Acerca de Álvaro Iglesias (121 Artículos)
Redactor en De Nazaret a Sevilla. Estudiante de Historia del Arte en la Universidad de Sevilla. Hermano del Amor y del Cristo de Burgos. Twitter: @Alvaro_bet

1 Comentario en Vida y obras destacables de los Santos del Corpus Christi (II)

  1. Asiduo lector de la web // 3 junio, 2015 en 12:48 pm // Responder

    Gracias por darnos a conocer el patrimonio histórico artístico de los Corphus de Sevilla. Con estos datos y cconocimientos los podremos disfrutar en sus recorridos por las calles de sus feligresias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: