Últimas noticias

De los ‘Esplendores de Sevilla’ a la ‘Magna Hispalensis’ de 1992

Reportajes

1992 fue un año histórico para Sevilla en el apartado cofrade, no solamente por el Santo Entierro Magno, sino por la celebración de dos de las exposiciones más aplaudidas: ‘Los Esplendores de Sevilla’ y la ‘Magna Hispalensis’.

SAN BENITO‘Los Esplendores de Sevilla’

Organizada por el Consejo de Hermandades y Cofradías estaba dividida en tres partes: en la iglesia del Salvador; ‘Los Tesoros’, en el edificio Cajasol (anteriormente Caja de San Fernando) de la plaza San Francisco; y ‘Las Glorias’, en la iglesia de la Paz, situada en la plaza del Salvador.

La exposición se inauguró el 25 de junio de aquel año, y estuvo abierta durante un mes con una afluencia de público bastante notable, contando con más de medio millón de visitantes en las tres sedes. Fue inaugurada por el arzobispo de Sevilla, hoy cardenal emérito, fray Carlos Amigo Vallejo, en la iglesia del Salvador, donde además SSMM el Rey Juan Carlos I aceptó la presidencia del comité de honor del evento.

Al presentar tres sedes distintas, pero de relativa cercanía, las calles que las unían permanecieron engalanadas durante el mes que duró este acto con los toldos de la procesión del Corpus Christi en la plaza del Salvador, la calle Manuel Cortina y la plaza San Francisco.

En el Salvador se encontraba ‘La Pasión’, en la que se mostraban varios pasos destacando el de la Presentación al Pueblo de San Benito, el del cristo del Amor, el misterio de la Exaltación, el nazareno de Pasión y los palios del Dulce Nombre y las Cigarreras. En total fueron seis flanqueados cada uno por el estandarte de su respectiva hermandad. Todos ellos tenían flores naturales, las cuales eran sustituidas dos veces por semana para que el visitante pudiera contemplar el canasto en toda su plenitud.

La iglesia de la Paz estaba dedicada a ‘Las Glorias’ donde estaban las imágenes de la Reina de Todos los Santos de OmniumLas Glorias Reina de todos los santos Sanctorum, Nuestra Señora del Amparo, de la Magdalena, Nuestra Señora de la Salud de San Isidoro, Madre de Dios del Rosario de Santa Ana, la virgen de la Alegría de San Bartolomé, la Virgen de la Luz de San Esteban la Divina Enfermera de San Martín, la Divina Pastora de las Almas de Santa Marina, estrenando sede en la calle Amparo ese año, y la Virgen de los Reyes de los Sastres de San Ildefonso.

En la sede de la antigua Caja San Fernando se ubicó la última parte, bajo el título ‘Los Tesoros’. Se pudo contemplar las carretas de plata de las hermandades del Rocío de Triana y Sevilla en la entrada; en el patio central del edificio los Simpecados de las hermandades del Valle y la Amargura, la cruz del nazareno de la O, los blandones de plata de la Candelaria, el frontal y techo del palio de la virgen de las Angustias de los Gitanos, el techo de palio de la virgen de la Cabeza y respiraderos del nazareno de las Siete Palabras y las custodias de Triana, Salvador y Magdalena. Ya en la planta de arriba se encontraban los mantos de Villaviciosa, Valle, Esperanza de Triana, Gracia y Esperanza, y Loreto; además de las bambalinas de los palios del Patrocinio, Socorro, Angustias y Ángeles. Por otro lado en la sala Chicarreros se pudieron ver las coronas de oro de la Amargura, Esperanza de Triana, Virgen de las Mercedes de Santa Genoveva, Angustias, Soledad de San Lorenzo, María Auxiliadora e Hiniesta, además de más de veinte coronas de plata, diademas y nimbos, así como potencias, puñales, bocinas y ciriales cedidos por distintas corporaciones.

Al concluir la exposición el 25 de julio de ese año, Sevilla vivió una pequeña jornada de primavera en pleno verano, ya que al día siguiente procesionaron por las calles de la ciudad un total de once pasos, siendo ocho de gloria y tres penitenciales, algo que quedará en la retina de la ciudad.

‘Magna Hispalensis’

A parte de ‘Los esplendores de Sevilla’ hay que añadir la albergada en la Santa Iglesia Catedral también bajo el nombre de  ‘Magna Hispalensis’, mostrando las joyas de la Iglesia de la capital hispalense.

Desde cuadros hasta esculturas, pasando por libros de gran valor histórico y artístico; la exposición transcurrió desde el 5 de mayo hasta el 31 de octubre de 1992 y también participaron dos pasos de la Semana Santa sevillana, el del cristo de las Misericordias de Santa Cruz, situado detrás de la Puerta de San Miguel, y el palio de la virgen de la Candelaria ubicado detrás del baptisterio. Fueron trasladados a la catedral de Sevilla en la mañana el 25 de abril, sábado previo a la Feria y primer sábado de la Expo 92, arropados ppr numeroso público en sus recorridos rememorando estampas inéditas, como las flores artificiales que lució el palio de la Candelaria durante los seis meses que duró la exposición, incluidos ambos traslados. El recorrido de ida a la catedral del palio de la corporación del Martes Santo fue por la calle San José, Muñoz y Pabón, Alfalfa, cuesta del Rosario, Entrecárceles, plaza San Francisco, Alemanes, Placentines y plaza virgen de los Reyes; el paso de las Misericordias discurrió por Mateos Gago y plaza Virgen de los Reyes. En esta plaza se encontraron ambos pasos a las once de la mañana y realizaron su entrada por la puerta de Palos de la catedral.

Vídeo: José María Pinilla

Además de los pasos de Santa Cruz y la Candelaria, también estaba expuesta la Custodia de Arfe en su paso, con el que realiza su recorrido por Sevilla en la mañana del Corpus Christi presidiendo la nave del crucero. Este evento sirvió para modernizar la catedral en lo referente a la iluminación.

La seo hispalense sufrió una transformación total que provocó que tanto la procesión del Corpus y la de la virgen de los Reyes tuvieron que organizarse

  Candelaria 03en la parroquia del Sagrario. Llegaron a pasar visitantes ilustres como los entonces reyes de España, S.A.R. Don Juan Carlos I y S.A.R. Doña Sofía, además del presidente del gobierno, en aquel momento Don Felipe González, los Príncipes de Gales, Carlos y Diana y la ya fallecida Doña Cayetana Fitz-James Stuart y Silva, Duquesa de Alba.

Ambas exposiciones sirvieron de origen a la celebración anual de muestra nacional de Artesanía Cofrade, que se estrenó en 1997, donde se reunían enseres de distintas hermandades de Sevilla, Andalucía y España. Tuvo varias sedes como el Palacio de Congresos, las Reales Atarazanas o la Catedral de Sevilla, tras once ediciones la exposición dejo de celebrarse y Sevilla perdió un gran escaparate para el resto del mundo en lo que a Semana Santa se refiere.

¿Volveremos los sevillanos a vivir grandes exposiciones como las de 1992?

Fotogalería

Fotos:
– El Foro Cofrade – Usuario: Remigius
– El Foro Cofrade – Usuario: Jeronimo – Madrid
– Julio Domínguez Arjona
– Hermandad Dulce Nombre
– Hermandad Reina de Todos los Santos

About Ignacio Venegas (4 Articles)
Redactor en De Nazaret a Sevilla. Corresponsal en Semana Santa. Arquitecto técnico. Hermano de San Bernardo. Twitter: @naxovh

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: