Últimas noticias

Los cinco misterios conocidos de la Sagrada Cena

Reportajes

Misterio de la Cena en Omnium Sanctorum de 1928 | Legado Turina

Uno de los misterios que se puede contemplar en la Semana Santa hispalense es el de la Sagrada Cena. La imagen actual fue realizada por Sebastián Santos mientras que el apostolado es de Luis Ortega Bru, conjuntando así una de las escenas más representativas del Domingo de Ramos sevillano.

A lo largo de su historia la corporación ha sufrido numerosos avatares tanto económicos como políticos, incluyendo cambios de sedes y hasta tiempos prolongados de inactivación, sin poder alcanzar su máximo esplendor hasta bien entrado en el siglo XX y continuando en la actualidad.

Los orígenes de la hermandad, sus primeros siglos y su período de postración

La corporación es fruto de la fusión de  hasta cuatro corporaciones distintas: la propia de la Cena datándola en los documentos encontrados de 1580 en Omnium Sanctorum; la del cristo Humillado, cuya advocación cambia a Humildad y Paciencia en el siglo XVI; la del Subterráneo en San Nicolás; y siglos más tarde en 1995, la de la Esclavitud de Nuestra Señora de la Encarnación, sin actividad hasta esa fecha (1).

Poca documentación existe de la entidad en estos primeros siglos de existencia. De estas primeras fechas se puede destacar el traslado de la Cena  y la del Cristo Humillado a la iglesia de San Basilio. Una de las teorías plasma que la fusión tuvo lugar al 15 de marzo 1591 según los documentos encontrados por Celestino López en el Archivo de Protocolos (2). Más tarde en el arreglo de las cofradías de 1623 fue agregada la de la Columna y Azotes separándose poco tiempo después (3).

Hasta finales del siglo XVIII la entidad se ha visto avocada a cambiar de residencia en varias ocasiones, entre ellos, la iglesia de San Gil o la del Belén de la calle Calatrava. En 1790 se aprueban la modificación de sus reglas pero sin nazarenos. A pesar de ello, la corporación pasaría por un período de postración durante 62 años, y no sería hasta 1830 cuando vuelve a salir en Semana Santa, aunque el señor de la Humildad hizo una procesión en rogativas en el 1800.

La primera referencia escrita del misterio de la Cena llegada a nuestros días la hizo José Bermejo en su libro ‘Glorias Religiosas de Sevilla‘, sin más noticias sobre estas imágenes: “Asimismo se compuso el apostolado, cuyas efigies estaban muy deterioradas; colocándose en la capilla el paso de la Cena, los días  de Jueves y Viernes Santo”.

El primer titular documentado bajo la advocación de la Sagrada Cena

Desde 1830 la cofradía realizaba su salida procesional de forma intermitente. En esos años destaca su presencia en el Santo Entierro Grande de 1854 con dos pasos, el misterio y el de la Humildad (4).

En 1860 se bendice el nuevo titular con la advocación de la Sagrada Cena y el primero documentado, ejecutado por Manuel Gutiérrez Cano, saliendo además ese año con el apostolado en la procesión del Corpus. En 1868 la entidad sufre un nuevo revés con la desamortización y clausura del convento de San Basilio, trasladándose a San Vicente y más tarde a Omnium Sanctorum tras su reorganización.

En 1895 se bendice la imagen de Gutiérrez Reyes-Cano tras su restauración llevada a cabo por Juan Jiménez Jaúregui, volviendo a procesionar el misterio en 1897 en un paso neogótico.

El nuevo apostolado realizado en Zaragoza y su destrucción durante la Guerra Civil

En 1913 se estrena un nuevo apostolado realizado en un taller de Zaragoza (5), calificándolos por algunos historiadores de la época como imágenes seriadas’. En la década de los 20’s estrena un nuevo paso adquirido a la Hermandad de la Carretería hasta 1929, saliendo por vez primera con el actual de Salvador Domínguez.

La inestabilidad política de la II República hizo que la cofradía no saliera ni en 1932 ni 1933, pero sí en 1934 junto a doce corporaciones más. El culmen de estas revueltas derivó en 1936 con la Guerra Civil, cuyo alzamiento provocó en la capital hispalense con la quema de varios templos en la ciudad por parte del bando republicano, entre ellos el de Omnium Sanctorum quedando en pie solo la fachada y los muros (6).

El fuego arrasó con el apostolado, ya que se encontraba en el momento del suceso en distintos altares de la parroquia. La corporación también perdió el paso del señor de la Humildad y Paciencia en aquel incendio, además de la inmensa mayoría del archivo de la hermandad. El manto y el palio de la dolorosa del Subterráneo pudo salvarse gracias a la intervención del párroco, además de los Titulares que pudieron ser retirados del culto previamente.

El apostolado de Antonio Bidón

Tras la destrucción del templo de la calle Feria, la entidad se traslada a los Terceros. A lo largo de esos años la corporación va reponiendo alguna de sus piezas y enseres a su patrimonio artístico, destacando en 1938 el nuevo apostolado, obra de Antonio Bidón Villar (7).

Este misterio sufrió algunas modificaciones, conforme al estrenado aquel año. En 1947 se adapta para su incorporación alguna de las figuras procedentes del frustrado paso alegórico de las Siete Palabras de Emilio Pizarro. Sin embargo consta la venta de unas imágenes en 1943 a Sanlúcar de Barrameda.

El señor de la Cena de Sebastián Santos

La imagen de Manuel Gutiérrez Cano deja de salir en 1954, sustituyéndola al año siguiente por la actual de Sebastián Santos (8). Se trata de una talla de madera policromada de vestir inspirada en la del Resucitado de Jerónimo Hernández de la Quinta Angustia. La mano izquierda, que porta el cáliz es de Francisco de Paula Rodríguez Porras.

En 1970 además la hermandad decide instalar un altar en la procesión del Corpus Christi con la imagen del señor de la Cena en el paso del señor de la Humildad y Paciencia. En ese año supone el regreso de nuevo a los Terceros tras haber permanecido desde 1958 en la iglesia de la Misericordia.

Sobre el resto del misterio de Bidón fue de nuevo modificado en 1955 para sustituir el San Juan por otro de Rafael Barbero, en 1966 se incluye como apóstol el anterior señor de la Cena de Gutiérrez Reyes-Cano y en 1971 la disposición de las figuras. En 1982 salen por última vez en la capital hispalense siendo vendidos a la corporación homónima de la localidad cordobesa de Puente Genil, recibiéndose allí culto en la actualidad.

El apostolado de Ortega Bru

Entre 1975 y 1982 el imaginero gaditano Luis Ortega Bru realiza los actuales doce apóstoles de la entidad del Domingo de Ramos, siendo los primeros Judas Iscariote, San Andrés y Santo Tomás, y terminando con San Felipe, San Mateo y San Bartolomé, bendeciéndose el conjunto en 1983.

Además estas imágenes llegaron también a salir presidiendo con la talla de Sebastián Santos el altar del Corpus Christi del palacio arzobispal en varias ocasiones, siendo la última en el año 2013.

Fotografías: Hermandad de la Cena, Legado de Turina, Cuestión de Cofradías y Tomás Quifes

Bibliografía

  1. LUENGO MENA, Jesús. ‘Compendio de las cofradías de Sevilla’. Cruz de guía, Espuela de Plata. 2007
  2. Hermandad de la Sagrada Cena. ‘Historia’. [En línea]. http://www.sagradacenadesevilla.org/personal-injury/historia.html
  3. BERMEJO Y CARBALLO, José. ‘Glorias religiosas de Sevilla’. 1882
  4. JIMÉNEZ SAMPEDRO, Rafael. ‘La Semana Santa de Sevilla en el siglo XIX’. Abec editores. 2013
  5. Cuestión de Cofradías. ‘El resurgir de la Cena hace 100 años’. [En línea]. http://cuestiondecofradias.blogspot.com.es/2012/08/el-resurgir-de-la-cena-hace-100-anos.html
  6. RECIO, Juan Pedro. ‘Las cofradías de Sevilla en la II República. Abec editores. 2011
  7. GUEVARA PÉREZ, Enrique.’Los tesoros perdidos de la Semana Santa de Sevilla. Ediciones Alfar. 2013
  8. Sevilla Penitente II. Ed. Gever, S.A. 1995.

 

About Carlos Iglesia (1205 Articles)
Director de redacción en De Nazaret a Sevilla. Licenciado en Biología por la Universidad de Sevilla. Community Manager. Hermano de Pino Montano y la Macarena. Twitter: @CarlosIglesia86

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: