Últimas noticias

Los proyectos de pasos autopropulsados para Sevilla

Reportajes

Carlos Iglesia | Del paso de ruedas del Gran Poder al del prototipo de Rafael Ponce.

Paso autopropulsado de Rafael Ponce | Julio Domínguez Arjona

En la actualidad todos los pasos de la Semana Santa hispalense son llevados por hermanos costaleros a excepción del misterio de Santa Marta llevado por los del Gran Poder. No es raro además que una determinada persona porte más de uno en esa semana e incluso cada día con un determinado capataz.

En cambio, esta circunstancia no ha sido la más repetida a lo largo de la historia. Antiguamente los costaleros eran simples trabajadores del muelle de la ciudad, encargados de sacar los pasos por un jornal. Incluso ha habido años como en 1901 donde llegaron a convocar una huelga previa a la Semana Santa para la subida de sus emolumentos u otros sin ser su comportamiento el más idóneo para una estación de penitencia.

El primer paso

A raíz de diversos problemas con la cuadrilla profesional de costaleros, la Hermandad del Gran Poder decidió en un cabildo de abril 1874 la creación de una comisión para que los pasos pudieran ser llevados sin necesidad de ser portados por personas. En 1875 se anunció que el paso del señor de Sevilla procesionaría gracias a una serie de artefactos que intentaban imitar el andar propio de los costaleros, sufragado por cuotas extraordinarias de los hermanos.

Tal y como recoge en su libro ‘Apuntes para la historia de la hermandad del Gran Poder‘ el ex hermano mayor de la corporación, Rafael Duque del Castillo, narró que “el pueblo se sintió movido más a la hilaridad que a la devoción y mostró, de viva voz, su compasión por las imágenes ante el temor de que pudieran estropearse o romperse”, donde además “la hermandad hizo todo lo contrario de su religiosidad e institución, ya que la marcha de las imágenes, convulsa, temblorosa y poco propia de inspirar devoción, fue más motivo, en los espectadores, de risas y bromas que de religiosidad”.

Tras este fracaso la cofradía decidió volver de nuevo a las cuadrillas de costaleros.

El ensayo del paso de ruedas del Gran Poder

En 1929 la corporación de San Lorenzo decidió apostar por otra alternativa. Por ello se diseñó un nuevo sistema de neumáticos que constaba de cuatro ruedas, un volante y un sistema de frenos.

Con este nuevo mecanismo se realizó una prueba real en enero de 1930 hacia la catedral, simulando su itinerario habitual de la época. Un mes más tarde se presentó un informe sobre este ensayo siendo no favorable por diferentes motivos, entre ellos por no poder hacer el giro rotatorio de las ruedas en su totalidad por la propia zambrana, aumentando la dificultad en determinados puntos del recorrido dada su estrechez. La junta de gobierno de la entidad, encabezada en la época por Basilio del Camino, desechó esta opción, continuando con la vigente hasta la fecha.

El paso autopropulsado del museo de las cofradías

A principios de los 70’s del pasado siglo XX las cofradías tenían ciertos problemas a la hora de encontrar cuadrillas de costaleros. Uno de los casos fue el de 1972 cuando la de la Soledad de San Buenaventura no tenía intención de presentarse aquel Viernes Santo, aunque finalmente pudo hacer su estación de penitencia gracias a la Hermandad de Montserrat, que prestó la cuadrilla del paso del cristo de la Conversión, por lo que ese año solo procesionaría con su dolorosa.

Ante esa necesidad, en el museo de las cofradías del hospital de los Venerables se presentó al año siguiente un prototipo de paso autopropulsado, realizado por Rafael Ponce Jiménez. Esta prueba fue ejecutada en un paso de cristo y otro de palio de reducidas dimensiones, donde a través de un sistema de baterías, llegaba a emular una levantá, el movimiento de los varales o el compás propio de su discurrir procesional.

Esta idea no fue comprada por ninguna de las hermandades y fue muy criticada por el sector más tradicional de la época, generando un gran debate en la prensa.

A pesar de ese intento, en ese mismo año se dispuso la primera cuadrilla de hermanos costaleros en el paso del cristo de la Buena Muerte de los Estudiantes, bajo las órdenes de Salvador Dorado ‘El Penitente’, siendo éste el modelo actual en casi todas las cofradías de la capital hispalense.

 

Acerca de Carlos Iglesia (1154 Artículos)
Director de redacción en De Nazaret a Sevilla. Licenciado en Biología por la Universidad de Sevilla. Community Manager. Hermano de Pino Montano y la Macarena. Twitter: @CarlosIglesia86

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: