Últimas noticias

La real parroquia de santa Ana y sus 750 años: historia viva de Sevilla y Triana

En portada

Carlos Iglesia | Se cumplió en 2016, el 750 Aniversario de su construcción.

Santa Ana

La real parroquia de santa Ana sigue acogiendo el año jubilar por el 750.º Aniversario de su construcción. Se trata de uno de los templos más antiguos de la capital hispalense, guardando numerosas joyas tanto pictóricas como escultóricas en su interior.

Su historia

Con motivo de la Reconquista de Sevilla en 1248 por parte del rey san Fernando, en la otra orilla del Guadalquivir comenzó la edificación años después, en 1266, de una Parroquia más amplia para aguardar a los cristianos que habitaban en el barrio de Triana. Se trata del primer templo de nueva planta ejecutado tras este hecho histórico conocido, ya que Fernando III ordenó convertir todas las mezquitas de la ciudad en iglesias.

Estas obras no finalizaron hasta comienzos el siglo XIV, aunque tuvo que ser reedificado en 1356, motivado por el terremoto sufrido en la capital hispalense. Durante el siglo XV y XVI se amplió la capilla mayor y se hizo las otras dos capillas situadas a los pies de las naves laterales.

El terremoto de 1755 obligó a reparar las partes dañadas de la ‘catedral de Triana’. La última gran intervención ocurrió en la década de los 70’s del siglo XX, bajo la dirección de Rafael Manzano, donde recuperó su aspecto medieval primitivo.

En la actualidad es el centro de peregrinación de las diferentes hermandades trianeras para la celebración de sus cultos, en especial de la Estrella y la Esperanza de Triana, y es sede de las Hermandades de la Divina Pastora, Madre de Dios del Rosario y del Carmen, reorganizada ésta última en 2016. Además desde ella se realiza el conocido ‘Corpus Chico’ de Triana por su feligresía, y cada 25 de julio se conmemora los tradicionales ‘Gozos a santa Ana’.

El templo

Se trata de un templo rectangular sin crucero y compuesto por tres naves, la central más alta y ancha, donde además del presbiterio se sitúa el coro, mientras que en las del evangelio y la Epístola llevan adosadas diferentes capillas.

Exteriormente cuenta con tres portadas, una en la plazuela de Santa Ana, y dos laterales que dan a las calles Vázquez de Leca y Bernardo Guerra.  La que mejor conserva su aspecto original es la lateral izquierda, correspondiente a la nave del evangelio, compuesta por un arco abocinado de forma ojival, con siete pares de columnillas rematadas con capiteles decorados con elementos vegetales, con sus correspondientes arquivoltas.

La central está acabada en una perfecta línea de puntas de diamantes más un baquetón en zig-zag, contando además con un pequeño atrio. Toda la portada, realizada en piedra, se enmarca bajo un gablete apuntado sobre el que aparece el escudo de Castilla.

La de la nave de la epístola se encuentra muy reformada, está construida en ladrillo y se compone de tres arcos apuntados que arrancan de una imposta sin decoración alguna.

La torre se puede fechar a principios del siglo XIV. Tras el terremoto de Lisboa de 1755 adoptó la forma barroca, tal y como se conserva en la actualidad.

Retablo del Altar Mayor y santa Ana

La real parroquia de santa Ana presenta uno de los retablos con mayor calidad artística de la ciudad. De estilo renacentista, está ejecutado por Nufro Ortega y Nicolás Jurate, cuya finalización se data de  1565. Cuentan con tres cuerpos de siete calles y un ático intercalando talla, imágenes y pinturas realizadas por Pedro de Campaña y que narran la vida de san Joaquín y santa Ana, la vida de la Virgen y la genealogía de Jesús.

Esta presidido por el conjunto escultórico de santa Ana, la virgen y el niño en su camarín, tras la remodelación del siglo XVIII. Se tratan de unas imágenes de candelero de la segunda mitad del siglo XIII, siendo retocadas por Francisco de Ocampo en el siglo XVII.

En 2010 concluyó su restauración por parte del IAPH, recuperándose las pinturaa y consecuentemente el esplendor perdido años atrás.

Virgen del Buen Viaje | Nuria Iglesias

Virgen del Buen Viaje | Nuria Iglesias

Las Imágenes

Además de santa Ana, en las capillas laterales de las naves del Evangelio y de la Epístola se encuentran numerosas imágenes, no solo de las hermandades allí residentes, sino de las diferentes Corporaciones extinguidas de Triana a lo largo de la historia.

La Hermandad del Buen Viaje, afincada en la real parroquia de santa Ana, fue fundada en 1596. Pocos años después se fusiona con la del Socorro. Realizaba su estación de penitencia en la tarde del Miércoles Santo con dos pasos procesionales, estando la dolorosa bajo palio. Esta corporación tenía una especial vinculación con el gremio de los mareantes. Sus titulares fueron el Santísimo Cristo del Socorro, atribuido a Andrés de Ocampo del año 1620 y Nuestra Señora del Buen Viaje, de talla anónima y de candelero que data la primera mitad del siglo XVII. En la actualidad ambas imágenes se encuentran en la capilla del Bautismo de la ‘Catedral de Triana. También presentaba otra talla de san Juan Evangelista.

Junto a la puerta lateral se puede contemplar el conjunto escultórico de la Piedad, proveniente de la Hermandad de la Sexta Angustia. Esta corporación se erigió a principios del siglo XX, aunque nunca llegó a procesionar, desconociéndose los motivos de su extinción. El conjunto es de autoría anónima, datando al cristo en el siglo XVI por la escuela flamenca y a finales del XVII la dolorosa.

La última capilla de la nave lateral derecha se encuentra la imagen de la Divina Pastora. Procesiona cada tercer sábado de septiembre por las calles de Triana. Se trata de una obra de Gabriel de Astorga. Se piensa que puede tratarse de una remodelación de una ya existente por la fecha en la que se comienzan a celebrar los cultos (1865), aunque no hay ninguna documentación al respecto. Cabe recordar que es la patrona del deporte nacional.

Madre de Dios del Rosario se encuentra en la cabecera de la nave de la izquierda. Está ejecutada en 1816 de autoría anónima. Algunas hipótesis apuntan al círculo de Juan de Astorga y otras a Patrone, sin descartarse que fuera una remodelación de una talla anterior. Ha sido restaurada en varias ocasiones, la última de ellas por el imaginero Luis Álvarez Duarte. Realiza su salida cada 12 de octubre, día de la festividad del Pilar, y es patrona de capataces y costaleros. Por este motivo, es tradición en la corporación letífica designar cada año un capataz para comandar el paso procesional.

La virgen del Carmen se encuentra en la capilla de las Ánimas. Es una talla del siglo XVIII, de vestir, de estilo barroco, anónima, de la escuela sevillana.  En 2016 se anunció su reorganización.

Ya en el trascoro se vislumbra alguna de las imágenes participantes en el Corpus de Triana, como santas Justa y Rufina, de candelero del siglo XVIII. También se puede ver a san Francisco de Paula y santa Teresa pertenecientes al desaparecido convento de los Remedios, actual museo de los Carruajes.

Acerca de Carlos Iglesia (1166 Artículos)
Director de redacción en De Nazaret a Sevilla. Licenciado en Biología por la Universidad de Sevilla. Community Manager. Hermano de Pino Montano y la Macarena. Twitter: @CarlosIglesia86

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: