Últimas noticias

Bienvenido Puelles, una vida dedicada a San Gonzalo

Entrevistas

En la imagen, Bienvenido Puelles durante la procesión de la virgen de la Salud hacia la Catedral. / Fran Delgado.

Escribir sobre Bienvenido Puelles (Sevilla, 28/12/1955) es hacerlo sobre una parte de la historia de San Gonzalo. Sus ojos han sido testigos de la evolución que ha sufrido la hermandad que, quizá, más ha crecido en Sevilla en el último siglo: “Lo bonito de esto es que hemos vivido el recorrido de la hermandad en primera persona; no ha dado tiempo a soñar lo que es hoy San Gonzalo. La vida transcurre tan rápido que te va sorprendiendo poco a poco”. Monaguillo en sus inicios, nazareno en su niñez, costalero en su juventud y hermano mayor en su madurez, Bienvenido Puelles recoge los frutos devocionales, en primer lugar, de sus dos abuelas, quienes participaron en el germen de San Gonzalo en 1942. Hoy, setenta y cinco años después, la virgen de la Salud descansa en la catedral a la espera de ser coronada canónicamente. Bienvenido Puelles, mientras las fuerzas se lo permitieron, la acompañó el pasado sábado.  “Mi familia entra en el Barrio León desde que se hacen las casitas. De esta forma, mis padres y tíos se crían en el proyecto de barrio y de hermandad. Se vinculan a San Gonzalo desde que nace la parroquia”, narra el ex-hermano mayor de San Gonzalo.

Alrededor de cincuenta miembros de la familia Puelles Oliver participan cada Lunes Santo con la cofradía. Acólitos, nazarenos, músicos, costaleros… mantienen la llama devocional hacia el señor del Soberano y la virgen de la Salud. “Somos más de 50 hermanos entre primos, sobrinos, nietos, bisnietos… La familia está completamente arraigada en San Gonzalo”.

Salud de San Gonzalo. Traslado a la catedral, octubre 2017 | Tomás Quifes.

Años de humildad

San Gonzalo nace en un contexto complicado. España sufría las consecuencias de la Guerra Civil y los nuevos vecinos del barrio León encontraron en la virgen de la Salud y en el señor del Soberano Poder su consuelo. Unos quince años después, Bienvenido Puelles comenzó a participar en la cofradía. Su madre se encargaba de realizar tanto su hábito como el de sus cuatro hermanos, una práctica que actualmente se está perdiendo. “Recuerdo ir a la hermandad con mi madre, quien se encargaba de hacer los trajes de monaguillos, de nazarenos… Tendría cuatro o cinco años. Las primeras veces que salí lo hice de nazareno pero después fui monaguillo delante del paso de palio hasta que me volví a vestir con la túnica”.

Además de los cinco hermanos, el resto de la familia Puelles Oliver se concentraba en un solo tramo, el cual era dirigido por Romualdo Oliver, primer secretario de la hermandad cuando ésta se fusiona con la sacramental. En los primeros años, al igual que el sábado camino de la catedral, Bienvenido participaba en el cortejo de la virgen de la Salud. “Mi tío Romualdo iba de diputado en un tramo de la virgen y junto a él salíamos toda la familia. Estamos hablando de finales de los sesenta y principio de los setenta”.

Primera cuadrilla de hermanos costaleros de la hermandad de San Gonzalo. En el margen inferior izquierdo aparecen Juan Vizcaya y Luis Ortega Bru. / hombresdediosbajolastrabajaderas.

La cuadrilla de hermanos costaleros, el punto de inflexión.

Con una sonrisa, Bienvenido Puelles recuerda cuando los hermanos de San Gonzalo, hoy más de 6.000, “cabían en un pañuelo”. Eran finales de los setenta y la hermandad no terminaba de despegar, de cuajar en una Semana Santa que se preparaba para sus años dorados. El boom que iba a revolucionar la fiesta sacra hispalense ya había llegado, las cuadrillas de hermanos costaleros. En San Gonzalo fue fundada por Juan Vizcaya y un grupo de jóvenes en 1976, un Lunes Santo en el que los pasos no pudieron adentrarse en Sevilla a consecuencia de la lluvia. El señor del Soberano y la virgen del Salud fueron refugiados en la Parroquia de la O. Aquella Semana Santa Bienvenido Puelles era uno de los manigueteros del misterio junto a su hermano Manolo.

Un año después se estrenó bajo el señor del Soberano, pero fue transitorio. Una vez formada la cuadrilla de la virgen de la Salud, fue costalero durante dos Semanas Santas de la dolorosa. Ahí se vivieron los momentos más duros de unos inicios complicados a la par que muy ilusionantes. “Fue muy ilusionante pero problemático porque éramos jóvenes; costaba trabajo encontrar costaleros. Se iba de manera muy precaria; de hecho, cuando el Lunes Santo volvía la virgen a la altura de la capilla de San Jacinto algunos costaleros del cristo se tenían que ir al palio para equilibrar las cuadrillas”, desgrana.

Posteriormente se adentra, por altura, en el misterio. Treinta y dos años llevando al señor del Soberano a su encuentro con Sevilla. Según cuenta, Juan Vizcaya (Al que Bienvenido Puelles le compuso la marcha ‘Requiem’ en el décimo aniversario de su fallecimiento) siempre soñó con ver el andar con cambios del misterio. Su repentina muerte le privó de disfrutar de ello en vida. Bienvenido Puelles, gran amigo del malogrado capataz, junto con Juan Antonio Álvarez apostó por ese estilo. Hoy tan alabado, pero que en aquel momento fue foco de críticas feroces. “Juan Vizcaya soñaba con el paso del izquierdo por delante, nos lo enseñó”, pero entonces “parecía un sacrilegio”, explica Puelles.

Actualmente, es un sello característico, inequívoco de San Gonzalo que se ha extendido, con algunos matices, a otras hermandades: “El desarrollo de la forma de mandar debajo de un paso es mía. Cuando Juan Vizcaya muere, simplemente se hacía cuando a un costalero se le ocurría; no se sabía ni en qué sitio ni el momento. Como la cuadrilla no se ponía de acuerdo pues surgió la idea de que alguien debajo del paso dijera “oído”, de que una persona interpretara el sentido de la música”.

Salud de San Gonzalo. Traslado a la catedral, octubre 2017 | Álvaro Aguilar

“Dios ha venido a vernos”

A partir de ahí el crecimiento de San Gonzalo fue exponencial. Se pasó de 300 nazarenos a los más de 1.000 de los años 90 hasta los 2.300 que recorren hoy las calles de Sevilla. Además, la corporación tuvo la oportunidad de construir la casa hermandad. Momento que para Bienvenido Puelles fue muy especial. “San Gonzalo vivió unos años convulsos con una gestora de la que salimos en 1984 con Alfredo Flores como hermano mayor, la mayoría éramos jóvenes y costaleros. La vida nos dio la oportunidad de comprar la casa hermandad y la construimos nosotros. Tiene un regusto de hermanos de mi generación”.

Si algo llama la atención en San Gonzalo es la cantidad de fieles que, al margen del Lunes Santo, acuden a cada culto tanto del Señor del Soberano como de la Virgen de la Salud. El recorrido por el barrio entre la multitud el pasado sábado fue una muestra más del cariño de los devotos. “La devoción del barrio es muy grande, es la que soporta a la hermandad. El Barrio León es pequeño, pero el barrio del Tardón, la barriada de los Ángeles, Santa Cecilia… todo lo que es la parte baja de Triana le tiene mucha devoción a San Gonzalo”, afirma Bienvenido Puelles.

Salud, salud de los enfermos. Como reza la salve dedicada a la dolorosa de Luis Ortega Bru, “Del enfermo, del que llora, del que sufre, del pecador, Esperanza Salvadora, Blanca Estrella radiante de luz”. A quienes se encomiendan a Ella. Hermanos que, como Bienvenido Puelles hace unos años, atraviesan por momentos delicados en su vida: “No deja de ser un punto de apoyo en momentos en los que zozobramos, cuando la enfermedad nos coge por el cuello; si no llega a ser por Ella sabe Dios si estaría viviendo estos momentos”.

Bienvenido Puelles es sólo un ejemplo de la labor desarrollada durante setenta y cinco años por una hermandad que fue humilde y que gracias al trabajo de sus hermanos ha encontrado la grandeza en un tiempo record. La coronación de la virgen de la Salud es el reconocimiento: “Ha venido Dios a vernos”. ‘Bienve’, como le conocen sus más allegados, no faltará a la cita con su Madre el próximo sábado día 14. Así ha sido durante toda una vida.

About Fran Delgado (136 Articles)
Entrevistas en De Nazaret a Sevilla. Periodista. Hermano de la Esperanza de Triana y el Gran Poder. Twitter: @unfrandelgado.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: