Últimas noticias

Estrella celeste y blanca

Una Tiza En La Barra

Virgen del Rocío | Hermandad Matriz de Almonte

Es la Virgen del Rocío

-estrella celeste y blanca-

la hermosura de la tierra

vestida de Inmaculada

 

Un horizonte de sueños

se han atrevido a nombrarla.

La historia de tantas vidas,

la vida de tantas cartas

que han llegado hasta el Rocío

para poder encontrarla.

Es el celeste del cielo

y el blanco de la Esperanza.

¡Qué testimonio más bueno

con su nombre en la garganta!

También las plegarias cuentan

Rosarios de luna al alba

mientras el sol se le acerca

y con sus rayos besarla.

En sus ojos, las estrellas

son el silencio que ata

las cosas que dan los buenos

cuando por Ella se pasa.

Una oración desde el suelo

donde en la verja se escapa

un pedir que no es pedir

porque siempre se da gracias.

En la altura, el tamboril

a los ángeles reclama.

Amanece en las pupilas

de la inocencia sagrada.

Y al mirarla se traduce

en la verdad que traspasa

todo aquello que conoces,

todo aquello que le hablas

mientras caminas despacio

por las arenas del alma.

Las perlas harán de brújula,

el oro y las flores blancas

serán la guía perfecta

para verla cara a cara.

 

Es la Virgen del Rocío

-estrella celeste y blanca-

la hermosura de la tierra

vestida de Inmaculada

 

En la arena se durmió

el Niño junto a las nanas

que el Rocío le canto

mientras su manto tocaba.

Hubo tiempo de soñar,

de cogerla y abrazarla

y así se hizo de día

y ahora son las sevillanas

quienes despiertan del sueño

a la vida que esperabas.

Si rezo y también te llora.

Si el silencio me desarma.

Si haces que el tiempo pare…

¿Dónde dejo mis palabras?

Si eres todo lo que tengo.

Si eres vida y Esperanza.

Si eres el amor divino…

¿Cómo llego hasta tus plantas?

¡Qué despierte el pastorcito

a los sones de la nana

de aquellas viejas verdades

que se quedaron marcadas!

Y así la Virgen te da

ese beso que añoraba.

Y así la Virgen nos dice

lo que no dije en palabras:

“Dejadme a mi vuestras vidas.

Dejadme a mi vuestras zarzas,

vuestras penas, los dolores,

la enfermedad, la tardanza

de ese niño que no llega,

de esas cosas que te callas.

Yo vengo a cargar contigo,

a que me hables sin calma,

a que me llores, me pidas,

te desahogues sentada

en un banco de la Iglesia

cuando me miras la cara.

Yo vengo a curar tus cosas,

a quedarme con las malas,

y a convertirte en mi hijo

lleno de Luz y esperanza.

Y antes de Navidad

en la carreta de plata

la verdad que fue invisible

desde Sevilla y Triana

ha llegado a las marismas

donde la vida se para.

Porque el Ángel se anunció

donde nadie lo esperaba

y sin Almonte saberlo

la vistieron de mañana…

 

Y es la Virgen del Rocío

-estrella celeste y blanca-

la hermosura de la tierra

vestida de Inmaculada

About Álvaro Carmona (13 Articles)

Opinión. Podólogo, poeta y redactor de ‘El Programa’ de Ondaluz Sevilla. Hermano de San Benito, Dulce Nombre de Bellavista, Pastora de Santa Marina, Araceli, Cabeza y Asunción de Cantillana. Twitter: @alvcarlop

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: