Últimas noticias

Rojas Marcos: “Voy a intentar que los devotos noten el sentimiento del costalero de la Macarena”

Entrevistas

José María Rojas Marcos, capataz general de la Hermandad de la Macarena.

Capataz de hermandad. Así se define José María Rojas Marcos (Sevilla, 30/10/1956), nuevo capataz de la Hermandad de la Macarena, cargo que ejerce en el Amor desde el año 2002. Criado en la corporación del Domingo de Ramos, formó parte de las primeras cuadrillas de hermanos costaleros del Cristo del Amor, 1975, y del Señor de la Sentencia, 1977, ambas comandadas por Luis León. El primer hermano capataz de Sevilla es una figura clave para Rojas Marcos, puesto que León confió en su persona para desempeñar dicho cargo junto a él.

Como lo fue su maestro Luis León, Rojas Marcos ya es capataz de sus dos hermandades. Después de 43 años de experiencia, le ha llegado el sueño de comandar el palio del que fue costalero hasta 2007, el joyero de la Virgen de la Esperanza Macarena. Con ustedes, José María Rojas Marcos, un hermano capataz.

Como hermano y costalero durante 31 años de la Hermandad de la Macarena, ¿qué supone para José María Rojas Marcos ser capataz de la Esperanza?

Una emoción tremenda. Estoy en una nube, es un sueño, nunca me lo hubiese podido imaginar. Todavía no me lo creo. La ilusión es tremenda. Al estar muy integrado en la cuadrilla, palpo que la gente está muy contenta por mi persona. Ahora vamos a intentar que todos estemos a gusto y disfrutemos.

Entiendo por sus palabras que la noticia le sorprende.

Claro. ¿Cómo se va a esperar uno que lo nombren capataz de la Macarena? Siempre ha existido el rumor, mucha gente me comentaba: “¿Tú cuándo vas a ser capataz de la Macarena?”, debido a la unión que tenía con la cuadrilla. Pero una cosa es que te lo comenten por la calle y otra es que te llegue el nombramiento. Me cogió por sorpresa, no tenía la cabeza hecha a eso.

Al margen de la Macarena, la del Amor es su hermandad por tradición familiar, ¿no?

Mi hermandad por tradición familiar es la del Amor, pertenezco a la tercera generación: mi abuelo era hermano y mi padre fue miembro de junta durante más de 40 años. Entonces, yo vivía la hermandad diariamente. Digamos que es la corporación familiar, todos mis hermanos, mi madre, mis sobrinos… son de la hermandad. Mi padre también era hermano de la Macarena, al igual que lo son todos mis hermanos.

«Lo tengo clarísimo: después de 40 años, el 100% de las hermandades deberían tener capataces de su propia hermandad y gente formada en las corporaciones para no tener que buscar a nadie de fuera»

Esperanza Macarena, besamanos 2017 | Francisco Santiago

¿Cree que ese perfil de hermano capataz y, por ende, de hermandad ha sido clave para ser elegido para dicho cargo en la Macarena?

Ese perfil es el que siempre he defendido, pero desconozco en qué se ha basado fundamentalmente la junta de gobierno. Mi concepto, primero como costalero y después como capataz hermano, lo tengo clarísimo: después de 40 años, el 100% de las hermandades deberían tener capataces de su propia hermandad y gente formada en las corporaciones para no tener que buscar a nadie de fuera. De manera que una vez que se prescinda del capataz se le pueda sustituir por alguien de la confianza de la hermandad. Es la inercia que debería buscarse. ¿Si han buscado ese perfil en la Macarena? Pues no lo sé, lo que sí es cierto es que yo siempre he permanecido muy ligado a la cuadrilla.

Se lo pregunto ya que uno de los objetivos de la corporación es que el costalero haga hermandad, que participe de ella.

Claro, eso lo viene repitiendo José Antonio Fernández Cabrero desde la campaña electoral. Así se lo he transmitido a los costaleros. El costalero no puede tener solo ese papel; es decir, ensayar, salir en la Madrugada y hasta el año que viene. Vamos a intentar que eso no sea así. El hermano mayor no se refiere exclusivamente al costalero, sino a todos los colectivos de la hermandad. Cualquier hermano sabe que tiene las puertas abiertas de la Macarena, todos son necesarios. Intentaremos buscar las vías para que el costalero aporte su granito de arena en los quehaceres de una hermandad.

Ya se han igualado ambos pasos: ¿cómo ha sido la primera toma de contacto con las cuadrillas?

Maravillosa con los dos pasos. La verdad es que hay una ilusión tremenda, el ambiente que ha habido en los dos días ha sido magnífico. En ese sentido, me he llevado una sorpresa muy agradable porque siempre que hay un cambio no sabes cómo te van a recibir. La gente me ha acogido con mucho cariño. Las modificaciones en cuanto a costaleros van a ser las lógicas que hay cada año; es decir, pocas.

En 1977 comienza su vinculación como costalero en la Macarena.

En el año 1977 entró a formar parte de la cuadrilla de la Hermandad de la Macarena. Venía del Cristo del Amor con Luis León, que era quien se iba a encargar del misterio de la Sentencia. En aquellos tiempos había una escasez de costaleros tremenda, por lo que Luis León necesitaba costaleros y nos fuimos con él. Todos éramos chavales de 17, 18 y 19 años.

¿Qué recuerda de aquellos años?

Fueron unos años maravillosos -exclama-. Tanto como costalero del Señor de la Sentencia como de la Virgen de la Esperanza. Ha sido una experiencia maravillosa, es lo que le estoy transmitiendo a los costaleros. Estoy convencido de que ellos habrán experimentado vivencias únicas. Lo que yo viví debajo de los pasos lo tengo grabado a fuego en mi cabeza, me acuerdo muchísimas veces de una gran cantidad de momentos y me gustaría que la gente experimentase las sensaciones que yo he tenido. Son vivencias que te dan fuerzas para toda la vida.

«Cada paso tiene sus peculiaridades y es muy bonito que lo mantengan. En muchas hermandades hay que recuperar un sello que se ha perdido, puesto que actualmente el andar es muy uniforme»

Luis León, capataz histórico de la Macarena.

Luis León es una persona fundamental en su formación como costalero y capataz: ¿qué significa para usted?

Para mí es el referente absoluto, gracias a él soy capataz. No le quepa la menor duda. Si a él no se le ocurre sacarme de debajo del paso… En esa época no estaba en mi pensamiento, no tenía ningún interés. Era costalero y así me hubiese quedado. Luis León pensó en mí, seguramente seré el costalero que más horas ha trabajado con él. Era una persona muy especial, tenía una gran capacidad para transmitir al costalero sus vivencias, sus sentimientos, su forma de entender sus dos hermandades… Eso ha marcado a mucha gente, no sólo a mí.

Gracias a él tiene tan arraigado el concepto de hermano capataz.

Totalmente. Luis León fue un valiente, se tuvo que “enfrentar” a los profesionales. Él fue el primer hermano capataz realmente que dio la cara. Es cierto que le ayudó mucho Manolo Santiago, que era capataz profesional. Él también apostó por los hermanos costaleros. Ese binomio Luis León-Manolo Santiago fue trascendental para la transformación de las cuadrillas. Ambos estuvieron muy unidos en esos años, Luis aprendió mucho de Manolo, él siempre decía que era su maestro.

Otro capataz importante en la Semana Santa de Sevilla y en la Macarena es Antonio Santiago, ¿le hubiese gustado contar con él en su equipo?

Es mi hermandad, no es mi equipo. Con Antonio Santiago voy al fin del mundo, a donde haga falta, no tengo ningún problema con él. De hecho, mantenemos una magnífica relación. Más que equipo, es una cuestión de hermandad y estamos para servirla. ¿Qué quieren contar con nosotros y uno tiene disponibilidad? Pues hacia delante. Con Antonio Santiago no hubiese tenido ningún problema.

¿Necesita el palio de la Macarena un andar más alegre?

Los comentarios que hay sobre la posibilidad de que el andar del palio de la Macarena sea más alegre no son nuevos. Llevamos muchos años escuchando a la gente diciendo que tendría que tener un punto más de “alegría”. ¿Qué es la alegría? Sabemos cómo andan los pasos de palio en Sevilla y es un trabajo en sí del costalero, es quien transmite al palio sus sensaciones y sus sentimientos. Hay personas a las que les gusta el paso tal y como va ahora, depende del gusto. Ahora, es indudable que en el andar se pueden modificar algunas cosas: en el momento que abras más el compás, que le des más cintura… Voy a trabajar en mi forma de entender lo que yo he vivido como costalero. Es decir, voy a procurar que el público, que la gente note el sentimiento del costalero de la Macarena, que tiene que ser alegre y debe poseer esa capacidad de transmisión. Recuerdo que debajo del paso había momentos de éxtasis en los que contagiamos a los devotos. La gente disfrutaba.

Otro de los fines de la hermandad es adelantar la entrada de la cofradía en una hora, ¿es posible?

Oficialmente no se nos ha informado aún, pero es cierto que Fernández Cabrero lo ha comentado en repetidas ocasiones. Ellos tienen que estudiar horarios, ponerse de acuerdo con los distintos estamentos y, posteriormente, plasmarlo sobre el papel. Nosotros estamos al servicio de la hermandad y sabemos que los pasos andan, por eso no hay problema. ¿Qué se puede recortar? Perfecto, no hay ningún problema, los pasos se van a adaptar a lo que la hermandad pida.

«El costalero siempre ha sido una persona humilde, a la que no se le veía y que realizaba un trabajo oculto. Ahora es todo lo contrario, hay costaleros que están más pendientes de que lo vean por la calle, incluso van señalándose»

Es usted capataz de dos cofradías tan distintas.

Claro, así es nuestra Semana Santa. Cada hermandad tiene su sello, a muchas cofradías se las identifica perfectamente por su andar en la calle. No todas tienen que ser iguales, cada paso tiene sus peculiaridades y es muy bonito que lo mantengan. En muchas hermandades hay que recuperar un sello que se ha perdido, puesto que actualmente el andar es muy uniforme. O el tema de las chicotás, que parece que estamos en un concurso para ver quién aguanta más tiempo. Habrá que corregir muchas cosas que hemos hecho mal los hermanos costaleros.

Fue parte de la evolución de las cuadrillas de profesionales a hermanos costaleros: ¿qué cuota de culpa tuvo, ha tenido y tiene ese hecho en lo que es hoy la Semana Santa de Sevilla?

Es el cambio más importante que ha habido en la Semana Santa de Sevilla en los últimos 40 años. No sólo en el andar de los pasos, sino en el concepto de hermandad, ya que estamos viendo la influencia que tienen las cuadrillas de hermanos costaleros en muchas decisiones que se toman en las corporaciones. También les ha ayudado a crecer e, incluso, muchos miembros de junta han pasado previamente por debajo de los pasos. Por otro lado, al costalero hay que tratarlo como un hermano más, no hay que establecer diferencias. Es decir, no hay que utilizarlo, no hay que presionarlo para la toma de decisiones en la hermandad porque se te puede volver en contra.

Surge por la escasez de costaleros.

Sí, después de la época dorada de los capataces profesionales, como Rafael Franco o Salvador Dorado, muchas cuadrillas se resienten y hay años en los que hay una precariedad de costaleros importante en algunas hermandades. Se hacía evidente que el cambio era necesario, pero era una modificación muy difícil de aplicar porque ser costalero estaba mal visto. En aquella época se tiró de la gente que estaba muy cercana a las hermandades; es decir, los hijos de las familias de la hermandad y los amigos de éstos. Por ejemplo, la edad media de las cuadrillas era muy baja, la del Amor era de unos 22 o 23 años.

De la necesidad al ‘boom’ del costal: ¿positivo o negativo?

Es negativo, se nos ha ido de las manos. Hay hermandades que sí necesitan cuadrillas, pero hay otras que no. De hecho, lo vemos en la calle, donde a veces hay más costaleros fuera del paso que dentro, y eso hay que cuidarlo porque forma parte de la imagen de la cofradía. La masificación está desfasada, en muchas hermandades se ha perdido el control.

En este sentido, ¿ha adquirido el costalero un excesivo protagonismo?

Totalmente. El costalero siempre ha sido todo lo contrario, una persona humilde, a la que no se le veía y que realizaba un trabajo oculto. Ahora es todo lo contrario, hay costaleros que están más pendientes de que lo vean por la calle, incluso van señalándose. Cuando nos encontramos en la calle, la hermandad está en protestación de fe, por lo que el comportamiento de los costaleros fuera del paso debe ser ejemplar, tiene que pasar desapercibido. Somos hermanos que estamos con el Señor en la calle, y así se lo intento transmitir a los costaleros.

«El ‘boom’ del costal es negativo, se nos ha ido de las manos. La masificación está desfasada, en muchas hermandades se ha perdido el control»

Sentencia, Macarena. Madrugá 2017 | Francisco Santiago

Muchas voces creen que la solución de la Semana Santa podría estar en que los pasos anden más, ¿qué le parece?

Estoy totalmente de acuerdo. Lo bonito es que es un paso ande, es bonito verlo andar. Es cierto que, en un momento dado, un palio puede dar una chicota sobre los pies, pero como algo excepcional y no como la norma. Igual que con las vueltas que duran más de una marcha, cuando hay que iniciarlas con la composición y que te sobre parte de la misma al salir. No me gustan las vueltas eternas, no es lo que busco.

El Domingo de Ramos es una de las jornadas más complicadas, ¿cómo lo sufre la cofradía del Amor?

Todo nos influye, sobre todo el retraso horario. Es una pena que la cofradía pase, como ocurre muchos años, por carrera oficial, especialmente los palcos y la Avenida, con poquísimas personas. Es una tristeza. Si ganásemos los 45 minutos que hay de retraso todos los años, cambiarían mucho las cosas. Es un tema de muy difícil arreglo, esperemos que algún día se lleguen a acuerdos lógicos. Además, nuestra cofradía no es fácil verla porque discurre por calles complicadas.

Por último, ¿qué significa la Macarena para José María Rojas Marcos?

La Macarena es la imagen a la que le rezo diariamente, en los momentos de alegría, de necesidad, de sufrimiento, de gozo… Es a la que le doy gracias, a la que le pido. Igual que al Cristo del Amor o a la Virgen del Socorro, son las devociones que yo tengo en mi cabeza. Tanto para lo bueno como para lo malo me acuerdo de Ella. La Macarena me ayuda en todo. Además, mis sentimientos intento transmitírselos a la gente.

About Fran Delgado (196 Articles)
Entrevistas en De Nazaret a Sevilla. Periodista. Hermano de la Esperanza de Triana y el Gran Poder. Twitter: @unfrandelgado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: