Últimas noticias

Marcelino Manzano: “El problema más grave de la Semana Santa de Sevilla es la secularización”

Entrevistas

Marcelino Manzano, delegado diocesano de hermandades y cofradías de Sevilla.

Cumple tres años y medio al frente de la delegación diocesana de hermandades y cofradías de Sevilla. Marcelino Manzano, que además es párroco de San Vicente, es el principal nexo de unión entre la Iglesia hispalense y las hermandades de la ciudad. Cofrade de cuna de San Roque y San Benito, Manzano piensa que la pérdida paulatina de raíces cristianas de la Semana Santa de Sevilla trae consigo todos los males de la fiesta.

Marcelino Manzano asegura que falta medida en los cultos externos de las hermandades; ve lógica la proliferación de coronaciones canónicas; y, entre otros temas, no cierra la puerta a que en un futuro haya cofradías que realicen estación de penitencia a la catedral en el Sábado de Pasión. Con la sinceridad y la naturalidad que le caracterizan, Marcelino Manzano repasa la actualidad cofrade.

Lleva unos tres años y medio al frente de la delegación diocesana de hermandades y cofradías, ¿cómo definiría el cargo?

Es un cargo de gran responsabilidad porque las hermandades son una parte muy importante de la archidiócesis de Sevilla. Un puesto que tiene numerosa carga de trabajo, pero que te llena de una gran cantidad de satisfacciones y de momentos preciosos que se viven con las hermandades. Las corporaciones tienen un gran poder de evangelización, y eso te reconforta. En estos tres años he tenido muchísimos más pros que contras. Es cierto que la carga de trabajo te cansa a nivel físico y psicológico, pero la gracia de Dios se manifiesta muchísimo más.

Hace un par de semanas se celebró el viacrucis de Sevilla. ¿Le extraña que algunos cofrades se hayan sorprendido del comportamiento, del buen hacer que tuvo la Hermandad de los Dolores de Torreblanca?

No me sorprende en el sentido de que Sevilla es compleja, hay gente para todo. Y es normal que hubiese un poquito de desconfianza por parte de algunas personas. Aquellas que no conocían a la Hermandad de Torreblanca. El viacrucis de Sevilla también sirve para eso, para que la generalidad de los cofrades conozcan de forma más cercana a una hermandad, ya que la corporación nos presta su imagen para que todos hagamos el viacrucis. En ese sentido, hay una implicación mutua; es decir, la hermandad se da a los cofrades y éstos se abren a la corporación. Así, se producen descubrimientos como el de Torreblanca. Yo no tenía ninguna duda de que el viacrucis de Torreblanca iba a ser modélico.

Fue fantástico, ¿no?

Sí. Fue fantástica la participación de los hermanos, la preparación espiritual previa del viacrucis, la organización, la compostura, la disposición de las andas… La Hermandad de los Dolores de Torreblanca dio muestras de una gran madurez. Incluso los traslados privados del Cautivo se hicieron con una discreción enorme. La participación en la misma catedral también fue grande. Estoy encantado con el viacrucis.

Es decir, no escaseó el público en las naves de la catedral.

Fran, quienes escriben que hay poco público en la catedral son personas a las que no veo nunca durante el viacrucis. Es cierto que hay viacrucis que tienen más o menos público, pero nunca he visto poca gente en el rezo. Este año es que el acompañamiento ha sido extraordinariamente grande. Había muchísima gente en la catedral. ¿Qué no es como el Gran Poder? Claro, es que Gran Poder sólo hay uno. Siempre estoy contento con el número de fieles que participan en el viacrucis, este año más si cabe. Y me remito a preguntarle al que ha estado en la catedral; ese es el mejor testimonio. También es relativo determinar si hay mucha o poca gente, es complicado dar una referencia en la catedral. Además, los frutos espirituales son difíciles de medir, pero yo creo que el Cautivo ha tocado el corazón de muchísimos cofrades. Dicho lo cual, el tema del formato y de la jornada del viacrucis está cerrado por parte del Consejo.

Se han popularizado mucho los viacrucis externos en las hermandades de Sevilla: ¿cree que se cumple con el sentido real de este rezo?

No he conocido de primera mano muchos viacrucis. Sé que se están haciendo muchos y es un instrumento muy válido para la piedad popular. La Iglesia lo estima. Depende de que la hermandad lo prepare realmente y de que ponga las condiciones y los medios para que haya recogimiento y se puedan escuchar las distintas estaciones adecuadamente. Es decir, para que haya un aprovechamiento espiritual. Creo que las hermandades son conscientes de eso y, por lo tanto, lo están haciendo. Me parece positivo que las corporaciones se vayan agregando a este culto siempre que el viacrucis se haga de forma de adecuada.

«La mesura también es relativa, nueve salidas extraordinarias en 600 hermandades, quizá, estén dentro de la medida. Lo que está claro es que la Iglesia ni prohíbe las salidas extraordinarias ni está en contra de ellas»

El Señor Cautivo ante Pilato en el viacrucis de Sevilla. / Álvaro Iglesias.

Ha afirmado en repetidas ocasiones que hay falta de mesura y de medida en las salidas extraordinarias, ¿lo sigue pensando?

Sí, al igual que también hay que tener mesura con los viacrucis externos. Las normas diocesanas o las propias reglas de las hermandades ya regulan las salidas extraordinarias, pero dentro de ellas siempre hay que pedir mesura. Por ejemplo, se puede conceder una salida extraordinaria, pero tiene que hacerse con mesura en los horarios, en las formas… En este sentido, la Iglesia siempre tiene que estar ojo avizor porque todos somos muy dados a desmedirnos.

Pues llegan un final de 2018 y un 2019 muy extraordinarios. 

Actualmente, en la archidiócesis de Sevilla hay programadas nueve salidas extraordinarias y, quizá, se sume alguna más. Es decir, hay muchas, sí. Y en 2019 también se van a realizar unas cuantas. Estas salidas están siendo concedidas en base a unas normas diocesanas que buscan la mesura. ¿Qué es lo que ocurre? Que somos 600 hermandades. La mesura también es relativa, nueve salidas extraordinarias en 600 hermandades, quizá, estén dentro de la medida. Lo que está claro es que la Iglesia ni prohíbe las salidas extraordinarias ni está en contra de ellas. Ahí está la prueba. Son oportunidades que hay que hacer y me consta que se preparan bien por parte de las hermandades. Lo importante es que calen en los fieles.

Y una coronación canónica al año, ¿le parece excesivo?

Es un criterio del arzobispo y me parece mesurado. Es que Sevilla es muy mariana, es que hay muchas imágenes de la Virgen que tienen una gran devoción. No es raro que haya tantas coronaciones canónicas, en Sevilla se quiere mucho a la Virgen María. Lo importante es que purifiquemos ese amor y que tenga un compromiso evangélico. Esta circunstancia, quizá, se entienda mejor desde fuera que desde la propia ciudad. Además, hay muchas peticiones que se valoran y que no se conceden. Se pondera el apostolado mariano que se realice; es decir, cómo se difunde la devoción hacia la Virgen.

Entonces, no cree que se desprestigie este rito litúrgico.

Yo creo que no. Al contrario. Ojalá haya más coronaciones canónicas, señal de que se quiere aún más a la Virgen María.

Se rechazan viacrucis, rosarios, traslados, etc.: ¿entiende que haya hermandades que se sientan injustamente tratadas?

No entiendo que haya hermandades que se sientan tratadas injustamente, porque siempre explicamos las razones. Todas las peticiones se valoran y se explican. No sé qué debate puede haber. Tengo la impresión de que se opina sobre traslados que están regulados por las reglas de las propias hermandades. Por ejemplo, el caso de la Hermandad de las Aguas, corporación que tiene recogido en sus reglas que se traslada a un templo mayor. Invito a las hermandades a que lo incluyan en sus reglas, no a que lo hagan esporádicamente; es decir, al arbitrio de lo que piense una junta de gobierno determinada, sino que los hermanos lo pongan en sus reglas y se exponga a la consideración de la autoridad eclesiástica. Así que no entiendo que haya hermandades que se sientan injustamente tratadas.

¿Qué le parece el nuevo Martes Santo?

La carrera oficial es un tramo de calle de Sevilla de obligatorio paso para las cofradías, con el fin de organizar la circulación de las mismas en un ámbito pequeño de espacio como es el centro de la ciudad. Con lo cual, ese espacio que distribuye ordenadamente tanto a los cortejos como al público puede estar antes o después de la catedral. Quizá, en un futuro hay que prolongar la carrera oficial más allá de la catedral. Habrá que hacer lo que sea necesario, lo importante es que se haga estación de penitencia a la catedral. ¿Qué nos parece extraño el nuevo Martes Santo? Pues sí, tengo esa sensación. Pero si es necesario y no se vulnera ni las reglas ni la espiritualidad de la estación de penitencia, no hay ningún problema.

¿Con qué ojos ve Marcelino Manzano la posible reestructuración de la Semana Santa de Sevilla?

Siempre veo bien cualquier cambio que sea beneficioso para las cofradías y para la seguridad. Lo único que es intocable es que se debe realizar la estación de penitencia a la catedral. Si se llega a un acuerdo en los itinerarios y en los horarios y es beneficioso para la Semana Santa, pues bendito sea Dios.

«Es que Sevilla es muy mariana, es que hay muchas imágenes de la Virgen que tienen una gran devoción. No es raro que haya tantas coronaciones canónicas, en Sevilla se quiere mucho a la Virgen María»

Salud Coronada de San Gonzalo, procesión de regreso 2017 | Baltasar Núñez

Tras muchos años de esfuerzo y reuniones, parece que se ha encontrado la solución de la Madrugada: ¿faltó solidaridad entre las hermandades anteriormente?

Siempre veo solidaridad en las hermandades, lo que ocurre es que la Madrugada es una jornada muy compleja. A veces, no es fácil llegar a esas soluciones, y no por falta de solidaridad, sino porque requiere mucho esfuerzo. También depende mucho de las personas. En este caso, estoy muy agradecido a las hermandades de la Madrugada, que están haciendo un esfuerzo muy grande para que la jornada salga adelante.

¿Cree que en un futuro veremos a hermandades haciendo estación de penitencia a la catedral en la jornada del Sábado de Pasión?

Puede ser, yo no lo excluyo. Habrá que ponderar muchas cosas. Quizá, no todas las hermandades son susceptibles de que puedan ir a la catedral el Sábado de Pasión. Por eso quiero romper una lanza en favor de las corporaciones que no van a la catedral en el sentido de que su estación de penitencia no es de segunda categoría. Lo importante es hacerlo con sentido de fe. Puede ser que en un futuro haya cofradías que realicen estación de penitencia a la catedral en el Sábado de Pasión. Desde el punto de vista litúrgico, no hay ningún problema. El cabildo catedralicio creo que tampoco pondría impedimentos. No lo excluyo; por ejemplo, cuando yo era joven, era impensable que hubiese nazarenos antes del Domingo de Ramos. Pues ahora los hay y lo vemos como algo natural.

Parece que es la solución más factible para que se incorporen hermandades de ‘vísperas’ a la nómina de la Semana Santa de Sevilla.

En lo que yo entiendo, creo que los días de la Semana Santa están muy saturados. No sé si cabe alguna cofradía más. Que las hermandades de ‘vísperas’ hicieran sus estaciones de penitencia a la catedral el Sábado de Pasión podría ser una solución.

Algunas hermandades tienen conflictos internos, ¿cómo trabaja la Iglesia en este sentido?

Con mucho acompañamiento, con mucho contacto personal, con mucha oración y sentándonos a dialogar. Trabajando de forma discreta, que en estos casos es lo mejor. Hay gente que tiene la sensación de que no se hace nada y es una percepción errónea. Tampoco estamos para contar lo que hacemos cada día. Lo que le puedo asegurar es que los directores espirituales, el delegado de asuntos jurídicos, el delegado de hermandades, las juntas de gobierno y los hermanos echamos muchas horas para solucionar los conflictos internos que surgen. Es uno de los temas que más nos preocupan porque la falta de fraternidad es un anti-testimonio en la hermandad. Y el mal hace más ruido que el bien. Numéricamente, los conflictos internos en las hermandades son escasos, pero con que haya uno, ya es una preocupación.

¿Le preocupa que se vea a la Semana Santa más como un escaparate de pasos que como una fiesta religiosa?

Sí, me preocupa mucho; ese es el problema más grave de la Semana Santa. El problema más grave de la Semana Santa no es ni la masificación ni la seguridad, sino la secularización. A raíz de ahí, vienen el resto de males. Por la pérdida de la identidad cristiana, religiosa y espiritual de las cofradías. En ese sentido, estamos luchando. Las primeras, las hermandades, que tienen mucho interés en crecer en el culto y en la formación.

¿Cómo se ‘pelea’ para que pondere más lo religioso que el alto valor artístico, por ejemplo?

Viviendo la vida de hermandad y cumpliendo las reglas, ahí está todo. La vida del culto, la espiritual, la fraternidad… En definitiva, viviendo la vida de hermandad con coherencia y abriendo la corporación a los demás. Así, se impregna de las vivencias cristianas la hermandad. Por eso es tan importante el día a día de una corporación: las misas semanales, los cultos, la formación, la fraternidad, las convivencias, etc. Y claro que la Semana Santa tiene un componente cultural, que debe ser un vehículo para la fe y la evangelización.

¿Es un fenómeno reciente o viene desde hace décadas?

Es un fenómeno creciente, la secularización está afectando a toda la Iglesia. Lo dice el papa Francisco, lo comentó Benedicto XVI y ya lo afirmó san Juan Pablo II. Este fenómeno de la pérdida de las raíces cristianas nos afecta a todos. Esa secularización se debe evitar en la vida interna de la Iglesia y, por lo tanto, de las hermandades. Es el gran peligro.

«Puede ser que en un futuro haya cofradías que realicen estación de penitencia a la catedral en el Sábado de Pasión. Desde el punto de vista litúrgico, no hay problema. El cabildo catedralicio creo que tampoco pondría impedimentos»

Misterio de la Milagrosa. / Fran Santiago.

Cuando comenzó en el cargo, tenía el problema de las asociaciones civiles, ¿en qué punto se encuentra dicha cuestión?

Estamos trabajando y se están consiguiendo algunos frutos. Es cierto que en algunos casos es más complicado. Estamos avanzando con diversas asociaciones que se han integrado en sus parroquias y con otras que lo van a hacer en breve. Hago un llamamiento a todos estos grupos para que, en la medida de lo posible, intenten integrarse en la vida parroquial. Hay veces que es más complicado, no podemos obligar a un párroco a que acoja a una hermandad en su parroquia. Bien llevado, creo que es una oportunidad para las parroquias. Actualmente, unas cuatro asociaciones civiles se han integrado en la Iglesia o están en proceso de hacerlo.

¿En qué punto hacia el camino de hermandad se encuentran las agrupaciones de San Jerónimo y del Polígono Sur?

Progresan adecuadamente. Estas cosas no se pueden medir, depende del tiempo de Dios. Las dos agrupaciones están trabajando bien y tienen paciencia en el camino de conversión hacia hermandad. Van caminando.

Por último, ¿qué mensaje le gustaría transmitir a los cofrades de cara al final de la Cuaresma?

Que aprovechen estos días de Cuaresma para crecer en la oración, en el amor a Jesucristo, en la conversión de los pecados; que la estación de penitencia sea una culminación de este tiempo cuaresmal; que aprovechemos para acércanos más a Jesucristo, que Él nos espera con los brazos abiertos. Así, nuestra estación de penitencia será una vivencia plena del misterio de Cristo en su pasión.

About Fran Delgado (198 Articles)
Entrevistas en De Nazaret a Sevilla. Periodista. Hermano de la Esperanza de Triana y el Gran Poder. Twitter: @unfrandelgado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: