Últimas noticias

Semana Santa al revés

Más allá del Martes Santo o ‘Santo Martes’, vivimos una Semana Santa al revés. No sé cuándo ni cómo se dio la vuelta ni tan siquiera el por qué.
Hoy es más importante mirar la Semana Santa a través del teléfono (paso de delante y banda tocando) a disfrutar de todos los detalles que ofrecen las hermandades en la calle. Es al revés totalmente. ¿Para qué quieres un vídeo mal hecho en vez de un recuerdo memorable de los que se hablan en tertulias cofrades con los amigos?
Es al revés, porque hoy, los que van debajo, delante y detrás son más importantes que los que van arriba. Por si no nos habíamos  enterado, arriba de los pasos van los titulares, Dios y su Madre, la Virgen. Eso supera siempre a cualquier cuadrilla, banda (pague o no pague) o personal con vara dorada. Sin ellos, esto no tiene sentido y es totalmente al revés, si piensas lo contrario.
Sigue siendo al revés que el público se siente en sillas de plástico (mesa y cachimba incluida), ‘sillitas’ y otros utensilios mientras esperan una hermandad. La Semana Santa merece el respeto hacia los cofrades y hacia las cofradías. El comportamiento es totalmente al revés si te crees el dueño de la calle, comes cual domingo en Chipiona en calle Pureza y encima, crees que lo haces bien. ¿Dónde enseñan esas cosas?
Es al revés que no nos entendamos. Que las hermandades (entidades nacidas y pertenecientes a la Iglesia) busquen en muchas ocasiones su propia conveniencia en cuanto a horarios, pareceres y hasta en importancia. Porque es al revés, si somos cristianos, lo que se manda es buscar un bien común.
Es al revés que se multe a periodistas por hacer su trabajo. ¿Y las personas que no pueden acudir? Si falla todo lo de arriba, el protagonista es alguien que viene de fuera seguramente pensando que esto es Pamplona en pleno julio y no. En todo caso, pamplina.
Al revés está el encontrarte una Iglesia cerrada cuando toca en los días más grandes de Sevilla. Al revés está que la seguridad sea la palabra clave de esos días y no: fe, devoción y sentimiento.
Al revés es que no haya público en la Madrugada. Y eso duele, tela.
Están al revés tantas cosas que cuando toque ponerlas en su sitio alguien vendrá con vallas, luces y sonido ambiente. O no. Del revés las cosas se tergiversan, se maltratan y acaban muriendo.
Si amamos la Semana Santa aun estando del revés…¿Te imaginas cómo sería verdaderamente? La cuenta está en la barra.
About Álvaro Carmona (42 Articles)
Opinión. Podólogo, poeta y redactor de 'El Programa' de Ondaluz Sevilla. Hermano de San Benito, Dulce Nombre de Bellavista, Pastora de Santa Marina, Araceli, Cabeza y Asunción de Cantillana. Twitter: @alvcarlop

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: