Últimas noticias

La Virgen de la Hiniesta, protectora de Sevilla

En la imagen, la Virgen de la Hiniesta Gloriosa.

La Virgen de la Hiniesta Gloriosa ha sido la protagonista de la apertura del período de Glorias. Tras presidir el pregón letífico en el altar del jubileo de la catedral, la imagen neogótica ya descansa en el Sagrario de la seo metropolitana a la espera del Corpus, cuando será trasladada a su altar en la plaza de San Francisco. De esta forma, Sevilla, en cierta manera, ha reconocido la importancia histórica de una advocación que durante siglos fue, junto al Cristo de San Agustín, la gran devoción de la ciudad.

Presente en Sevilla desde finales del siglo XIV, la Virgen de la Hiniesta guardó desde un principio una relación muy especial con la ciudad. De hecho, participó en numerosas procesiones en rogativas por el pueblo sevillano. Así se explica su patronazgo. Tal era el cariño que la capital le tenía que, en una etapa complicada para la hermandad, la corporación mantuvo el culto a la imagen por encima de la estación de penitencia. Algo impensable hoy día.

Tras perderse en el incendio que sufrió la parroquia de San Julián en 1932, la Virgen de la Hiniesta Gloriosa ha llegado hasta nuestros días reflejada en la talla que gubiase en 1945 Castillo Lastrucci. Una imagen que preside su altar del Corpus desde 1965 y que fue coronada, reconociendo la importancia histórica de su advocación, en 1974.

Fuente de esperanza para Sevilla

La historia de la Virgen de la Hiniesta Gloriosa comienza en 1380, cuando el caballero aragonés Mosen Per de Tous trae a la imagen primitiva a Sevilla. “La Virgen preside la capilla de la cabecera de la nave del evangelio de San Julián, donde Per de Tous construyó su capilla funeraria familiar, en 1380”, narra Francisco Ros, teniente de hermano mayor de la Hiniesta. Según cuenta la leyenda, el noble se encontró en Cataluña a la Virgen en unas retamas de Hiniesta (de ahí viene su advocación) con una inscripción que indicaba su procedencia sevillana: “Per de Tous, persiguiendo a una perdiz, se refugió en unas retamas de Hiniesta y descubrió a una imagen de la Virgen con el niño con la inscripción: Soy de Sevilla, de una iglesia que está junto a la puerta de Córdoba”.

batch_tqIMG_6135

Virgen de la Hiniesta Gloriosa. Foto: Tomás Quifes.

El cariño que adquirió la imagen fue tal que en solo tres décadas, en 1412, se fundó una hermandad de gloria para rendir culto a la Virgen de la Hiniesta. Un siglo y medio más tarde comenzó a estrecharse el vínculo de la advocación con Sevilla. “La Virgen de la Hiniesta ha sido una de las devociones más importantes y extendidas de Sevilla. A ella se recurrió en varias ocasiones desde el siglo XVI”, recuerda Ros. Por la falta de lluvias, la Virgen de la Hiniesta es sacada por el Ayuntamiento hasta la catedral en 1580. Dos años después, procesiona en rogativa por una epidemia de peste.

En 1588, la Hiniesta protagoniza la procesión más significativa de cuantas tuvo. El rey Felipe II ordenó que las devociones más antiguas y arraigadas del Reino de España desfilaran para pedir por el buen fin de la invasión a Inglaterra por parte de la Armada Invencible: “En Sevilla, la imagen que sale es la de la Hiniesta”.

La epidemia de peste que asola a Sevilla a mediados del siglo XVII tiene un papel importante en la historia de la Hermandad de la Hiniesta. En 1649 se reconoce a la Virgen de la Hiniesta como patrona y protectora de la ciudad y el Ayuntamiento instituye un voto perpetuo en acción de gracias por el fin de la epidemia. Dicho voto se renueva cada 8 de septiembre. La enfermedad dejó prácticamente sin hermanos a la corporación, que se revitaliza en 1671. Las nuevas reglas evidencian la importancia de la Virgen de la Hiniesta gloriosa en la época. “La hermandad se reorganiza en torno a la devoción de la Virgen. En esos momentos, las particulares circunstancias socioeconómicas obligan a suspender la estación de penitencia. Eso supone que la cofradía no sale hasta el siglo XIX y la corporación queda reducida a su condición de gloria”, explica Ros.

1 (9)

Virgen de la Hiniesta Gloriosa. Foto: Manuel Jesús.

El Corpus para revitalizar su devoción

Hasta mediados del XIX, cuando la Hermandad de la Hiniesta cesa momentáneamente su actividad, la Virgen de la Hiniesta Gloriosa mantiene su importancia en Sevilla. El auge de la Semana Santa, de las hermandades de penitencia y, por ende, de la corporación de San Julián como tal a finales de la centuria relega a un segundo plano a la patrona de la ciudad.

Actualmente, los cofrades relacionan a la Hiniesta Gloriosa con el Corpus Christi, pues la imagen de San Julián preside anualmente un altar en el Ayuntamiento de la ciudad. La vinculación de la patrona con la fiesta se inicia en 1919, cuando formó parte de la procesión. Tres años más tarde, en 1922, se repitió la experiencia. “En aquella fecha no fue algo excepcional. Otras imágenes marianas también participaron en el Corpus”, aclara el teniente. Hasta 1965 no corona por primera vez la plaza de San Francisco, una medida promovida por el alcalde José Hernández Díaz para dar a conocer la advocación de la Virgen de la Hiniesta Gloriosa, un tanto olvidada debido a la delicada situación en la que quedó la hermandad tras los incendios que sufrió en 1932 y 1936: “Los años cuarenta, cincuenta e, incluso, sesenta fueron muy difíciles para la hermandad”.

El hecho de que la Hiniesta comenzara a presidir dicho altar también guarda relación con la coronación canónica concedida por el papa Juan XXIII en 1959. Un acto que se aplazó quince años, hasta 1974, tiempo que se aprovechó para, en cierta manera, revitalizar la devoción hacia la Hiniesta Gloriosa en el Corpus Christi. “La idea de Hernández Díaz fue la de potenciar el culto a la imagen, darle visibilidad a través de su presencia en la plaza de San Francisco”, añade Ros. Dicha coronación “sirvió para reconocer su valor histórico como patrona de Sevilla”, pues conviene recordar que la imagen actual sustituye a la primitiva, datada en el siglo XIV, que se perdió en el incendio de 1932.

Seiscientos treinta y ocho años después de su encuentro con Sevilla, la Virgen de la Hiniesta Gloriosa sigue velando por su pueblo. A pesar del paso del tiempo y de las numerosas vicisitudes que ha sufrido la hermandad de San Julián, Sevilla mantiene el cariño por su protectora.

Reportaje en vídeo:

Vídeo: Ondaluz.

About Fran Delgado (188 Articles)
Entrevistas en De Nazaret a Sevilla. Periodista. Hermano de la Esperanza de Triana y el Gran Poder. Twitter: @unfrandelgado.

1 Comment on La Virgen de la Hiniesta, protectora de Sevilla

  1. Daniel Loaiza // 30 abril, 2018 en 4:57 pm // Responder

    No se supone que la Patrona canónica de la ciudad es la Virgen de los Reyes? Pienso que se está confundiendo el patronazgo de la Hiniesta sobre el Ayuntamiento y el patronazgo pontificio de la imagen fernandina sobre la Ciudad y Archidiócesis…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: