Últimas noticias

Alejandro Mateos: “La incorporación a la Semana Santa no le quita el sueño a la Hermandad del Cristo de la Corona”

Cristo de la Corona, Viernes de Dolores 2017 | Tomás Quifes

La Hermandad del Cristo de la Corona es la gran desconocida de las ‘vísperas’. La corporación del Viernes de Dolores nace en los años noventa para recuperar una devoción histórica en Sevilla, la del nazareno más antiguo (mediados del siglo XVI) de la Semana Santa hispalense. Su ubicación, la parroquia del Sagrario de la catedral, le otorga un sello muy particular y le permite a Alejandro Mateos, hermano mayor de la hermandad, el privilegio de atender la entrevista en el Patio de los Naranjos. Un enclave que durante casi dos décadas, hasta 2009, era testigo de un acto que define la singularidad de la corporación: un sencillo viacrucis en Cuaresma sin cuerpo de nazarenos a pesar de poseer el título de hermandad de penitencia desde el año 2000.

El Cristo de la Corona solicitó en 2013 su incorporación a la nómina de la Semana Santa. La extensión de la cofradía de rúan morado, uno de los hábitos más hermosos de la ciudad, y su céntrica localización invitan a pensar que en no mucho tiempo hará estación de penitencia a la catedral. Mientras tanto, Alejandro Mateos abre las puertas del Sagrario a todos los cofrades.

¿En qué punto se encuentra la Hermandad del Cristo de la Corona?

La Hermandad del Cristo de la Corona está en un punto muy importante, acabé muy contento tras la Cuaresma. La corporación está terminando de adquirir un carácter propio, una personalidad. Eso es fundamental para que la hermandad tenga clara cuál va a ser su propia evolución. Nosotros tenemos un carácter catedralicio muy marcado, que tiene sus cosas buenas y malas. La corporación ha terminado de madurar dentro de su sede y, a partir de ahí, vendrá un crecimiento mayor. Quizá, lo más importante está ya hecho.

Alrededor de 400 hermanos y sobre unos 100 nazarenos. ¿Son las cifras esperadas en una corporación del perfil del Cristo de la Corona?

Sí. En nuestra hermandad es muy importante no tanto el número, sino que los hermanos que se integren participen y sean conscientes de la corporación a la que pertenecen. Eso es fundamental. No me preocupa que tengamos alrededor de 100 nazarenos. Me preocuparía si hubiese fluctuaciones en el número entre un año y otro. Lo fundamental es que la hermandad tenga un cuerpo de nazarenos lo suficientemente importante como para hacer una estación de penitencia digna y satisfactoria.

No le preocupa, pero entiendo que trabajan en abrir la hermandad a nuevos hermanos.

Sí, dentro de nuestros objetivos, está que la hermandad siga creciendo. Desde fuera se puede tener la sensación de que la corporación es un poco hermética, incluso, elitista, que parece poco accesible. Pero, todo lo contrario, en la Hermandad del Cristo de la Corona tenemos unos ratos magníficos de convivencia y de oración. Me gustaría que se conociera un poco más en el exterior.

“En nuestra hermandad es muy importante no tanto el número, sino que los hermanos que se integren participen y sean conscientes de la corporación a la que pertenecen. No me preocupa que tengamos alrededor de 100 nazarenos”.

Cristo de la Corona, Viernes de Dolores 2017 | Tomás Quifes.

Hablamos de una hermandad reciente -años noventa-, pero que tiene un gran peso histórico detrás.

Cuando la hermandad se reorganiza alrededor del Cristo de la Corona bajo la tutela de don José Gutiérrez Mora, que era el párroco del Sagrario, la máxima era que la corporación creciera, pero a imagen y semejanza de lo que la hermandad llegó a ser en Sevilla. Fue una corporación con un peso muy importante en la ciudad durante siglos. Por ejemplo, Pedro Roldán o, entre otros, Montes de Oca llegaron a formar parte de la hermandad, además de aristócratas y miembros del cabildo catedralicio. A mediados del siglo XIX, justo cuando se relanza la Semana Santa de Sevilla, cesa la actividad de la hermandad.

Y muy peculiar, puesto que, durante años, a pesar de ser una hermandad de penitencia, organizaba un viacrucis en Cuaresma en andas y sin nazarenos.

Cuando nace la Hermandad del Cristo de la Corona, veníamos a cubrir una carencia que tenía y aún tiene la parroquia del Sagrario: una feligresía cada vez más envejecida y menor. Es decir, a finales de los ochenta y principio de los noventa no había juventud, por lo que llegamos con ese ánimo. De esta forma, don José quería aglutinar esa juventud alrededor de la devoción del Cristo de la Corona. Desde aquel entonces, nuestra labor en la parroquia del Sagrario es muy importante. Nosotros principalmente nos sentimos parroquia, estamos muy identificados con ella.

¿Por qué no termina de calar la Hermandad del Cristo de la Corona en Sevilla?

Dentro de lo que cabe, estamos muy contentos con la evolución que ha tenido la hermandad. La verdad es que cada año son más las personas que se acercan a la corporación y van reconociendo la valía, el carácter propio de la hermandad. No me gustaría que fuésemos una corporación de moda, que tuviera un boom. Tenemos que ir evolucionando a nuestro ritmo, según en el lugar donde nos encontramos y teniendo en cuenta que nunca estaremos llamados a ser una hermandad de 1000 nazarenos.

La incorporación a la nómina de la Semana Santa ayudaría a crecer, ¿no?

Sí, se podría entender que sí. Pero es una cuestión relativa, también tendría sus inconvenientes. En el Viernes de Dolores tenemos el marco, la hora y un itinerario incomparable. Contar con todo ello dentro de un día de la Semana Santa sería complicado. Entonces, actualmente tenemos las herramientas suficientes tanto a nivel devocional como en cuanto a culto externo para que la hermandad se vaya consolidando.

“En el Viernes de Dolores tenemos el marco, la hora y un itinerario incomparable. Contar con todo ello dentro de un día de la Semana Santa sería complicado”.

Cristo de la Corona. / Tomás Quifes.

Es decir, ¿no es un anhelo real dentro de la hermandad?

Nosotros tuvimos el cabildo general extraordinario con los hermanos y decidieron que, en caso de ampliación de la Semana Santa, se contase con el Cristo de la Corona. No es algo que nos quite el sueño ni es un objetivo que estemos buscando a toda costa. Creemos que las cosas irán viniendo poco a poco, sin necesidad de forzarlas. Hay que tener en cuenta que la Semana Santa de Sevilla tiene sus peculiaridades y que cada jornada tiene sus dificultades. Lo último que queremos es complicar ninguna de las jornadas. El Cristo de la Corona está muy satisfecha en el Viernes de Dolores y todo lo que tenga que venir, si lo hace para sumar, será bien acogido.

¿Se ha estudiado la viabilidad en alguna de las jornadas, horarios, recorrido?

No. Simplemente queremos que, si se abre la posibilidad, se cuente con el Cristo de la Corona. Cuando llegue el momento, ya veremos en qué circunstancia se acoge la propuesta.

Por extensión del cortejo y por ubicación, el Cristo de la Corona sería la hermandad de ‘víspera’ más fácil de encajar en la Semana Santa de Sevilla.

Sí, puedo entender que la Hermandad del Cristo de la Corona es cómoda para cualquier jornada. Realmente, no es una cofradía que vaya a llegar a tener un cuerpo de nazarenos excesivamente extenso, por lo que no llegaría a dar muchos problemas ni generaría muchas complicaciones.

Por ejemplo, adaptable tanto en el Jueves Santo como en el Viernes Santo.

Sí, por su corte encajaría perfectamente tanto en el Jueves Santo como en el Viernes Santo. Pero es una cuestión que deben decidir las propias hermandades de las jornadas cuando llegue el momento.

Se supone que se va a plantear una reestructuración de la Semana Santa de Sevilla, ¿cree que se debe hacer con el ánimo de facilitar la incorporación de nuevas cofradías?

Si realmente se quiere tomar conciencia de la realidad actual de la Semana Santa de Sevilla, no se puede hacer una reestructuración de la fiesta sin contar con las hermandades de ‘vísperas’. Estas corporaciones forman parte de una realidad que es incuestionable, por lo que tienen que estar encima de la mesa, siempre y cuando se quiera hacer una reforma lo más amplia posible y facilitar incorporaciones a la nómina. Entiendo que es una cuestión complicada, pero se tiene que contar con las hermandades de ‘vísperas’.

Se ha hablado de la posibilidad de que las hermandades de ‘vísperas’ acudan a la catedral el Sábado de Pasión, ¿qué le parece?

Es una opción más. La mayor complicación que podría haber era a nivel litúrgico, pero el señor arzobispado ya ha comentado en varias ocasiones que no habría problemas desde ese punto de vista. Si los días tradicionales de la Semana Santa están tan complicados y existe la alternativa del Sábado de Pasión, habría que estudiarla. Entiendo que puede ser una buena salida.

“Si realmente se quiere tomar conciencia de la realidad actual de la Semana Santa de Sevilla, no se puede hacer una reestructuración de la fiesta sin contar con las hermandades de ‘vísperas’”.

Hermandad del Cristo de la Corona. / Tomás Quifes.

Las hermandades de ‘vísperas’ han crecido muchísimo, ¿valora ya el cofrade su importancia?

Sí, poco a poco se va haciendo una divulgación importante del trabajo de las hermandades de esta jornada. Evidentemente, la Hermandad del Cristo de la Corona tiene muy pocas similitudes con el resto de las corporaciones de ‘vísperas’. Son realidades bastante diferentes, pero la ilusión, la implicación, la labor social y el compromiso son iguales en todas. En la jornada hay una unión impresionante.

El gran proyecto del Cristo de la Corona es el paso del Señor. ¿Qué plazos se marca la corporación?

Afortunadamente, este año hemos llegado a un acuerdo con Francis Verdugo (tallista del paso del Cristo de la Corona) para que en la Semana Santa de 2019 se vea un avance importante en el paso del Señor. Se va a trabajar sobre todas las cartelas e, incluso, las dos capillas laterales. El trono sale por primera vez en el año 2006 y se han ido haciendo cosas muy poco a poco. Es cierto que el proyecto es muy ambicioso, queremos que sea el paso definitivo del Cristo de la Corona. Se tratará de una obra referencia dentro de la Semana Santa de Sevilla. El paso llama mucho la atención por sus dimensiones, necesita crecer a través de la talla. Tampoco podemos obsesionarnos con el paso, se irá trabajando en él en función de la disponibilidad económica. Tenga en cuenta que también debemos montar toda una cofradía en cuanto a enseres.

La hermandad cuenta con una titular de gran valor artístico, la Virgen del Rosario. ¿Volverá a salir por las calles de Sevilla?

En primer lugar, queremos atender su restauración para poder recuperar el rosario de la aurora que presidió durante varios años. Es una cuestión que queremos acometer a lo largo de este año. La Virgen del Rosario es una devoción extraordinaria con una historia muy singular. Además, la imagen, obra de Manuel Pereira en 1638, tiene una gran valía artística.

Para concluir, ¿qué significa el Cristo de la Corona para Alejandro Mateos?

Para mí, el Cristo de la Corona lo es todo. Cuando llegué a la parroquia del Sagrario tan sólo tenía 16 años. Significa familia, amistad, espiritualidad, crecimiento como persona, escuela… Es impresionante cuando tenemos las convivencias de monaguillos en el Patio de los Naranjos y ves como los niños lo toman como propio porque es el entorno de su hermandad. Las vivencias que me ha permitido vivir el Cristo de la Corona son impresionantes.

About Fran Delgado (178 Articles)
Entrevistas en De Nazaret a Sevilla. Periodista. Hermano de la Esperanza de Triana y el Gran Poder. Twitter: @unfrandelgado.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: