Últimas noticias

Sevilla camina a El Rocío, en imágenes

 

Rocío El Cerro

Martes, y el Cerro es un clamor. De nuevo un barrio en la calle por amor a la Virgen. ¿Les suena la escena?. Es el Cerro, que otra vez da una lección de devoción. Es la primera de las hermandades filiales hispalenses en ponerse en camino hacia la aldea tras la misa de romeros celebrada en la parroquia de Nuestra Señora de los Dolores, que está de 75 aniversario. Desde allí partió el Simpecado recorriendo las calles del barrio, en dirección al Matadero. Pero antes de llegar, primera despedida: la del barrio. Pétalos que son peticiones y anhelos depositados en el Simpecado que estrena este año cubrecañoneras en la carreta, hechas por Juan Lozano y luce la faja militar donada por Juan Hernández Gutiérrez, Jefe de la 2ª Subinspección General del Ejército y Comandante Militar de Sevilla. Y del Cerro al cuartel de la Guardia Civil de Eritaña y al hospital de Fátima, donde cada año sale al encuentro con los enfermos antes de entrar en los terrenos de la Feria para rezar el Ángelus. Y desde allí, segunda despedida: la de Sevilla. Se va el Cerro abriendo paso al resto de hermandades sevillanas.

Rocío Castrense

Es la más joven de las hermandades filiales sevillanas. Porque la castrense, aunque sea del ejército español y de una diócesis diferente, es, ante todo, sevillana. Y este año se echaba a caminar con su titulo de “real”, recién concedido por S.M. el rey Felipe. Alegría en sus hermanos, que ven como cada año crece la hermanad y cumplen romerías. Militares y familiares congregados en el acuartelamiento de Tablada acompañaban al Simpecado que bordase Paquili. Allí lucía en su carreta de madera, que pronto dejará de serlo, pues se encuentra en proceso de ejecución una nueva de plata que está realizando Manuel Guzmán Fernández. Pasodobles y cantos para despedir a un Simpecado que salió pronto de Sevilla para decirle al mundo que también en el ejército son rocieros.

Rocío Triana

Si hace una semana, Triana era rotura de alcancías. La mañana del miércoles es la mañana de la gloria trianera. Y sevillana. Triana, ya saben. El corazón de Sevilla. Y el corazón del Rocío. La hermandad más antigua salía de su capilla de la calle Evangelista a las 07:30 horas para estar en la misa de romeros celebrada en Santa Ana a las 08:00 horas. Y desde la catedral de Triana, recorrido sentimental por el barrio. Pureza y Castilla. Esperanza de Triana y Altozano. Castilla y la O. Y despedida en el Cachorro, a los sones de ‘Pasan los campanilleros’, uno de los momentos más emotivos de la romería. Imposible no recurrir a la nostalgia. Bastan pocas palabras para describir lo que es Triana en la mañana de miércoles. Una estampa costumbrista que cumple su romería 205 y en la que no faltan sus tradicionales carretas, los limones y las naranjas. Color para una mañana soleada y sentimental que dejó escenas poco habituales en el Rocío, como la banda de música que acompañaba al Simpecado interpretando ‘Esperanza de Triana coronada’ al pasar por la capilla de los Marineros. Folclore puro y duro. Sevillanía y un flechazo al corazón. Es el día en el que las sevillanas que se siguen cantando en Triana se hacen realidad. Calles llenas, y balcones colgados. Primeras bullas y un milagroso Simpecado que lucía este año reluciente tras la reciente restauración a la que se ha sometido.

Rocío Macarena

El barrio de la Macarena también cuelga sus mantones en los balcones para la mañana de miércoles. La hermandad se puso en camino para pasar por la basílica de la Esperanza Macarena, donde visitó al Señor de la Sentencia y a la Virgen de la Esperanza. Momento de sentimientos para los macarenos y para la ciudad que tanto quiere a la Madre de Dios. Y desde ahí, por el centro de la ciudad, camino del Rocío. Feria, donde llovieron pétalos y plaza de San Lorenzo, donde cada año la hermandad visita al Gran Poder. Puente de la Expiración y despedida en el Cachorro. La Macarena se puso en camino, y este año incorporaba una importante recuperación, que es la novedad: las carretas de bueyes. Una hilera de seis carretas recuperaba una escena que no debe perderse y que han dado un sabor añejo a la romería de este año.

Rocío Sevilla Sur

El Tiro de Línea vivió uno de sus días más esperados cuando la hermandad se puso en camino para su encuentro ante la Blanca Paloma. Cantos y alegría para un jueves de romería en el que el sol apretaba desde temprano. La carreta con el Simpecado estrenaba arreglos técnicos acometidos durante el último año y flores en sus esquinas superiores, dándole un toque más colorido al exhorto que este año portaba. Recorrido por el barrio y cantos de los niños del colegio Compañía de María para recibir al Simpecado que también repartía salud a los enfermos del hospital de Fátima antes de llegar a la Feria, donde un año más, la Hermandad de Sevilla Sur se despedía de Sevilla y emprendía su camino hacia el Rocío.

 

Rocío Sevilla

El centro se fue de romería, y este año no iba sola. Junto a la carreta del Salvador, la del Viso del Alcor, ahijada de Sevilla y nueva filial que este año hace el camino junto a su madrina. Sentimientos a flor de piel, cuando la víspera de la partida, ambos Simpecados aguardaban juntos bajo las naves de la iglesia colegial del Divino Salvador a que llegase la hora de iniciar la romería. Los del Viso empezaban a vivir su primera romería oficial, y había que celebrarlo por todo lo alto. Estreno de ilusiones y de camino. Misa de romeros e himno de España, cuando pasadas las ocho y media de la mañana, ambas carretas salían recorriendo las principales calles del centro camino del Rocío. Ayuntamiento y catedral, la Hermandad de Sevilla llenó de Rocío el centro. Y con ella, toda Sevilla estaba ya de romería para encontrarse un año más ante las plantas de la Virgen del Rocío.

About Alberto Espinosa (18 Articles)
Redactor en De Nazaret a Sevilla. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid. Periodista. Twitter: bertieespinosa.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: