Últimas noticias

San Juan Pablo II en la tierra de María

En la imagen, San Juan Pablo II se dirige a los sevillanos desde el balcón principal de la Giralda. / Archi Sevilla.

Hace 25 años, Sevilla vivió dos jornadas mágicas, de ensueño. Con motivo de la clausura del XLV Congreso Eucarístico Internacional, el por aquel entonces papa Juan Pablo II visitó por segunda ocasión la capital hispalense. En la misma mañana del histórico 12 de junio de 1993, la ciudad vivió una salida extraordinaria de la Virgen de los Reyes, mientras que dos días antes la procesión del Corpus Christi, acto central del congreso, fue tan especial que marcó un punto inflexión de cara a los años venideros.

Durante una semana, el periodo que duró el Congreso Eucarístico Internacional, Sevilla fue el centro de la Iglesia católica. Como tal, Karol Wojtyła, que también conmemoró el V centenario de la evangelización de América, estuvo por espacio de dos días en la ciudad. Una jornada más tarde, el 14 de junio, el papa visitó la aldea del Rocío.

Una jornada emocionante

San Juan Pablo II fue recibido al son de sevillanas en el aeropuerto de San Pablo por parte de los cientos de sevillanos que lo esperaban. Los reyes de España, Juan Carlos I y Sofía, dieron la bienvenida al sumo pontífice en el aeródromo de Sevilla en torno a las 12:00 horas. De ahí, Wojtyła marchó hasta la plaza Virgen de los Reyes, donde los miles de fieles que habían presenciado la salida extraordinaria de la Virgen de los Reyes aguardaban la llegada del papa.

“Sevillanos, muchas gracias por esta acogida. Sois fuertes en la fe”, con estas palabras se dirigió San Juan Pablo II desde el balcón principal de la Giralda a la multitud que se agolpaba en torno al antiguo alminar. De esta forma, terminó su mensaje, en el que definió a Sevilla como “eucarística y mariana”, y el rezo del Ángelus. Posteriormente, el santo padre presidió en la catedral la Adoración al Santísimo Sacramento.

La periferia de la ciudad también tuvo un protagonismo destacado en la visita. El palacio de los deportes de Sevilla fue el lugar que acogió la Santa Misa con ordenaciones sacerdotales, a la que acudieron 9.000 personas. Quizá, el acto más emocionante y que Sevilla recuerda con más cariño tuvo lugar en las postrimerías de la tarde de aquel 12 de junio de 1993. San Juan Pablo II, visiblemente emocionado ante el entusiasmo de los sevillanos, se encontró con los jóvenes católicos hispalenses desde el balcón del Palacio Arzobispal de Sevilla que se ubica en la plaza Virgen de los Reyes.

En la imagen, San Juan Pablo II se dirige a los jóvenes católicos sevillanos desde el Palacio Arzobispal. / Archi Sevilla.

Statio Orbis multitudinaria

El día siguiente, se celebró la Statio Orbis que clausuró el XLV Congreso Eucarístico Internacional. Bajo un altar minimalista encumbrado con la Pura y Limpia del Postigo -que representó la importancia de la Virgen María en Sevilla-, San Juan Pablo II se dirigió a los 600.000 fieles que se dieron cita en el campo de Feria: “En este día, el Señor me concede la gracia de volver a estar reunido con vosotros”. Previamente al arranque de la oración, el sumo pontífice se arrodilló en señal de respeto ante la Pura y Limpia. Un gesto que quedó guardado en el corazón de Sevilla para siempre.

Antes de despedirse de la capital hispalense, Wojtyła inauguró la obra social del congreso: la residencia de ancianos San Rafael, ubicada en Dos Hermanas. Fue el último acto de una apretada agenda que tuvo un colofón inesperado. En el epicentro de la visita, la plaza Virgen de los Reyes, el papa tuvo un último gesto desde el balcón del Palacio Arzobispal para despedirse de los sevillanos: “Sois gente de corazón”.

Para aquellas dos mágicas jornadas, Sevilla se preparó durante una semana en la que el Santísimo Sacramento cobró un cariz especial. Joaquín de la Peña, organizador de la procesión del Corpus Christi, analiza la importancia del Congreso Eucarístico Internacional que tuvo lugar en la ciudad: “La Iglesia los celebra para actualizar la devoción al Santísimo Sacramento. En él intervienen teólogos, obispos, cardenales… de todo el mundo. Sevilla se convirtió en el centro del catolicismo”.

Con motivo del congreso, que se hizo coincidir con la semana del Corpus Christi, la procesión sacramental adquirió una importancia mayor a la habitual. “El Corpus Christi de 1993 fue una antesala a la clausura. El papa no ve la procesión, que es el acto central del congreso y que tuvo un carácter eminentemente sevillano. Es decir, no se quiso cambiar nada. Solo hubo dos novedades: los seises bailaron en la puerta de Palos y la procesión entró y salió por la de San Miguel”, narra de la Peña.

Corpus | 31 mayo 2018 | Fran Santiago

Según cuenta el organizador de la procesión, el Corpus Christi, en crecimiento paulatino desde finales de los ochenta, terminó de revitalizarse gracias a la procesión de 1993: “La participación fue excepcional, en la procesión se integran todos los obispos, cardenales, sacerdotes, religiosos… que habían participado en el Congreso Eucarístico”.

25 años después, Sevilla recuerda con gran cariño y anhelo aquellos 12 y 13 de junio de 1993 en los que San Juan Pablo II evangelizó en la ciudad, en los que el católico hispalense acogió al Santísimo Sacramento. “La visita del papa supuso para los católicos la reafirmación de nuestra fe, la reactivación del culto al Santísimo Sacramento… El papa, como normalmente ocurría en sus viajes apostólicos, se convirtió en el primero de los evangelizadores de Sevilla”, recuerda Joaquín de la Peña.

Reportaje en vídeo del Programa de OndaLuz Sevilla

Vídeo: El Programa de OndaLuz.

Bibliografía

  1. ABC de Sevilla [En línea] http://hemeroteca.sevilla.abc.es/
  2. “25 años de la visita del Papa Juan Pablo II a Andalucía” [En línea] https://www.youtube.com/watch?v=L0s-AJe4NXM
About Fran Delgado (178 Articles)
Entrevistas en De Nazaret a Sevilla. Periodista. Hermano de la Esperanza de Triana y el Gran Poder. Twitter: @unfrandelgado.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: