Últimas noticias

José de Anca: “La idea es que los vecinos del Cerro disfruten de la Virgen de los Dolores como en los años 70 y 80”

El Cerro se engalana para una jornada muy especial. Mañana la Virgen de los Dolores recorrerá las calles de su barrio para conmemorar el 75 aniversario de la parroquia de la que es titular. Una procesión que servirá para recordar aquellas salidas gloriosas que protagonizaba la dolorosa en los años setenta y ochenta a finales del mes de septiembre. José de Anca, hermano mayor de la corporación, asegura que será una procesión única, singular: “La idea es que la procesión sea de disfrute, que los vecinos y los fieles disfruten de una procesión similar a la que se hacía en los años setenta y ochenta”.

Después de ocho años al frente de la Hermandad de los Dolores del Cerro, José de Anca, que cree que el Martes Santo 2018 fue “magnífico”, está viviendo sus últimas semanas como hermano mayor. Manuel Zamora, actual diputado mayor de gobierno, cogerá el testigo y será el encargado junto a su equipo de gobierno de tomar las últimas decisiones en torno al Señor de la Humildad, que se incorporará a la cofradía en la Semana Santa de 2019.

La entrevista completa, a continuación.

Llega uno al Cerro y percibe que se avecina un día grande en el barrio. Está siendo una apertura de curso muy ajetreada, ¿no?

Sí, porque a los cultos habituales de la hermandad (rosario de la aurora, función principal y besamanos de la Virgen) se ha unido la salida de la Virgen de los Dolores en procesión solemne parroquial. Conviene recordar que la efeméride que celebramos es el 75 aniversario de la parroquia, por lo que la salida se enmarca dentro de los actos de la celebración.

Es decir, la hermandad, como es obvio, se pone al servicio de la parroquia.

Quien conozca un poco cómo está articulado el barrio del Cerro, la parroquia y la hermandad entenderá que todos funcionamos como una unidad. En ese sentido, nosotros nos pusimos a disposición de la parroquia para todos los actos que se han celebrado. Don Alberto le encargó la organización de la procesión a la hermandad, que va a participar en la efeméride como un grupo parroquial más. La Hermandad del Cerro no lidera nada, la hermandad organiza. Somos un grupo parroquial más.  La idea es que la procesión sea de disfrute, que los vecinos y los fieles disfruten de una procesión similar a la que se hacía en los años setenta y ochenta, la cual se celebraba en el último fin de semana de septiembre para hacerla coincidir con la velá del barrio, que lleva el nombre de la Santísima Virgen.

Itinerario, recorrido, disposición del paso… muy similares a los de aquella procesión.

Efectivamente, hemos querido sacar a la Virgen de los Dolores como se sacaba en aquellos tiempos. Entre el recorrido del rosario de la aurora y el de la procesión, hemos intentado cubrir el máximo de calles del barrio por donde no discurre la cofradía el Martes Santo. Creemos que va a ser un momento muy bonito, así lo ha percibido el barrio. Mucha gente mayor lo ha agradecido. En definitiva, el objetivo es poner a la Virgen de los Dolores lo más cerca posible de los hermanos y los vecinos. En cuanto al cortejo, es un motivo de satisfacción y de alegría el gran número de hermanos (350) que va a acompañar a la Virgen de los Dolores.

Veremos al nazareno de la Humildad en la calle en 2019, ¿cómo va a repercutir a nivel organizativo su incorporación en la cofradía?

Va a ser competencia de la nueva junta de gobierno. Es evidente que a niveles organizativos y demás la hermandad tendrá que tomar sus propias decisiones. Tampoco se sabe a ciencia cierta si el número de nazarenos incrementará mucho o no. Todas esas cuestiones van a ir marcando el ritmo de lo que tenga que suceder. De lo único que estoy seguro y tranquilo es que la junta de gobierno que va a entrar va a resolver todo lo que le llegue. Eso sí, lo más importante es que la imagen salga a la calle.

“En el Martes Santo, incluso antes de que yo fuese hermano mayor, el sentimiento que había era que el Cerro iba a contar más tarde o más temprano con un tercer paso. No hay ninguna materia que estudiar, no hay ningún hándicap”

En la imagen, la Virgen de los Dolores en una de las procesiones que protagonizó por el barrio en los años setenta y ochenta.

Se cumple el requisito que siempre manifestó, el Señor saldrá a la calle con su paso terminado al completo.

Era un compromiso de la junta de gobierno, no entendíamos que esto fuera una cuestión de carreras. Hace cuatro años se tomó esta decisión y el paso, si no ocurre nada extraño, debe estar terminado en diciembre. Actualmente se está barnizando el trono, mientras que los Hermanos Delgado están realizando sus trabajos de orfebrería.

¿Cómo va a afectar su incorporación en el Martes Santo?

En la jornada del Martes Santo, incluso antes de que yo fuese hermano mayor, el sentimiento que había era que el Cerro iba a contar más tarde o más temprano con un tercer paso. Es decir, eso está perfectamente asumido. Hace cuatro años, antes de realizar el cabildo de hermanos, puse en conocimiento de los hermanos mayores de la jornada la idea de incorporar al nazareno. En cuanto a la incorporación del paso en el día no hay ningún problema, no hay ninguna materia que estudiar, no hay ningún hándicap. En el Martes Santo la colaboración es absoluta, no hay debate en este sentido.

No se ha oído prácticamente nada ni sobre el acompañamiento musical ni sobre los capaces del Señor de la Humildad.

Es tan fácil como que no hay nada decidido. Además, va a ser una decisión que va a tomar la nueva junta de gobierno. Lo único que le puedo decir es que hemos escuchado a todas las bandas, que han sido muchas, que han presentado sus propuestas a la hermandad. Tenemos dossiers, informes de todas ellas. No está decidido ni el estilo musical.  Como hermano mayor le puedo garantizar que en ninguna reunión de oficiales se ha sacado este tema a debate. ¿Por qué? Yo no iba a sacar a debate ninguna cuestión que fuera motivo de controversia sin que fuese una decisión que hubiese que elegir de hoy a mañana. Esto tendrá su momento, lo lógico era no abrir un debate. ¿Para qué quiero tener un capataz o una banda dos o tres años antes de la salida del Señor? Lo más importante era, primero, elegir el paso junto con los hermanos y, segundo, terminarlo y pagarlo. El resto es un debate organizativo y superfluo. Además, donde había que acertar era en los dos primeros objetivos. Banda y capataz son cosas que son susceptivas de cambios. El debate llegará, pero lo que tengo muy claro es que eso no puede ni distorsionar ni empañar el objetivo, que es que el Señor de la Humildad haga estación de penitencia a la catedral.

Han pasada ya cinco meses del novedoso Martes Santo 2018, ¿cómo lo recuerda?

Magnífico, está escrito y manifestado por las ocho hermandades de la jornada. A nivel particular, los hermanos del Cerro estamos encantados. Era un reto para nosotros, toda la zona del Postigo fue maravillosa; los horarios los clavamos… Hay que ser realista, lo novedoso también ayuda a estar satisfechos con el plan. Lo que parece evidente es que en el Cerro gustó mucho el plan y me consta que en el resto de hermandades de la jornada también. Lo prioritario es que se solucionan los problemas que había en el Martes Santo.

“Solo le puedo decir que hemos escuchado a todas las bandas, que han sido muchas, que han presentado sus propuestas a la hermandad. No está decidido ni el estilo musical de la banda que acompañará al Señor de la Humildad”

Nazareno de la Humildad del Cerro. / Álvaro Aguilar.

Todavía hay cofrades reacios al plan.

Las hermandades del Martes Santo plantean este plan con un estudio técnico que ya está avalado por su buena ejecución. Todavía ni he escuchado ni he leído a nadie que con datos objetivos, excepto el gusto por la tradición, haya demostrado que el Martes Santo 2018 fue peor que el de 2017. No voy entrar en el debate del gusto. Si hay una cofradía, de cualquier día de la Semana Santa, que pierde nazarenos por sufrir parones u otras circunstancias, merece la pena intentar algún cambio para que no perdamos a ese hermano. Es muy fácil decir a mí no gusta que los pasos entren y salgan por allí, me parece de muy mal gusto que se haga ese análisis sentado desde una silla cuando hay hermanos que por circunstancias (crecimiento de público, de nazarenos…) no pueden salir o no pueden hacer una estación de penitencia digna. Ante esto, hay que buscar otras posibilidades, crear debates constructivos para mejorar nuestra Semana Santa. ¿Qué si hay que hacer la carrera oficial del derecho o del revés? Yo no entro en eso. No sé cómo será el Martes Santo de 2025. Además, a las cosas hay que darle una oportunidad.

Lo volveremos a ver en 2019, ¿no?

Si por las hermandades del Martes Santo fuera, sí, con total rotundidad. Además, los candidatos a la presidencia del Consejo han apuntado y aconsejado que se repita el plan en 2019.

Además, era un plan “extraordinario” sujeto a una posible reforma integral de la Semana Santa que ni ha llegado ni va a llegar.

El compromiso de las hermandades del Martes Santo, que creo que se pasa un poco por alto, era el de ejecutar el plan solo por un año para sumarnos a la reforma integral de la Semana Santa que se iba a llevar a cabo a partir de 2019. Después, las palabras excepcional, extraordinario… pues muy bien. Las palabras están para interpretarlas y los acuerdos para cumplirlos, anularnos o rectificarlos. Somos seres humanos, no somos máquinas. Tenemos raciocinio para pensar y analizar lo mejor y lo peor. Lo que no se puede es estar cerrados al <<no>> o al <<sí>>. Que en pleno siglo XXI se diga que a la Semana Santa de Sevilla no hay que tocarla… Hace cinco años había gente que venía apelando a cambios, que si somos inmovilistas, que si las hermandades son insolidarias y ahora resulta que esos mismos afirman que el plan del Martes Santo es una barbaridad. Estoy perdido.

“Si por las hermandades del Martes Santo fuera, sí, con total rotundidad, se repetiría el plan en 2019. Además, los candidatos a la presidencia del Consejo han apuntado y aconsejado que se repita el plan en 2019”

Virgen de los Dolores del Cerro. / José Carlos Casquet.

Por último, ¿qué significa la Virgen de los Dolores para el barrio del Cerro?

La Virgen de los Dolores lo es todo en el barrio del Cerro. Es el sol por la mañana, la luna por la noche, el mediodía con la gente que va a comprar y le reza, son mujeres mirándola y dándole las gracias por cuestiones que uno tenga… La Virgen de los Dolores es la Madre que nos acompaña y nos acoge durante todo el año. A día de hoy, no se entendería el barrio del Cerro sin la Virgen de los Dolores. Tengo claro que sin la Virgen presente en cada casa, en cada comercio y en cada calle, el barrio no sería el mismo.

About Fran Delgado (181 Articles)
Entrevistas en De Nazaret a Sevilla. Periodista. Hermano de la Esperanza de Triana y el Gran Poder. Twitter: @unfrandelgado.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: