Últimas noticias

Salvador Dorado ‘el Penitente’, fundador de la primera cuadrilla de hermanos costaleros

Foto delante del pasopalio de María Santísima de la Concepción (Hermandad del Silencio), posiblemente en su última salida mandando la cofradía.

La vida y la trayectoria de Salvador Dorado Vázquez “El Penitente”, marcaron para siempre la forma de entender el mundo del costal en la Sevilla del siglo XX. Toda vez que fue maestro y mentor de afamados capataces, su primer segundo fue Paco Quesada, a quien seguiría su compadre Espejito, además de muchos ilustres, claves en su trayectoria, como Manolo Santiago o Salvador Perales, muchos años junto a Él. Otros discípulos de Salvador Dorado son Jesús Basterra, Antonio SantiagoEl Quiqui, Pepe Luque, Juan José Gómez y su hermano Manuel (los Hermanos Gómez), El López, Antonio Sutil, inclusive su sobrino-nieto Sergio Barba ha seguido sus pasos.

Salvador al frente del Santísimo Cristo de la Buena Muerte de la Hermandad de los Estudiantes, del fotógrafo Atín Aya, foto realizada en 1982  | Salvador Dorado

Salvador al frente del Santísimo Cristo de la Buena Muerte de la Hermandad de los Estudiantes, del fotógrafo Atín Aya, foto realizada en 1982

Fue un innovador, inventó la Levantá a la Música, bajo su mando se empleó por primera vez la frase que hoy en día es sinónimo de levantá, “¡Al Cielo con Ella!” (El Balilla, 1952), también bajo su mando se realizó por primera vez el paso de Costero a Costero en el paso del Cristo de la Sentencia, y que hoy en día es un sello de identidad de esa cuadrilla. Fue el primero en sacar el Baratillo a Pulso retando la lógica, que decía que no se podía, también fue de los primeros en emplear los Contratos con las Hermandades, donde se incluía el importe a cobrar por cada uno de los puestos, incluso, dependiendo de la Hermandad, se incluían condiciones de tránsito, como “está totalmente prohibido mecer los pasos”. La mayor parte de los costaleros querían trabajar con él, porque era quien mejor los trataba y el que mejor pagaba, llegando incluso a cambiar de cofradía por “una peseta más para sus hombres”. El “aquí está todo inventado” no formaba parte de su vocabulario, gracias a Dios.

Otro de los episodios clave en su trayectoria fue la creación de la primera cuadrilla de hermanos costaleros de la Semana Santa de Sevilla, la del Cristo de la Buena Muerte de Los Estudiantes en 1973, animado por Ricardo Mena Bernal (Hermano Mayor) y, especialmente, por un estudiantil, José Luis Amoscótegui, que fue quién hizo de listero en esa primera igualá, y con la participación de Enrique Henares, José Luis Montoya, Manolo Palomino, y algunos valientes más que se atrevieron a saltarse lo preestablecido, ¿dónde estaríamos hoy en día sin los Hermanos Costaleros?.

Ese mismo año la Hermandad de Los Estudiantes le impuso el Martillo de Oro de la Cofradía y en 1975, el Ayuntamiento, le otorgó el título de Costalero de Sevilla.

e ve a Ricardo Mena Bernal, Hermano Mayor de la Hermandad de los Estudiantes imponiéndole la insignia de Oro de la Hermandad a Salvador | Salvador Dorado

Ricardo Mena Bernal, Hermano Mayor de la Hermandad de los Estudiantes imponiéndole la insignia de Oro de la Hermandad a Salvador

Como capataz, dirigió los pasos de las Hermandades de el Amor, el Baratillo, el Cachorro, la Bofetá, la Carretería, la Cena, la Estrella, la Hiniesta, la Macarena, la O, la Resurrección, la Sed, la Trinidad, las Siete Palabras, los Caballos, los Estudiantes, los Gitanos, los Negritos, las Penas de San Vicente, San Benito, San Bernardo, San Esteban, San Gonzalo o San Roque. En la provincia, en Dos Hermanas (Santo Entierro y Estrella), Alcalá del Río, La Algaba y San Juan de Aznalfarache, incluso fue reclamado fuera de la Provincia (Huelva, por ejemplo). Llegando a sacar hasta once Hermandades en una misma Semana Santa, sin incluir el Domingo de Resurrección porque no había ninguna Cofradía en esa época, y eso con una sola Cuadrilla.

También sacó multitud de Hermandades de Gloria en Sevilla y provincia, Madre de Dios del Rosario, Carmen de San Gil, Rosario de la Macarena, Rosario de San Vicente, Rosario de los Humeros, María Auxiliadora de Triana, Inmaculado Corazón de María, Mercedes de la Puerta Real, Amparo, Luz, Virgen de la Cabeza, la lista es interminable.

Foto delante del pasopalio de María Santísima de la Concepción (Hermandad del Silencio), posiblemente en su última salida mandando la cofradía | Salvador Dorado

Foto delante del pasopalio de María Santísima de la Concepción (Hermandad del Silencio), posiblemente en su última salida mandando la cofradía.

Fue tal la repercusión mediática que tuvo que los cofrades de la época se sabían de carrerilla los nombres de sus costaleros como si de un equipo de fútbol se tratara, Segovia, Domínguez, Ríos, Cerezo, el Corneta, el Balilla, el Tolino, Antoñito el Longui, el Boli, el Poeta, el Pingüino, Bernardo, el Moreno, el Tarta, Pizarro, Zapata, el Chato de Triana, el Bigote, infinidad de grandes costaleros los que pasaron por su cuadrilla.

A grandes rasgos, este fue Salvador Dorado Vázquez “El Penitente”, un personaje que marcó una época en la Sevilla de su tiempo, con una trascendencia mucho más allá de la del excelente capataz que fue, inigualable el Legado que nos dejó. Admirado por los cofrades, los aficionados e incluso muchos de sus brillantes compañeros en aquellos años sesenta y setenta, hoy resulta casi un desconocido para las nuevas generaciones, erróneamente adoctrinadas en tantos aspectos relativos a la Semana Santa y en especial en lo que concierne a nuestro gremio, donde algunos pretenden reinventar la historia.

contrato firmado con la Hermandad de la Bofetá en el año 1965 | Salvador Dorado

Contrato firmado con la Hermandad de la Bofetá en el año 1965

 

About De Nazaret a Sevilla (4266 Articles)
Redacción

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: