Últimas noticias

Antonio Piñero: “Hay que perder el miedo a tratar las posibles soluciones de la Semana Santa de Sevilla”

Imagen de la entrevista con Antonio Piñero, candidato a las elecciones del Consejo. / Nacho Venegas.

Solo veinte y ocho meses después de que Joaquín Sainz de la Maza fuese elegido como presidente del Consejo General de Hermandades y Cofradías de Sevilla, se abre una nueva ventana al futuro en la organización. Su sucesor en el cargo de manera provisional y mano derecha durante los últimos dos años, Antonio Piñero, se presenta a unas elecciones que él mismo convocó siendo “consecuente”. El ex-hermano mayor de la Hermandad de los Estudiantes considera que su equipo no es el continuista al trabajo de Sainz de la Maza y que representa la renovación que necesita el Consejo.

Como parte del equipo que durante los últimos dos años ha estudiado la posible reforma de la carrera oficial, Piñero es consciente de que la Semana Santa de Sevilla necesita adaptarse a las circunstancias que la rodean. Así, cree que tanto el Martes Santo como la Madrugada de 2018 son “señales de que algo pasa con el actual sistema”.

Durante una extensa entrevista, Antonio Piñero recuerda que el prestigio del Consejo depende de la junta superior y de las propias hermandades y explica que anhela una relación más fluida y directa entre ambas.

Para comenzar, ¿por qué, tras pensarlo mucho, decide, primero, convocar elecciones y, posteriormente, presentarse a los comicios?

En primer lugar, cuando Joaquín Sainz de la Maza renuncia, como vicepresidente yo debía asumir su cargo. En ese momento, me planteé seriamente si debía seguir ese camino de continuar los dos años que restaban de mandato o bien convocar elecciones. En ese sentido, siendo un poco consecuente conmigo mismo, estaba convencido de que convocar elecciones era el mejor camino. Una vez ahí, comienza la segunda fase, en la que me pregunto a mí mismo si yo tenía decidido presentarme o no a las mismas. Tuve un periodo de reflexión y al final decidí que, tras dos años de experiencia en el Consejo, puedo ofrecer cosas y servir a las hermandades, que al fin y al cabo es lo que tiene que hacer el Consejo.

Antes de tomar ambas decisiones, ¿tantea a las hermandades?

No es que tanteara en sí a las hermandades, pero sí es cierto que me llegaba información. Creo que hay hermanos mayores que piensan que debería haber seguido como presidente y hay otros que creen que se ha adoptado la decisión correcta. Sí he notado cierto respaldo entre los actuales hermanos mayores. En ese sentido, fue una razón más por la que me presenté.

Por su cargo anterior, vicepresidente, se entiende que usted fue mano derecha de Sainz de la Maza, además repiten once de los veintiún consejeros. ¿Se podría definir a su equipo como el continuista al trabajo que ha venido realizando el Consejo en los últimos dos años?

Creo que no. Este equipo se caracteriza por una cualidad: es un conjunto muy renovado. Cuando se dice que es continuista de Joaquín Sainz de la Maza… Yo he sido su vicepresidente y tuvimos una sintonía perfecta, pero este equipo lo he hecho yo. Es cierto que hay miembros de la actual junta superior que vienen conmigo, pero fijaros bien que solo dos de los miembros del equipo tienen seis años de experiencia, los que repiten dos y el resto no tiene experiencia en el Consejo. En ese sentido, pienso que es el equipo de renovación, estoy convencido.

“La comunicación del Consejo debe estar profesionalizada, que un profesional del periodismo organice su equipo y tenga una estructura. Por ejemplo, actualmente cuando llega la Semana Santa, el último que da la noticia es el Consejo”

Imagen de la entrevista con Antonio Piñero. / Nacho Venegas.

¿Por qué necesita el Consejo esta renovación que nombra?

El Consejo es una organización que tiene una entidad importante dentro de Sevilla, pues es el órgano que representa y coordina a todas las hermandades y cofradías de la ciudad. El origen del Consejo es ese. Es una organización que tiene que ponerse al día, que necesita una renovación en varios aspectos: mucha más relación con los hermanos mayores, es decir, si ellos y la junta superior conforman el Consejo, la relación entre ambos tiene que ser mucho más directa de la que hay ahora. Eso te va a permitir conocer mejor cuáles son las inquietudes de las hermandades y las opiniones de éstas cuando el Consejo vaya a plantear temas de interés. Es una unión que debe ser recíproca; renovación en cuanto a la transparencia tanto interna como externa. Por ejemplo, las cuentas hay que publicarlas. Es un tema primordial, somos una organización de la Iglesia y hay que hacerlo sin ningún temor. Es nuestra obligación y una manera de decir cómo estamos trabajando; la comunicación es otro aspecto que necesita ser renovado. Es cierto que en estos últimos dos años se han dado pasos, pero es que necesita un cambio de concepto. Es decir, la comunicación del Consejo debe estar profesionalizada, que un profesional del periodismo organice su equipo y tenga una estructura. Por ejemplo, actualmente cuando llega la Semana Santa, el último que da la noticia es el Consejo, cualquier hermandad nos da una lección diaria. Ese equipo tiene que sacar las informaciones de las hermandades y, posteriormente, echarlas fuera. Al igual que mejorar las relaciones con la prensa. El Consejo debe contar con un profesional que sepa encauzar estos temas y que asuma el papel de la organización. Es viable para el Consejo, si salgo elegido por las hermandades, esto se hace.

Varios de estos temas, especialmente el de la comunicación, eran objetivos que ya se había marcado Sainz de la Maza hace dos años: ¿por qué no se han llevado a cabo?

Simplemente porque quizá no había unanimidad en ese sentido, no había entendimiento. En estos dos últimos años, por parte de algunos miembros del Consejo no ha habido recepción y, por lo tanto, no se ha llevado a cabo el tema de la comunicación.

La comunicación quizá sea el pilar fundamental que ayude al Consejo a recuperar su prestigio, ¿no?

Sí, sin duda alguna. El tema de estructurar bien la comunicación va a ayudar a que el Consejo tenga su sitio, sepa expresarse bien ante la ciudad y ante los medios y… ¿el prestigio? Las cuestiones personales sí afectan a la organización, pero el prestigio es de todos. Ese prestigio lo deben mantener tanto los miembros de la junta superior como los hermanos mayores. Esa no continuidad afecta y a la gente le llega, pero si lo analiza seriamente, recuperar el sitio del Consejo es una labor de los hermanos mayores y de la junta superior.

Llevamos dos años esperando una reforma de la Semana Santa que, por motivos obvios, no se va a llevar a cabo en 2019: ¿cree en ella, es una de las ideas que piensa desarrollar junto a su equipo?

Es cierto que durante estos dos últimos años por parte de la sección de penitencia se ha estudiado y se ha trabajado mucho en este tema, pero nos han faltado elementos de juicio para valorar si una opción puede ser buena o no. ¿Qué es lo importante? Durante estos años ha faltado comunicación con los hermanos mayores; es decir, se ha trabajado muy bien, pero no se ha transmitido a los hermanos mayores. Creo que hay que entonar un poco el ‘mea culpa’. ¿Hay que cambiar la carrera oficial? Eso es lo que tenemos que ver, además, quiero saber qué piensan los hermanos mayores. Quizá, llegamos a la conclusión de que la carrera oficial actual es la mejor posible. Es algo en lo que seguiremos trabajando.

“Durante estos dos últimos años se ha estudiado y se ha trabajado mucho en la reforma de la carrera oficial, pero nos han faltado elementos de juicio para valorar si una opción puede ser buena o no”

Cristo de la Buena Muerte, Hermandad de los Estudiantes. / Fran Delgado.

¿Y qué se ha hecho en estos dos años?

Se han estudiado propuestas de cambio. Por ejemplo, hacer la carrera oficial más corta o más larga, en sentido inverso… Se han estudiado hasta cuatro o cinco propuestas diferentes. También creo que la prensa ha soltado también un poco lo que le ha venido, por eso le digo que ha habido un problema en cuanto a la transmisión de lo que estábamos haciendo.

Imagino que las hermandades son conscientes de que la Semana Santa de Sevilla necesita una evolución, ¿no?

Evidentemente. Ya no hay más sitio. ¿Cuál es el problema? Las hermandades no paran de crecer y tenemos el mismo espacio. Por ejemplo, el hecho de alargar un poco los recorridos de la Macarena, el Silencio y el Calvario son formas de mejorar la Semana Santa. Nos están dando señales de que quizá el actual sistema está agotado. Otro ejemplo es el Martes Santo 2018. Son señales de que en la Semana Santa de Sevilla está pasando algo, la fiesta actual no es la misma que hace cien años, no tiene nada que ver.

Hasta que llegue esta reforma, si es que llega, hay jornadas, como la Madrugada, el Domingo de Ramos o el Miércoles Santo, que necesitan soluciones ya.

Como bien indica, hay jornadas especialmente complejas. Hay que perder un poco el miedo a tratar las posibles soluciones de la Semana Santa de Sevilla. Hay mucho miedo a hablar, a conversar… Las propias hermandades quieren su espacio y no desean moverse de ahí. Habría que conseguir romper esa sensación de que aquí no se mueve nadie. Hay que tener un sentido un poco más global del día y no tener miedo a buscar soluciones. Sé que cada hermano mayor se debe a su hermandad, pero hay que cambiar la mentalidad, ser más abiertos.

Sobre el papel, el Martes Santo 2018 fue experimental y solo por un año, ¿lo volveríamos a ver de nuevo en 2019 en el caso de que saliese elegido como presidente?

En primer lugar, hay que saber si los hermanos mayores van a volver a solicitar que el Martes Santo 2019 sea a la inversa. Si lo piden, se estudiaría en la sección de penitencia. Cualquier opción que se plantee por parte de la jornada debe tener una base; es decir, no se puede desnaturalizar lo que es la carrera oficial o la estación de penitencia. ¿La propuesta desnaturaliza la carrera oficial por ir en sentido inverso? Eso es lo que hay que valorar. Es cierto que lo ideal sería que todas las jornadas fueran en el mismo sentido, pero es que quizá son datos que te están diciendo algo. La experiencia del Martes Santo 2018 ha sido muy positiva. El hecho de que el Martes Santo te solicite esta propuesta es sinónimo de que algo pasa con la Semana Santa de Sevilla.

Es decir, ¿necesita la Semana Santa de Sevilla de un ‘golpe de efecto’ para adaptarse a las circunstancia que le rodean?

No diría que hace falta un ‘golpe de efecto’, sí diría que hace falta quitarse ciertos temores. No tener miedo a plantear nuevas cosas, no hay que tener miedo, lo que tenemos que hacer los cofrades es hablar. ¿Cambios de día, cambios de orden? No hay que tener miedo.

¿Está Sevilla preparada para esta renovación?

Sí, ¿cuántos siglos lleva perdurando la Semana Santa de Sevilla? Es uno de los acontecimientos que mejor ha sabido perdurar en el tiempo, adaptarse a los cambios que le han rodeado. No pasa nada.

“¿El Martes Santo 2018 desnaturaliza la carrera oficial por ir en sentido inverso? Eso es lo que hay que valorar. Es cierto que lo ideal sería que todos los días fueran en el mismo sentido, pero es que quizá son datos que te están diciendo algo”

Imagen de la entrevista con Antonio Piñero. / Nacho Venegas.

Quizá, hay una masificación de cultos externos y de salidas extraordinarias: ¿puede actuar de alguna forma en este sentido el Consejo?

Sí, es un tema que está a la orden del día. Es cierto que tenemos muchos cultos, muchas celebraciones en la calle. Para mí hay una premisa fundamental: las hermandades deben mantener los cultos externos que contemplan sus reglas, pero debemos ser conscientes de que hay cosas que no tienen razón de ser. En Sevilla somos muchos y hay acontecimientos en la calle que necesitan de infraestructuras y de prestación de servicios y todo ello cuesta dinero. Hay que tener sentido de la medida, hay que saber qué es lo realmente importante para una hermandad. Esto que estamos hablando lo piensan muchos cofrades.

Durante los últimos años, de forma muy paulatina, tanto las hermandades de gloria como las de sacramental están recuperando cierta importancia en la ciudad, ¿no?

Tanto las hermandades de gloria como las de sacramental son corporaciones con una base histórica increíble. ¿Qué pasa? Que a día de hoy no tienen el mismo número de hermanos que una hermandad de penitencia. Ese es el gran problema de las glorias y de las sacramentales, poder subsistir con unos ingresos que son mínimos. Creo que el Consejo tiene que pensar en renovar convenios, en pedir colaboración a la Universidad de Sevilla para posibles restauraciones de imágenes o enseres, en buscar convenios con otras entidades… A estas hermandades les hace falta cercanía, acompañamiento por parte de todos. Por ejemplo, hay muchas noticias de las corporaciones de gloria que no salen publicadas en la prensa. Esa sería una labor que tendría que llevar a cabo un profesional de la comunicación.

Las dos candidaturas que se presentan a las elecciones están encabezadas por actuales cargos generales de la junta superior, ¿qué imagen da del Consejo de cara al exterior?

Siempre que hay dos candidaturas que surgen en el seno de una misma junta superior, choca. No se puede negar. Como le he dicho al comienzo, yo lo he pensado y respeto perfectamente que Paco (Francisco Vélez) se presente. ¿Qué esta situación no es la más indicada? Pues no, pero tampoco pasa nada.

Por último, ¿qué Consejo y qué Semana Santa le gustaría tener dentro de cuatro años?

En primer lugar, me gustaría que este Consejo fuera lo que debe ser; es decir, que la gestión del Consejo se viera en cuanto a que sea un servicio a las hermandades. Eso es lo fundamental. La relación con las corporaciones debe ser mucho más fructífera, más directa. Además, me gustaría que en cuatro años hubiera más capacidad de solidaridad entre todas las hermandades, hacer más por las corporaciones que más lo necesitan. También me gustaría que los conflictos entre las hermandades desaparecieran, en ese aspecto nos estamos haciendo un flaco favor. Tenemos que seguir defendiendo la Semana Santa de Sevilla con ganas, con espíritu de servicio y siendo hermanos.

About Fran Delgado (185 Articles)
Entrevistas en De Nazaret a Sevilla. Periodista. Hermano de la Esperanza de Triana y el Gran Poder. Twitter: @unfrandelgado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: