Últimas noticias

La Macarena, a la calle

A la calle pero sin ser echada porque Ella viene a retomar constantemente la senda de la esperanza que necesitamos. En la calle es mucho más de lo que es en su Altar. Catequesis plástica que entre verdes y oros, hace felices a las personas. ¿Quiénes somos nosotros de privar al mundo de mirar a los ojos a la Virgen? La idoneidad de las cosas no se pueden medir por aquellos intereses personales que tanto nos hacen mirarnos hacia dentro. La Virgen de la Esperanza demuestra todos los días que si somos capaces de pensar en los demás, estaremos cumpliendo aquello que el maestro Marvizón llamó “Esperanza de Vida”. O lo que hizo Rodríguez Buzón que a la postre, David Hurtado diera sentido en “Como Tú ninguna”.

A la calle para que seamos capaces de reconocer que tenemos una Madre en el cielo y otra en la tierra. A la calle por su barrio o por donde Ella quiera, nunca la faltará Sevilla por recorrer como comprobamos en 2014. A la calle, Macarena, con tus hijos, con Sevilla, con esa expresión que se ha quedado a vivir en los azulejos. Esta ciudad es así, no quieran venir a cambiarla con pensamientos de extramuros. No, Sevilla se concibió, sin ella saberlo, como el lienzo donde pintar la trasera de un paso de palio.

A la calle, porque la gente sufre y necesita amor. Aunque sea en un suspiro donde el viento airee el pañuelo o la vida sea eso que pasa, mientras la Macarena abre los ojos en nuestro corazón. A la calle sin preámbulos. El mejor pregón, el mejor cartel, la mejor saeta, la mejor Salve…lo mejor de todo, es ver aparecer los ciriales por una esquina y sentir como te está traspasando esa sensación indescriptible que es tener delante a la Madre de Dios.

¿Y no darle lo mejor a Ella? A la calle, que las Hermanas de la Cruz cuenten en la puerta que la Virgen ha salido y que eso es el alimento que sacia el hambre y la sed. A la calle por lo que van a verla de nuevo en los barandales del cielo. A la calle, Sevilla, a la calle. Volviendo a la niñez por cada bambalina y siendo inútil lo que digamos o queramos decir, porque la Virgen es ese dragón de plata que todos llamamos alguna vez pidiendo que se levante en nuestro favor.

La Macarena, a la calle. ¡Para eso es La Esperanza! La cuenta está en la barra.

About Álvaro Carmona (52 Articles)
Opinión. Podólogo, poeta y redactor de 'El Programa' de Ondaluz Sevilla. Hermano de San Benito, Dulce Nombre de Bellavista, Pastora de Santa Marina, Araceli, Cabeza y Asunción de Cantillana. Twitter: @alvcarlop

1 Comment on La Macarena, a la calle

  1. A la calle, si, la Virgen de la Esperanza tiene que ir a la calle, a sembrar y cosechar todo lo que describe en su artículo Álvaro Carmona. A la calle la Macarena, en la Madrugada del Viernes Santo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: