Últimas noticias

El puente de la Inmaculada en imágenes (Parte III)

En esta tercera y última entrega de la galería de los besamanos de estos días se encuentran aquellos ordinarios que no solo están en la jornada del día 8. 

En medio de la preparación de la próxima Coronación Pontificia de la Virgen de los Ángeles llegaba su besamanos, en el cual se pudo apreciar la antigua corona de salida de la imagen. La imagen portaba el manto de camarín azul y la saya burdeos. Se podían apreciar los antiguos y los nuevos candelabros del paso de palio, además de techo y una de las bambalinas.

En la Iglesia de Santiago tenía lugar el besamanos de la Virgen del Rocío. Homenaje al centenario de la coronación de su homónima de Almonte, por lo que se presentó en besamanos con el apostolado atrás en el momento de Pentecostés. Ante esto hubo opiniones de todas las posturas.

En la Iglesia del Salvador estaba un besamanos ordinario y uno extraordinario. La Virgen del Socorro portaba su ajuar  bordado. 

La Virgen de la Cabeza estaba en su templo de San Vicente magnífiamente vestida con manto y saya bordados y portando la corona de salida. Además se presentaba la primera de las dos águilas bicéfalas que vienen a completar el paso del Señor de la Divina Misericordia

En el templo de la Hermandad del Silencio estaba la Virgen de la Concepción, tras presidir el sabado por la mañana la función con la renovación del voto de la Defensa de la Inmaculada Concepción.

En el convento de San Buenaventura, la Virgen de la Soledad que portaba manto y saya negro bordado; además a su espalda se encontraba el Cristo de la Salvación

La Pastora de Santa Marina portaba el manto rojo bordado de su homónima de Capuchinos para este besamanos de 2018.

A unos metros de su sede se encontraba de besamanos la Virgen de Montemayor. Flanqueando a la imagen se encontraban dos ángeles, los cuales portaban el lazo por los Donantes de órganos y el cetro con el escudo de la Ciudad de Moguer de donde es patrona y alcaldesa perpetua.

Ahora habría que marcharse hasta el lejano barrio de Padre Pío para visitar a la Virgen de la Divina Gracia que estaba con saya blanca bordada y manto liso. Además la corporación aprovechó la ocasión para recaudar alimentos.

Finalizando el largo periplo por las imágenes expuestas en besamanos, tocaba ir hasta la parroquia de San Lucas a besar la mano de la Virgen de la Caridad,  imagen que se encontraba en el presbiterio de la misma.

Ya solo faltaban dos para completar el recorrido por los mismos y no se podía faltar al besamanos de la Virgen del Subterráneo en San Román.

Además para finalizar en el Santo Ángel en el de la Virgen de la Salud, que portaba un manto bordado prestado. Además la Virgen portaba innumerables joyas y corales.

Fotografías: Manuel Jesús Pérez Martín y Luis Selvático.

About Javier Reguera (143 Articles)
Redactor en De Nazaret a Sevilla. Estudiante de Historia por la Universidad de Sevilla. Twitter: javireguera1

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: