Últimas noticias

Marcelino Manzano: “Con respecto al Martes Santo no hablaría de imposición del Consejo, sino de una decisión”

Marcelino Manzano, delegado diocesano de hermandades y cofradías de Sevilla. / Manuel Jesús Pérez.

Marcelino Manzano cumple en esta Cuaresma cuatro años y medio como delegado diocesano de hermandades y cofradías de Sevilla. Nexo de unión entre el Arzobispado y las corporaciones, ha conocido cuatro presidentes del Consejo y admite que, en los últimos meses, ha vivido los momentos más difíciles en el cargo: la crisis del Martes Santo. El nuevo director espiritual del Seminario Metropolitano está convencido de que las hermandades harán todo lo posible porque el plan impuesto por el Consejo para 2019 salga a la perfección.

Conocedor de primera mano del proceso que siguen las nuevas hermandades de Sevilla para erigirse como tal, Marcelino Manzano no esconde la “incomodidad” que le genera la procesión que presidirá el Cristo de los Desamparados del Santo Ángel el próximo Sábado de Pasión.

Desde hace uno meses es el director espiritual del Seminario Metropolitano de Sevilla, ¿cómo se compagina con el cargo de delegado diocesano de hermandades y cofradías de Sevilla?

Igual de mal que cuando estaba de párroco de San Vicente (sonríe). En ese sentido, no ha cambiado mucho, se compagina todo lo posible. Por las mañanas, como no doy clases de teología, puedo estar en el Arzobispado. Además, el equipo del seminario me permite una flexibilidad y disponibilidad horaria que me posibilita hacerme presente por las tardes en las hermandades de toda la Archidiócesis de Sevilla. Este cargo siempre lo he afrontado con mucha presencia, no se puede hacer la labor pastoral desde el despacho. Lo vamos armonizando bien.

En este tiempo ha conocido cuatro presidentes del Consejo, ¿demasiados, no?

Sí, porque no era lo previsto por los estatutos del Consejo. En estos años, tendrían que haber sido dos, pero las circunstancias son las que son y el Señor va dirigiendo nuestros caminos. Con los cuatro presidentes (Carlos Bourrellier, Joaquín Sainz de la Maza, Antonio Piñero y Francisco Vélez) he trabajado muy bien y son personas que han puesto todo su empeño en trabajar por las hermandades y por la Iglesia.

Es cierto que se ha visto dañada la imagen del Consejo y de la Semana Santa de Sevilla. ¿Confía en que Francisco Vélez pueda recuperar el prestigio de la organización?

Al menos recuperar el ritmo normal del Consejo. A Francisco Vélez, que ha sido feligrés mío, lo conozco desde hace bastante tiempo y a Antonio Piñero (candidato que resultó perdedor en las elecciones) desde que entró a formar parte de la anterior junta superior. Cualquiera de los dos hubiese sido un excelente presidente del Consejo. Pienso que Francisco Vélez lo será.

Ha empezado fuerte el mandato de Francisco Vélez: ¿cómo ha vivido todo el tema del Martes Santo?

Con mucho interés y con algunas complicaciones porque es un tema que ha sido difícil de gestionar. Las cuestiones de los recorridos tocan la estación de penitencia, que es muy importante para los cofrades. Las hermandades del Martes Santo han defendido su propuesta, ha habido dialogo, pero no se ha podido llegar a un acuerdo unánime, que era lo más deseable. El Consejo ha determinado los horarios de este año y, a partir de ahí, lo que tenemos que hacer es centrarnos en la Cuaresma.

Imagino que lamentara que se haya tenido que imponer el plan del Consejo.

Lo deseable es que sea un acuerdo unánime por parte del Consejo y de las hermandades o, en su defecto, que se alcance el mayor consenso posible. En este caso, no ha podido ser. Espero que el Martes Santo 2019 vaya bien, tengo el convencimiento de que las hermandades van a hacer todo lo posible para que así sea. Primero, porque los conozco y son personas de Iglesia y buenos cofrades; y, segundo, porque así lo han manifestado. Ellos piensan que este plan no es el mejor posible, pero, aun así, van a llevar a cabo las indicaciones del Consejo. A partir de ahí, habrá que evaluar el resultado.

«Espero que el Martes Santo 2019 vaya bien. Las hermandades piensan que este plan no es el mejor posible, pero, aun así, van a llevar a cabo las indicaciones del Consejo»

Marcelino Manzano, delegado diocesano de hermandades y cofradías de Sevilla. / Manuel Jesús Pérez.

¿Teme que se siente un precedente y que las hermandades pierdan cierta autonomía?

El funcionamiento siempre es el mismo: que las hermandades se pongan de acuerdo entre sí y, si no se llega a tal efecto, el Consejo tiene la competencia de determinar los horarios y recorridos. Hay ocasiones en las que hay que hacer una intervención más elocuente. Por ejemplo, el año pasado el delegado de la Madrugada determinó que unas cofradías tomasen un recorrido con el que no estaban muy de acuerdo. En este caso, la diferencia entre el Consejo y el Martes Santo es muy clara. Yo no hablaría de imposición del Consejo, sino de una decisión. El Consejo siempre trata de aunar el mayor consenso posible.

En todo este lío, ¿qué papel ha jugado la Iglesia?

La última palabra la tiene la autoridad eclesiástica, el vicario general, que es quien emite los decretos por los cuales se establecen los recorridos de las cofradías. A partir de ahí, hemos intentado ser catalizadores de encuentro, de escucha y de dialogo. Nosotros no somos técnicos, ni el arzobispo, ni el vicario general ni yo entendemos de recorridos. Posteriormente, como ya expresó el arzobispo en su día, es el Consejo el que decide en última instancia.

¿Y el resto de días? Al final siempre nos sentamos y terminamos hablando de jornadas con eternos problemas que, sin embargo, postergan año tras año sus soluciones.

Depende del día, quizá hay jornadas cuyas soluciones no se pueden postergar mucho más. En ese sentido, cada delegado y las hermandades tendrán que analizar qué es lo más adecuado. Es cierto, a veces, hay que tomar decisiones de forma más clara, más nítida.

El próximo lunes se celebra el viacrucis de Sevilla, ¿optimista con la participación de los fieles en el rezo que se celebra en la catedral?

Soy optimista porque soy realista y creo que la supuesta baja afluencia de público en la catedral es una situación falsa. Yo lo he vivido y he visto mucha participación durante el ejercicio. Por lo menos en el viacrucis en la catedral, puede ser que en el regreso de la imagen a su iglesia el público sea menor. Es que hay hermandades mayores, otras más pequeñas, imágenes con más devoción y otras con algo menos. Pero en el viacrucis en la catedral, siempre he visto mucha participación. Y aunque fuese menor, lo importante es que el que vaya viva un encuentro con Cristo en su pasión. El viacrucis se vive con fervor. Se cerró el debate de cambiarlo de día porque no hay otra fecha posible, si queremos respetar los cultos de las hermandades.

El viacrucis se ha convertido en el culto de ‘moda’ en las hermandades.

Sí, hay muchas hermandades que están introduciendo en sus reglas el rezo del viacrucis. Por lo general, se hacen con bastante piedad. Es un acto de culto que pertenece a la tradición de la Iglesia y que, por lo tanto, es obra de Dios, obra del Espíritu Santo; entonces, contiene meditaciones, rezos… Viene a ser como el rosario; es decir, es un ejercicio sencillo, completo, espiritual, llena y es para todos los fieles (niños, personas mayores, gente con más o menos cultura…). Además, es muy catequético. Se trata de un medio muy provechoso para la piedad. ¿Está de ‘moda’? Pues sí, bendita ‘moda’.

Siempre ha afirmado que hay desmesura en los cultos externos y las salidas extraordinarias, ¿progresan adecuadamente las hermandades en este aspecto?

La normativa lo ha regulado. Todo no debe regularse, sino que debe partir un poco de la propia hermandad. Por ello, sigo haciendo un llamamiento a las corporaciones para que analicen si el culto externo determinado o la salida extraordinaria en cuestión son realmente necesarios o no, si pueden ser evangelizadores o no. Debe meditarse, reflexionarse en las hermandades, que son las primeras que tienen que planteárselo. En nuestra Archidiócesis, es cierto que este tema está bien regulado. Ya no hay tanta desmesura en los cultos externos y las salidas extraordinarias, la verdad es que no. Pero las hermandades tienen que seguir haciendo ese proceso de discernimiento; es decir, los viacrucis y los rosarios no deben celebrarse por sistema.

«Voy a coordinar la elaboración de unos criterios comunes para toda Andalucía respecto a coronaciones canónicas, salidas extraordinarias y erección de nuevas hermandades. En Sevilla, para las coronaciones canónicas, no tenemos una legislación y no sabemos si será necesario»

Marcelino Manzano, delegado diocesano de hermandades y cofradías de Sevilla. / Manuel Jesús Pérez.

En Málaga se ha creado un decreto por el que solo podrán ser coronadas aquellas imágenes veneradas desde hace, al menos, cien años: ¿qué le parece?

Cada diócesis tiene su propia circunstancia y reflexión. Es cierto que los delegados de Andalucía nos hemos reunido y yo voy a coordinar la elaboración de unos criterios comunes respecto a coronaciones canónicas, salidas extraordinarias y erección de nuevas hermandades. Posteriormente, cada diócesis verá cómo lo aplica en una legislación canónica. Es bueno que tengamos unos criterios comunes porque somos diócesis muy interconectadas, Andalucía como Iglesia tiene mucha unión. Los obispos son los primeros que han visto que era necesario. En cuanto a nuestra Archidiócesis, tenemos unas normas diocesanas que regulan las salidas extraordinarias y la erección de nuevas hermandades, mientras que para las coronaciones canónicas no tenemos una normativa, pero sí unos criterios. No tenemos una legislación como en Málaga y no sabemos si es necesario, habrá que pensarlo.

Usted siempre ha sido un defensor de las coronaciones canónicas.

Claro y, sobre todo, el arzobispo Juan José Asenjo. Es que la que se corona es la Virgen María y, por lo tanto, no hay coronaciones de mayor o menor prestigio. Es una construcción imaginaria. Hay vírgenes cuya devoción merece ese reconocimiento, pero todas las coronaciones son prestigiosas, porque la que se corona es la Virgen Santísima en sus muchas advocaciones. Estamos en la tierra de María Santísima y hay muchas devociones que tienen una gran fuerza y que son un cauce de fe y de piedad hacia el Señor. Eso, a veces, hay que reconocerlo porque es un impulso para la evangelización.

Se está originando una hermandad al margen de las normas de la Archidiócesis: la asociación de fieles del Cristo de los Desamparados del Santo Ángel, que incluso va a procesionar el Sábado de Pasión. ¿Han intentado ser una corporación penitencial al uso de Sevilla?

Al principio, fray Juan Dobado, prior del convento del Santo Ángel, sí se reunió conmigo con esa intención, pero las normas diocesanas establecen que para erigir una hermandad en la Archidiócesis hay que comprobar la vitalidad en número de las corporaciones de la circunscripción parroquial. Lógicamente, en la Magdalena hay varias hermandades, por lo que era bastante difícil que nosotros pudiésemos dar luz verde a una erección de una corporación de la Archidiócesis de Sevilla.

¿Le consta que haya malestar entre las hermandades de Viernes de Dolores y Sábado de Pasión?

Hombre, me consta que hay una incomodidad entre las hermandades, que yo también la tengo, porque en la Archidiócesis de Sevilla hay una tradición que debemos cumplir todos; es decir, cuando hay nazarenos, no hay otro tipo de procesiones. Me parece más conveniente que, como en su día hacía el Cautivo de San Pablo, la procesión se realice en otra fecha y no en el Sábado de Pasión. También veo dificultades a nivel de seguridad porque está la carrera oficial montada, hay hermandades que requieren de dispositivos municipales, los comercios del centro… Pienso que sería más conveniente hacer la procesión en otra fecha.

¿En qué punto se encuentra el ‘problema’ de las asociaciones civiles?

Desde que yo llegué al cargo, se han incorporado varias asociaciones civiles a sus respectivas parroquias. Es un problema que es común a más diócesis de Andalucía. Las indicaciones son las mismas. Como sacerdote y como cofrade, recomiendo que, cuando haya una inquietud por fundar una hermandad, se haga siempre en la parroquia. Es la única manera de hacerlo bien. Si resulta que el párroco ve que no es lo más conveniente, hay que esperar o buscar otro camino en el sentido de que hay otras formas de vivir la Iglesia. Ante la negativa, veo un error crear una asociación. A las que ya existen, si demuestran un compromiso eclesial, procuramos incorporarlas a las parroquias siempre que sea posible, porque no podemos obligar a los párrocos.  

Para finalizar, ¿qué mensaje le gustaría transmitir a los cofrades de cara a la Cuaresma?

Empieza un tiempo precioso para crecer en el amor a Cristo, en la conversión y preparar la Semana Santa y la Pascua. Que aprovechemos la Cuaresma con los cultos de nuestras hermandades. Principalmente, que crezcamos en tener ratos de oración con el Señor, en compartir y en el ayuno; es decir, renunciar a algunas cosas para que vayamos educando nuestros apetitos demasiados materialistas y centrarnos en nuestro verdadero tesoro, que es Jesucristo.

Vídeo: Manuel Jesús Pérez Martin

About Fran Delgado (196 Articles)
Entrevistas en De Nazaret a Sevilla. Periodista. Hermano de la Esperanza de Triana y el Gran Poder. Twitter: @unfrandelgado.

1 Trackback / Pingback

  1. La negativa de Palacio y el Ayuntamiento y la presión del Consejo tumban la procesión del Santo Ángel - Portal - El Foro Cofrade

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: