Últimas noticias

VI estación: Jesús es azotado y coronado de espinas

Durante los últimos años, podría decirse incluso décadas, el rezo del viacrucis -el camino de la cruz- se ha convertido en una pieza fundamental en la preparación de Sevilla, las hermandades y los cofrades para la Semana Santa. En su sentido más estricto y tomando como base la devoción a una imagen, durante las catorce estaciones los fieles recorren junto a Jesús el camino hasta su muerte en el Monte Calvario. Así es en el viacrucis del Cristo de la Buena Muerte de la Hiniesta que tiene lugar cada último sábado de enero, en el rezo interno que se celebra cada viernes de Cuaresma en la basílica del Gran Poder o en el ejercicio que preside cada Lunes Santo el Señor de la Salud de los Gitanos.

A pesar de que el origen del modelo de viacrucis que hoy se conoce se sitúa entre los siglos XVI y XVII, el rezo actual, basado en los textos evangélicos, lo establece San Juan Pablo II el Viernes Santo de 1991, quien incorpora nuevos pasajes y sustituye algunas estaciones que estaban tomadas de los textos apócrifos.

Así es el viacrucis según la Semana Santa de Sevilla.

VI estación: Jesús es azotado y coronado de espinas.

Del Evangelio según san Mateo 27, 26-30

«Entonces, les soltó a Barrabás; y a Jesús, después de azotarlo, se lo entregó para que fuera crucificado. Los soldados del procurador llevaron consigo a Jesús al pretorio y reunieron alrededor de él a toda la cohorte. Le desnudaron y le echaron encima un manto de púrpura; y, trenzando una corona de espinas, se la pusieron sobre su cabeza, y en su mano derecha una caña; y doblando la rodilla delante de él, le hacían burla diciendo: «¡Salve, rey de los judíos!»; y después de escupirle, cogieron la caña y le golpeaban en la cabeza«

En la Semana Santa de Sevilla encontramos a tres hermandades (Cigarreras, Valle y San Esteban) que representan este pasaje de la pasión, procesionando las dos primeras el Jueves Santo y San Esteban el martes.

Misterio de las Cigarreras

La escena representa la flagelación de Cristo, en la que dos sayones azotan a Jesús semidesnudo amarrado de manos en una columna baja, mientras que un romano le ofrece hiel para recomponerse y otro en el extremo del paso reprocha la actitud violenta de uno de ellos y un tercero sostiene la túnica en segundo plano. La imagen de Jesús es obra de Francisco Buiza en 1974, y los sayones actuales son obra de José Antonio Navarro Arteaga en 2003, sustituyendo al anterior obra del mismo escultor que el Cristo.

La Hermandad de las Cigarreras es una de las que más titulares cristíferos ha tenido (cinco sin contar con el actual), siendo sustituidos, vendidos, cedidos, perdidos o cambiados por puros gustos estéticos, desde su fundación en la segunda mitad del s. XVI. El primer documento que menciona a la hermandad está fechado el 30 de junio de 1569, un poder otorgado por un escribano al prioste de la misma, donde se cita como residentes en la iglesia de San Benito de Calatrava. 

Distintos titulares de las Cigarreras.

La primera imagen del Señor de la que se tiene constancia era de Juan Giralte, que no fue encargada por la corporación ya que cuando la corporación cambia de sede se encontraba en dicho templo. Esta imagen fue titular de la corporación hasta la hechura del siguiente titular en 1602. Actualmente se encuentra en la basílica de María Auxiliadora.

La talla realizada por Amaro Vázquez es la imagen que más tiempo ha sido titular de la corporación, hasta en dos etapas. Desde 1602 hasta 1892 y desde 1939 hasta 1972. La imagen se encuentra actualmente en las dependencias de la corporación.

El siguiente titular que ha sido titular de la corporación fue cedida por el Arzobispado en 1892 y que fue titular hasta 1916, cuando se trasladó a la parroquia de Santiago el Mayor en Hinojos, donde desde entonces recibe culto. Esta talla está atribuida al círculo de Pedro Roldán.

La última imagen cristífera anterior a la actual es una obra realizada por Joaquín Bilbao, una obra que causó cierto rechazo entre los hermanos debido a su excesiva monumentalidad.

Columna y Azotes, Las Cigarreras. Jueves Santo 2017 | Javier Ramírez

La Hermandad de las Cigarreras ha participado en el Santo Entierro Magno de 1948, 1965 y 1992. Además en el año 2004, se encontraba en la Catedral debido a la lluvia del Jueves Santo de aquel año.

Nunca ha presidido el viacrucis del Consejo

La imagen del Señor de Columna y Azotes nunca ha presidido el Viacrucis del Consejo, aunque cada quinto sábado de Cuaresma preside un viacrucis por las calles de su feligresía.

Misterio de la Coronación de Espinas

El primer paso de la Hermandad del Valle es uno de los más característicos y personales de toda la Semana Santa sevillana, empezando por el canasto repleto de espejos y acabando por la figura del Señor, obra de un escultor barroco malagueño afincado en Sevilla.

El misterio representa el momento en el que, tras haber sido azotado, los sayones le imponen la corona de espinas, tras haberle puesto la clámide y una caña en su mano con motivo de burla.

La imagen fue realizada en 1687 por Agustín de Perea, y fue donada por el mayordomo de la hermandad, don Toribio Martínez de Huertas, procesionando por primera vez en 1688. Aparece acompañado por un soldado romano, dos sayones y un sanedrita que se burlan de él, todos ellos obras de Joaquín Bilbao en 1922, destacando el escorzo del romano que aprieta la corona contra las sienes con la caña.

La raíz de este misterio y esta advocación se encuentra en la iglesia de San Martín de Sevilla, donde en 1421 se funda una hermandad que rinde honores a la Santa Espina, aparecida en la misma iglesia en una caja de plomo tras su remota aparición en unas obras.  Los descendientes de estos hermanos fundan en 1540 la hermandad de la Coronación de Cristo, aprobando sus reglas en 1553. Tras diversos avatares, en 1590 la hermandad se fusiona con la de la Santa Verónica y Nuestra Señora del Valle, instaurándose para tal efecto en el convento del Valle y permaneciendo unidas hasta la actualidad.

Coronación Espinas Valle | 2018 | Fran Santiago

El paso de la Coronación ha participado en el Santo Entierro Magno de 1965 y 1992.

Nunca ha presidido el viacrucis del Consejo

Esta imagen nunca ha presidido el viacrucis del Consejo, aunque el otro titular de la corporación lo presidió en el año 2007. Además esta imagen no preside viacrucis anualmente.

Misterio de San Esteban

El pasaje evangélico termina con la burla de los sayones tras haberlo azotado, coronado y golpeado con una caña. Jesús, sentado sobre un pequeño trono, aguanta con suma tristeza y humildad los golpes y el maltrato recibido.

Hasta hace unos años, era la única imagen de Cristo que tenía lágrimas en sus mejillas. El busto está realizado en barro debido a su carácter seriado. Por ello su advocación (Salud y Buen Viaje), busto ante el cual se encomendaban antes de partir por la Puerta de Carmona. El cuerpo, realizado en madera, según investigaciones del profesor Roda Peña, está realizado en el siglo XVIII, seguramente para dignificar la imagen para un altar sin pasar por alto su posible carácter procesional. En dicha transformación, además del cuerpo se le añadió la clámide con motivos florales y las lágrimas tan características de su rostro.

El Señor aparece acompañado por dos romanos y dos sayones postrados ante él, obra de Antonio Castillo Lastrucci en 1940. La imagen contaba con ropas talladas, las cuales fueron retiradas en 1964 por José Sanjuan. Hasta dicho año, el Señor procesionaba solo.

Como curiosidad, el paso procesiona  con una composición distinta de la proyectada en el boceto original del misterio. Al sayón trasero se le conoce como el «perra gorda», y fue removido en su día por no producir una visión compensada del misterio. Finalmente, tras varios años procesionando con tres imágenes secundarias, en 1985 se devuelve de nuevo la figura en la trasera, tras elevar el monte del Señor, permaneciendo así hasta la actualidad.

Salud y Buen Viaje de San Esteban. Martes Santo 2017 | Francisco Santiago
Salud y Buen Viaje de San Esteban | Francisco Santiago

Este misterio ha participado en el Santo Entierro Magno de 1948 y 2004.

Presidió el viacrucis del Consejo 2000.

En el año 2000, el Señor de Salud y Buen Viaje presidió el viacrucis del Consejo, además cada primer sábado de marzo preside el viacrucis por las calles de la feligresía, visitando cada año la parroquia de San Bartolomé.

Víacrucis tradicional

12azulejos viacrucis (manuel jesus perez)

En el primitivo viacrucis de Sevilla que instauró en 1521 Fadrique Enríquez de Ribera, primer marqués de Tarifa, debía rezarse el ejercicio según el considerado viacrucis tradicional. Así se refleja en los diferentes azulejos que se sitúan entre la Casa Pilato y el humilladero de la Cruz del Campo, recorrido que siguió el viacrucis entre 1630 y 1873. Esta sexta estación corresponde a Jesús en el encuentro con la Verónica.

Bibliografía.

AA. VV.: Misterios de Sevilla, vol. 1, Sevilla, 2003.
AA. VV.: Sevilla Penitente, tomo 1, Córdoba, 1995.
LÓPEZ BERNAL, José Manuel: La hermandad de la Columna y Azotes. 450 años de Historia (1563-2013). Sevilla, hermandad de las Cigarreras, 2013.
PALOMERO PÁRAMO, Jesús Miguel: Imaginería procesional. Sevilla. Misterios, nazarenos y cristos. Sevilla, 1987.
ROBLES, Francisco, y ROLDÁN, Manuel Jesús: Historia de la Semana Santa Sevillana. Sevilla, 2012.
http://www.columnayazotes.es
http://hermandadsanesteban.org
https://denazaretasevilla.com/2016/07/30/sevilla-y-el-santo-entierro-magno-de-1992/

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: