Últimas noticias

X Estación: Jesús es crucificado

Durante los últimos años, podría decirse incluso décadas, el rezo del viacrucis -el camino de la cruz- se ha convertido en una pieza fundamental en la preparación de Sevilla, las hermandades y los cofrades para la Semana Santa. En su sentido más estricto y tomando como base la devoción a una imagen, durante las catorce estaciones los fieles recorren junto a Jesús el camino hasta su muerte en el Monte Calvario. Así es en el viacrucis del Cristo de la Buena Muerte de la Hiniesta que tiene lugar cada último sábado de enero, en el rezo interno que se celebra cada viernes de Cuaresma en la basílica del Gran Poder o en el ejercicio que preside cada Lunes Santo el Señor de la Salud de los Gitanos.

A pesar de que el origen del modelo de viacrucis que hoy se conoce se sitúa entre los siglos XVI y XVII, el rezo actual, basado en los textos evangélicos, lo establece San Juan Pablo II el Viernes Santo de 1991, quien incorpora nuevos pasajes y sustituye algunas estaciones que estaban tomadas de los textos apócrifos.

Así es el viacrucis según la Semana Santa de Sevilla.

Del evangelio según San Marcos «Cuando le hubieron crucificado, repartieron entre sí sus vestidos, echando suertes sobre ellos para ver qué se llevaría cada uno. Era la hora tercera cuando le crucificaron. Y el título escrito de su causa era: EL REY DE LOS JUDÍOS»

El sentido profundo de nuestra Semana Santa deviene de concretos momentos de la vida de Jesús: Pasión, Muerte y Resurrección. Podríamos entender la pasión como un rosario de sucesos que padeció Jesucristo como todos conocemos. No obstante, la muerte de Jesús centra toda la importancia y las bases del cristianismo en el instante en que su deceso se hizo firme.

La crucifixión de Jesús marca de manera irrevocable la línea histórica de la humanidad, como máxima expresión del amor que profesó Jesucristo sobre cualquier dolor terrenal.

«Han taladrado mis manos y mis pies, puedo contar todos mis huesos» (Sal 21 [22], 17-18).

En nuestra Semana Santa, no se representa el momento específico en que Jesucristo es clavado en la cruz. No obstante, el misterio de la Hermandad de la Exaltación escenifica el instante más cercano a la crucifixión propiamente dicha, cuando los soldados romanos elevan la cruz para ser centro de las burlas y desprecios de los presentes.

Hermandad de la Exaltación

La Hermandad de la Exaltación, que realiza Estación de Penitencia a la Santa Iglesia Catedral de Sevilla en la tarde del Jueves Santo. Este año, después de 14 años, la corporación volverá a efectuar su salida desde su sede, la iglesia de Santa Catalina. Las obras que se han acometido en el citado templo obligaron a la hermandad a buscar cobijo en la vecina iglesia de San Román. No obstante, la salida procesional del Jueves Santo la realizarían desde la Iglesia de los Terceros, sede de la Hermandad de la Sagrada Cena, debido a las dimensiones del misterio. Aproximadamente una década y un lustro después de este exilio, los sevillanos tendremos la dicha de volver a ver a esta hermandad saliendo de su templo.

Fotografía: Manuel Jesús Sol

El Santísimo Cristo de la Exaltación (1687) es una imagen de talla completa, atribuida a Pedro Roldán por los rasgos que presenta, y que podemos encontrar en otras obras del autor. Destaca sobremanera la inclinación de la cruz, en pleno ascenso, siendo tirada por dos sayones, realizados por Luis Antonio de los Arcos y por Cristóbal de Guadix en el Siglo XVII. Los caballos fueron realizados por Abascal en 1960, y los ladrones Dimas y Gestas, atribuidos al taller de la Roldana en el Siglo XVII.

La hermandad realiza anual viacrucis el quinto viernes de Cuaresma por las calles de la feligresía, presidiendo el imponente crucificado, titular de la corporación. En este caso, el Cristo de la Exaltación no ha presidido, por el momento, el viacrucis que organiza el Consejo de Hermandades y Cofradías de Sevilla. Podemos recordar, cuando la hermandad se encontraba en la iglesia de San Román, el rezo que se realizaba en el traslado de los titulares a la iglesia de los Terceros en vísperas de la Semana Santa, siendo este traslado por las calles de la feligresía mientras se rezaba el santo viacrucis.

Traslado de la Cena y la Exaltación a los Terceros | José Carlos B. Casquet

Curiosidades

Resalta a la vista las colosales dimensiones del misterio, mayores que el resto, lo que hace que la cuadrilla de costaleros sea una de las más altas y robustas de cuantas podemos disfrutar durante la Semana Santa.

En el plano musical, la corporación estará acompañada en este 2019 por primera vez por la Banda de Cornetas y Tambores del Paso y la Esperanza, de Málaga, de la cual se guarda gran expectación por las críticas cosechadas tras sus actuaciones anuales y las recientes realizadas en nuestra ciudad. El palio, como viene haciendo desde el año 2011, estará acompañado por la Banda Municipal de Música de Arahal, dirigida por José Manuel Bernal.

Será la primera hermandad que efectúe su Estación de Penitencia desde la iglesia de Santa Catalina, después de que hayamos tenido que ser testigos de los constantes retrasos en los trabajos de restauración que ha sufrido el templo.

Viacrucis tradicional

En el primitivo viacrucis de Sevilla que instauró en 1521 Fadrique Enríquez de Ribera, primer marqués de Tarifa, debía rezarse el ejercicio según el considerado viacrucis tradicional. Así se refleja en los diferentes azulejos que se sitúan entre la Casa Pilato y el humilladero de la Cruz del Campo, recorrido que siguió el viacrucis entre 1630 y 1873. De esta forma, la décima estación del primitivo viacrucis era la siguiente: Jesús es despojado de sus vestiduras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: