Últimas noticias

XI estación: Jesús promete su reino al buen ladrón

Durante los últimos años, podríamos decir incluso décadas, el rezo del viacrucis se ha convertido en una pieza fundamental en la preparación de Sevilla, las hermandades y los cofrades para la Semana Santa. En su sentido más estricto y tomando como base la devoción a una imagen, durante las catorce estaciones los fieles recorren junto a Jesús el camino hasta su muerte en el Monte Calvario. Así es en el viacrucis del Cristo de la Buena Muerte de la Hiniesta que tiene lugar cada último sábado de enero, en el rezo interno que se celebra cada viernes de Cuaresma en la basílica del Gran Poder o en el ejercicio que preside cada Lunes Santo el Señor de la Salud de los Gitanos.

A pesar de que el origen del viacrucis data de entre finales del siglo XVI y comienzos del XVII, el rezo actual, basado en los textos evangélicos, lo establece San Juan Pablo II en 1991, quien incorpora nuevos pasajes y sustituye algunas estaciones que estaban tomadas de los textos apócrifos.

Así es el viacrucis según la Semana Santa de Sevilla.

XI estación: Jesús promete su reino al buen ladrón. Del Evangelio según San Lucas (LC 23, 39-43) «Y uno de los malhechores que estaban colgados le injuriaba, diciendo: Si tú eres el Cristo, sálvate a ti mismo y a nosotros. Respondiendo el otro, le reprendió, diciendo: ¿Ni aún temes tú a Dios, estando en la misma condenación? Nosotros, a la verdad, justamente padecemos, porque recibimos lo que merecieron nuestros hechos; mas éste ningún mal hizo. Y dijo a Jesús: Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso.»

En la Semana Santa de Sevilla, el misterio que representa el mencionado pasaje bíblico es el del Cristo de la Conversión del Buen Ladrón de la Hermandad de Montserrat.

Montserrat. Parroquia de la Magdalena 2017 | Francisco Santiago

Hermandad de Montserrat

La Hermandad de Montserrat realiza estación de penitencia en la tarde del Viernes Santo a la Santa Iglesia Catedral de Sevilla, siendo la sexta en el orden procesional.

La devoción y culto de la Virgen de Montserrat fue traída a nuestra ciudad por personas catalanas instaladas en Sevilla con motivo del comercio con América. Debido a esta devoción se origina la actual corporación. La fecha de creación como hermandad de gloria no está clara y hay diversas hipótesis, aunque el primer dato fehaciente son las primeras reglas como hermandad de penitencia aprobadas por la autoridad eclesiástica, el día 10 de abril del año 1601.

Dicha corporación en su fundación residía en la parroquia de San Ildefonso. Allí permaneció hasta el año 1650, cuando acordó trasladarse a la iglesia de San Pablo, donde se encontraban los Padres Dominicos, al parecer por las molestias que ocasionaban unos baños públicos contiguos a la capilla que ocupaba en San Ildefonso, quedando afectados por la humedad los enseres de la hermandad. La corporación recibe un solar donde edifica su capilla que se inaugura en 1656. Allí adquiere un gran auge por el gremio de los mercaderes, que posteriormente son responsables de la decadencia de la misma.

A partir de 1761 el gremio se subroga en la propiedad de la capilla, las imágenes y enseres de la cofradía, manteniendo sólo los cultos internos.

En 1850, la corporación se reorganiza con el apoyo de personalidades como los duques de Montpensier. Una vez reanimada la vida de hermandad, el gremio de mercaderes de lienzos interpuso una demanda por la propiedad de la capilla. El litigio fue ganado por la corporación, dejando atrás la etapa más negra de su historia. En la época de máximo esplendor de la corporación se estrena el actual palio de la Virgen de Montserrat, en 1865.

En 1939 la hermandad se trasladó a su actual capilla, situada a escasos metros de la anterior. La sede donde hoy radica Montserrat pertenecía a la Hermandad de la Antigua y Siete Dolores. En el año 2006 se fusionó con la Hermandad del Rosario de la Magdalena.

La imagen del Cristo de Conversión del Buen Ladrón es un majestuoso crucificado de Juan de Mesa, quien la realizó entre 1619 y 1620. Se trata de una obra de tamaño mayor al natural, además tiene la peculiaridad de que una espina le atraviesa la oreja derecha. Esta imagen se aparta del modelo montañesino y destaca por su fuerza y gran expresividad. El sudario del Señor es de inspiración manierista. Los ladrones son obra de Pedro Nieto Montañés en 1628, mientras que la Magdalena es una talla anónima del siglo XIX. En el misterio Cristo dialoga con el buen ladrón, San Dimas, prometiéndole su reino desde ese mismo momento.

La imagen del crucificado ha sufrido varias restauraciones, entre las que sobresale la que realiza en 1851 el escultor Gabriel de Astorga, quien le coloca los ojos de cristal.

Ha presidido el viacrucis del Consejo

Hace varias semanas, el primer lunes de Cuaresma, el Señor de la Conversión del Buen Ladrón presidió el viacrucis del Consejo. Las andas realizadas para el culto permitieron contemplar a dicho crucificado verticalmente. En las mismas, figuraron los faroles de la Hermandad del Cachorro y el baquetón del paso de la Pura y Limpia del Postigo. Su salida se produjo a las 17.35 horas, mientras que la recogida tuvo lugar a las 0.10 horas, con más de media hora de retraso.

El paso de misterio de dicha corporación ha participado en el Santo Entierro Magno de 1948, el de mayor número de hermandades participantes.

Curiosidades

En el archivo de la hermandad se conserva una copia de las primitivas reglas, en un valioso ejemplar datado cien años más tarde, en 1701, que transcribe literalmente las originales.

La cofradía procesionaba con un tercer paso: San Isaías, imagen que aún conserva la corporación.

En 1899, el paso de palio de la Virgen de Montserrat sufrió un incendio mientras la hermandad discurría por la calle Murillo.

En el cortejo de la cofradía van dos mujeres que representan la Verónica y la Fe, portando la primera un paño con la Santa Faz. Es la única hermandad de Sevilla que tiene una representación alegórica de este tipo en su cortejo.

Desde 1981 hasta 1997, ambos inclusive, procesionaron otras imágenes de los ladrones, realizadas por Gabriel Cuadrado, que no convencieron a los hermanos, quienes aprobaron restituir los antiguos San Dimas y Gestas por los actuales.

Viacrucis tradicional

En el primitivo viacrucis de Sevilla que instauró en 1521 Fadrique Enríquez de Ribera, primer marqués de Tarifa, debía rezarse el ejercicio según el considerado viacrucis tradicional. Así se refleja en los diferentes azulejos que se sitúan entre la Casa Pilato y el humilladero de la Cruz del Campo, recorrido que siguió el viacrucis entre 1630 y 1873. De esta forma, la undécima estación del primitivo viacrucis era la siguiente: Jesús es clavado en la cruz.


Bibliografía.

https://www.corazones.org/oraciones/oraciones_jesus/via_crucis_jpII_estaciones_nuevas.

Archidiócesis de Sevilla.

https://denazaretasevilla.com/2019/02/09/montserrat-feligresia-la-magdalena/

Hermandad de Montserrat.

About Javier Reguera (180 Articles)
Redactor en De Nazaret a Sevilla. Estudiante de Historia por la Universidad de Sevilla. Twitter: javireguera1

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: