Últimas noticias

El esplendor del Domingo de Ramos en imágenes y vídeo

Sol de Domingo de Ramos y campanas de la giralda que a media mañana anunciaban el comienzo de la semana más bonita del año.Altas temperaturas y melancolía en la memoria de los sevillanos, que vuelven a ser niños en la jornada que abre la Semana Santa. El Parque de María Luisa se llenaba mientras las campanas cubrían el cielo de la ciudad. La Paz salió para abrir una nueva semana de sueños e ilusiones. Imposible no emocionarse al ver los primeros nazarenos blancos cruzar el frondoso verde primavera del parque. La Paz tiene un cortejo extenso y que ha aumentado durante los últimos años, por eso la salida es cada vez más temprano. nuestro Padre Jesús de la Victoria estrenó suelo y disposición de las figuras del misterio, remodelado por Fernando Aguado, y que ha elevado la Cruz unos centímetros, lo que dificultó más la salida por la puerta de San Sebastián.

Fotografía: Manuel Jesús Pérez, Benito Álvarez, Pepe Cruz, Antonio Gálvez, José Carlos B. Casquet, Miguel Ángel Suárez.

Vídeo: Alberto Calero.

Jesús Despojado volvió a salir desde Molviedro en una de las salidas más complicadas, y la Virgen de Dolores y Misericordia volvió a dar una lección de clasicismo a los sones del Liceo Moguer.

Fotografía: Manuel Jesús Pérez, Benito Álvarez, Antonio Gálvez, José Carlos B. Casquet.

La Borriquita inaugura la Carrera Oficial, y aúna las ilusiones infantiles de la ciudad, que  participan por primera vez en un procesión que es siempre un camino de vuelta a los recuerdos de la infancia. La Sagrada Entrada en Jerusalén es uno de esos pasos que uno siempre ve con ojos de niño.

Fotografía: Manuel Jesús Pérez, Pepe Cruz, José Carlos B. Casquet.

En San Julián el cielo acompañaba y una vez más, el azul Hiniesta tiñó las calles del barrio, que son un clamor cuando sale el Cristo de la Buena Muerte a los sones de Arahal, y la Virgen de la Hiniesta, en su palio azul y plata, complemento perfecto para coronar el cielo sevillano.

Fotografía: Manuel Jesús Pérez, Benito Álvarez, Antonio Gálvez, José Carlos B. Casquet.

La Cena estrenaba sede recién restaurada, y su cortejo salió con el clasicismo de siempre. El misterio de la Cena a los sones de Cigarreras, del Señor de la Humildad y Paciencia con la escolanía que cada año le acompaña y la Virgen del Subterráneo, ejemplo de clasicismo elegancia sevillana bajo palio.

Fotografía: Manuel Jesús Pérez, Antonio Gálvez, José Carlos B. Casquet.

San Roque también recorrió las calles de la ciudad con los sones de Esencia, que se consolida tras el nazareno que viene de la plaza Carmen Benítez junto a la Virgen de Gracia y Esperanza.

Fotografía: Benito Álvarez, Pepe Cruz, Antonio Gálvez, José Carlos B. Casquet, Miguel Ángel Suárez.

En Triana, la Estrella salía con su palio antiguo.  Una estampa que no se contemplaba desde 2013, y que da más visibilidad a la dolorosa, aportando movimiento y ese estilo añejo de las fotografías de San Jacinto, donde regresará en unos días. El calor iba en aumento en una jornada que no tenía vuelta atrás

Fotografía: Benito Álvarez, Antonio Gálvez, José Carlos B. Casquet.

La Amargura celebraba los cien años de la marcha ‘Amarguras’, una marcha de insuperable calidad que está considerada como himno oficioso de la Semana Santa. Perfección en estado puro. Calle Feria con el peso de los siglos tras una corporación de rasgos populares y estilo serio. Repertorio exquisito que culminó con Amarguras aún cuando había entrado la Virgen, y que no se interrumpió,

Fotografía: Antonio Gálvez.

El Amor, una cofradía cuya salida con las coplas al Cristo debería ser Patrimonio de la Humanidad. Salió como lo lleva haciendo estos últimos años: con tantos minutos de retraso como la jornada llevaba alrededor de las nueve y media de la noche. Broche de oro para el Domingo de Ramos con la entrada del crucificado, momento de una extrema belleza para el que este año la hermandad ha recuperado una tradición que se perdió al fallecer Pepe Peregil: el de cantarla una saeta al Cristo del Amor mientras entra en el interior de la Colegiata del Divino salvador. Manuel Lombo cantó una saeta escrita por Alberto García Reyes que enmudeció a la plaza, llegando incluso más allá de los límites de la propia plaza. Un deleite para los sentidos y una lección magistral del arte de la saeta:

Por culpa de mi traición, 

la muerte viene clavada

 en la Cruz del Salvador, 

yo me salvo por quererte, 

y tu te mueres por amor. 

Fotografías: Antonio Gálvez.

About Alberto Espinosa (58 Articles)
Redactor en De Nazaret a Sevilla. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid. Periodista. Twitter: bertieespinosa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: