Últimas noticias

Algarabía y sobriedad del Lunes Santo, en imágenes y vídeo

Estamos ante una de las jornadas con mayor número de cofradías en su nómina -nueve en total-, que más crecimiento en sus cortejos ha presentado en los últimos años y, a su vez, de gran atractivo para ser contemplada debido a los contrastes existentes entre las corporaciones llegadas desde los barrios y las que residen en el centro. Un Lunes Santo sin grandes novedades en los itinerarios, en el que el calor cobró un alto protagonismo durante las horas de sol, y en el que se acumuló algo de retraso a partir de la mitad de la jornada, afectando en mayor medida a la Hermandad del Museo, la última en acceder a la Carrera Oficial.

Desde el barrio de San Pablo, la Hermandad de Jesús Cautivo y Rescatado, que estrenaba túnica de terciopelo morado, y Nuestra Señora del Rosario Doloroso abría la jornada en la Carrera Oficial. Ejemplar como cada año su discurrir por las calles, consecuente con la distancia que debe transitar en uno de los itinerarios de mayor extensión en cuanto al número de horas en la calle, a las 11:30 horas, acompañada de la Banda de Pasión de Cristo, puso en la calle su cruz de guía. Llamó la atención el exorno floral de ambos pasos, muy colorido y variado en especies, tanto en el del Señor como en el de palio, en el que además se incluyeron flores y mariposas realizadas en talco. La música estuvo a cargo de la Banda de las Tres Caídas y la Banda de Música de las Cigarreras a la ida, mientras que para el regreso la Banda de San Juan Evangelista y la Banda de Música Virgen del Castillo, de Lebrija, tomaron el relevo tras los pasos.

Fotografías: Miguel Ángel Suárez, Pepe Cruz, Manuel Jesús Pérez, Antonio Gálvez, Benito Álvarez, Jesús Barco.

La Redención, uno de los cortejos que más crecimiento ha experimentado en los últimos años, siguió los pasos de la Hermandad de San Pablo. En su coqueto itinerario por el centro hispalense, la cofradía de la iglesia de Santiago Apóstol estuvo acompañada por la Agrupación Musical María Santísima del Rocío -antigua Agrupación Musical del Carmen de Su Eminencia-, uno de los estrenos de este año, la Agrupación Musical de la Redención en el misterio, conformando uno de los grandes binomios de la Semana Santa, y la Banda de las Nieves de Olivares tras el palio. En cuanto a los estrenos, destacaron los nuevos respiraderos del paso de misterio, ejecutados por los Hermanos Delgado.

Fotografías: Pepe Cruz, Antonio Galvez, Manuel Jesús Pérez, José Carlos B. Casquet, Benito Álvarez.

Siguiendo con los barrios, en este caso desde el Tiro de Línea, llegaba la Hermandad de Santa Genoveva. Una cofradía que mueve un cortejo muy numeroso y al que acompañan muchísimos fieles desde su salida hasta el regreso. Este año cobraba un elevado protagonismo su apartado musical con la novedad del acompañamiento en la cruz de guía de la Agrupación Musical María Santísima de las Angustias Coronada y la Agrupación Musical de la Pasión de Linares, tras el Señor Cautivo, lo cual suscitó mucho interés a su paso durante todo el recorrido. En el palio de la Virgen de las Mercedes Coronada, como ya es clásico, acompañó la Sociedad Filarmónica del Carmen, de Salteras. Colorida y variada fue la ornamentación floral utilizada en ambos pasos, con tonos lilas, morados y azules en el del Señor, y malvas, rosas, verdes, cremas, azules y blancos en el palio.

Fotografías: Antonio Gálvez, José Carlos B. Casquet, Miguel Ángel Suárez, Benito Álvarez.

Vídeo: Alberto Calero

Santa Marta puso la primera nota de luto al soleado Lunes Santo. Solemnidad y ejemplaridad en el cortejo del impresionante misterio, del Señor de la Caridad, de cuyo reguero de sangre brota una rosa, y la Virgen de las Penas, al que sirven de exorno lirios morados. Su discurrir, en sobrecogedor silencio, es seguido cada año por más público. La restauración de Santa Marta, a cargo de Pedro Manzano, fue el estreno más llamativo para esta Semana Santa.

Fotografías: José Carlos B. Casquet, Antonio Gálvez, Jesús Barco.

Y, de nuevo, la alegría de un barrio. En este caso de Triana, con la Hermandad de San Gonzalo, uno de los cortejos con mayor número de nazarenos de nuestra Semana Santa. Como siempre, impresionante el caminar del paso de misterio del Señor del Soberano Poder ante Caifás, acompañado magistralmente por la Banda de las Cigarreras, cuya sección juvenil abrió paso ante la cruz de guía. La Virgen de la Salud Coronada, por su parte, fue acompañada por la Banda de Música Santa Ana, de Dos Hermanas. El saludo a la Hermandad del Baratillo, así como a la Estrella, tanto a la ida como a la vuelta, constituyeron algunos de los momentos de mayor emoción en su discurrir. Con un friso de flores rojas y flores blancas se adornaron el paso de misterio y de palio respectivamente.

Fotografías: Pepe Cruz, Antonio Gálvez, José Carlos B. Casquet, Miguel Ángel Suárez, Benito Álvarez.

Y, de nuevo, de la alegría de San Gonzalo a la sobriedad de Vera Cruz, cofradía que este año estrenaba doce candeleros para el palio de la Virgen de las Tristezas. Como ya es costumbre, rompiendo con la severidad del negro de las túnicas de sus penitentes, las distintas representaciones de hermandades de la Vera Cruz pusieron la nota de color al cortejo, a cuyos pasos acompañaron el Grupo de Voces ‘De Profundis’ y la Capilla Musical ‘Calvarium’ en el Cristo, y la Capilla Musical ‘Gólgota’ en el palio.

Fotografías: Antonio Gálvez, Pepe Cruz.

A pesar de la cercanía con las hermandades de Vera Cruz y del Museo, la Hermandad de Las Penas de San Vicente transitó con total normalidad durante su recorrido. Otra corporación que ha visto crecer su cortejo en los últimos años y cuyo estreno más relevante en el que acabamos de vivir ha sido la restauración de la cruz de salida del Señor de las Penas, a cargo de Orfebrería Domínguez. La música corrió a cargo de una capilla musical en el paso del Señor y de la Banda del Maestro Tejera en el palio. Sobre monte de flores rojas procesionó el titular cristífero de San Vicente, mientras que el palio de la Virgen de los Dolores llevó composición de flores blancas.

Fotografías: Antonio Gálvez.

Con cambios en el apartado musical realizaba su estación de penitencia la Hermandad de las Aguas, cambios que podemos considerar sus únicos estrenos en la tarde/noche del reciente Lunes Santo. La Banda juvenil de la Centuria Macarena, en la cruz de guía, y la Banda del Rosario de Cádiz, en el paso de Cristo, supusieron las grandes novedades de la corporación de la calle Dos de Mayo. Volvió a acompañar al palio de la Virgen de Guadalupe la Banda de Música Municipal de Mairena del Alcor. Flores en tonos morados y verdes, en el paso del Cristo de las Aguas, y blancas, en el palio, compusieron la ornamentación floral de los pasos.

Fotografías: Miguel Ángel Suárez, Antonio Gálvez, Benito Álvarez.

La decana del Lunes Santo, la Hermandad del Museo, cerró la segunda jornada de la Semana Santa de Sevilla, con el deseo de que para la de 2020 le sea concedida la petición de permuta de lugar con la de las Aguas para evitar la entrada tardía del palio de la Virgen de las Aguas, en aras de beneficiar a su numeroso cortejo en el que abunda la presencia infantil. Sin música discurrió el paso del Cristo de la Expiración, dispuesto sobre monte de flores rojas, mientras que la Sociedad Filarmónica Nuestra Señora de la Oliva de Salteras, acompañó el palio de la Virgen de las Aguas, exornado con flores blancas.

Fotografías: Antonio Gálvez, Benito Álvarez.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: