Últimas noticias

En imágenes, un Miércoles Santo roto por la lluvia

Llegaba el ecuador de nuestra Semana Santa y a su vez la temida lluvia. El día se encontraba encapotado desde primera hora de la mañana, además de bastante desapacible debido al viento que azotaba de vez en cuando. La mañana comenzó con la decisión de salir de las corporaciones más lejanas, La Sed y San Bernardo, ambas rato antes de la hora fijada para la misma. Poco tiempo más tarde le tocaba el turno a la Hermandad del Carmen que tardaba más tiempo en decidir, aunque finalmente también tomaba la misma decisión que las anteriores. Dos horas más tarde le tocaba el turno a la Hermandad del Buen Fin, corporación que muchos daban por perdida. Bastantes minutos antes de las 17.00 la junta de gobierno anunciaba la decisión de realizar su estación de penitencia.

A las 17.45 horas tenían programadas sus salidas las corporaciones de La Lanzada y del Baratillo, que también tomaban las decisiones de las corporaciones anteriores aunque con más dudas que las anteriores. Pocos minutos después se conocía la primera de las noticias negativas del día, ya que la Hermandad del Carmen decidía mantenerse en la Catedral sin hora prevista de vuelta, decisión que chocaba con la tomada minutos antes por las corporaciones de la Lanzada y Baratillo. Pocos minutos después las Hermandades de la Sed y San Bernardo anunciaban el recorte de itinerario y horario en ambas corporaciones.

Hasta las 19.30 horas no había más decisiones previstas y aunque cada vez el día se encapotaba más la Hermandad de las Siete Palabras decidió también realizar su estación de penitencia sin ningún cambio en el horario e itinerario de la misma. Cuando aún no había salido el segundo paso de esta cofradía una llovizna comenzaba a caer en la ciudad, aunque la mayoría de hermandades siguieron con total tranquilidad salvo San Bernardo que cubrió el manto de la Virgen del Refugio en el interior de la catedral. Mientras caía la llovizna en San Pedro, la Hermandad del Cristo de Burgos decidía no realizar su estación de penitencia, cabe destacar que esta corporación tiene por titular a la imagen documentada más antigua de nuestra Semana Santa, además de estrenar la restauración de los varales y manto de salida del paso de palio.

A su hora fijada y con el inicio de una llovizna que cada vez se hacía más intensa decidía la Hermandad de los Panaderos seguir los pasos del Cristo de Burgos y no realizar la estación de penitencia. La llovizna que caía a ratos con más intensidad, a veces menos intensa se convirtió en un chaparrón que duró lo suficiente para destrozar la jornada que quedaba de la siguiente manera: La Sed y San Bernardo aceleraban mucho su ritmo y entraban en sus sedes canónicas con varias horas de adelanto, la Hermandad del Buen Fin tras pasar de largo por el Salvador se refugiaba en la iglesia de la Anunciación, mientras que la Lanzada quedaba partida en dos ya que el paso de misterio quedaba refugiado en el Salvador y el paso de palio regresaba sobre sus pasos hacia la catedral. Por su parte la Hermandad del Baratillo aceleraba el ritmo para refugiarse a la Catedral, mientras que la Hermandad de las Siete Palabras decidía volverse a su sede canónica siendo la que peor suerte corrió pues fue la última en refugiar su paso de palio.

A las 23.00 horas, todo había mejorado y las hermandades regresaron a sus sedes canónicas cambiando el recorrido previsto hasta las mismas y en algún caso acelerando el paso por si hubiese algún problema de nuevo. El último paso que entraba fue el de la Virgen del Carmen que realizaba su entrada sobre las 3.00 horas en su templo de nuevo.

La primera hermandad que entraba en carrera oficial era la del Carmen y con ella el primer gran estreno de la jornada, la nueva túnica bordada del Señor de la Paz. Su vuelta desde la catedral recorrió lugares inéditos para esta cofradía como su paso por Plaza Nueva. La entrada varias horas más tarde de lo programado en un inicio fue otro momento destacable. Además los pequeños de esta corporación protagonizaron uno de los momentos más recordados de esta Semana Santa, como fue el juego por las naves catedralicias tras llevar varias horas en la Catedral para tomar una decisión, que demuestra la alegría, inocencia y diversión de unos niños. El acompañamiento musical corría a cargo de la Agrupación Virgen de los Reyes en el misterio y de la Banda de Música Municipal de Aznalcóllar en el paso de palio.

Fotografías: Rocío Cobaleda, Álvaro Muñoz, Pepe Cruz.

La siguiente corporación fue la Hermandad de la Sed que venía desde el barrio de Nervión. Estrenaba la restauración del dorado del paso de misterio al completo. En su recorrido de vuelta además de acortarlo sensiblemente, se hizo por parte de toda la cofradía un esfuerzo titánico para que la lluvia afectase lo menos posible, llegando en el momento de mayor fuerza de la lluvia a abrirse el cortejo del paso de palio para que este llegase lo antes posible. El acompañamiento musical corrió a cargo de la Banda de Cornetas y Tambores «Jesús Nazareno» en la cruz de guía, Banda de Cornetas y Tambores «Nuestra Señora del Rosario» de Cádiz tras el paso de Cristo, Banda de Música «Nuestra Señora de la Oliva» de Salteras en la ida y la Banda de Música Municipal de Mairena del Alcor en la vuelta tras el paso de palio.

Fotografías: Ivan Núñez, José Carlos B. Casquet, Manuel Jesús Pérez, Rocío Cobaleda, Pepe Cruz, Álvaro Muñoz.

La corporación torera del barrio de San Bernardo era la siguiente en recorrer la carrera oficial. Esta corporación al igual que la anterior hizo un esfuerzo titánico por recogerse lo antes posible en su templo, aunque en el paso de palio se encontraba el manto tapado con un plástico para que sufriese lo menos posible. El acompañamiento musical corrió a cargo de la Banda de Cornetas y Tambores «Pasión de Cristo» en la cruz de guía, Banda de Cornetas y Tambores de la Presentación al Pueblo de Dos Hermanas tras el paso de Cristo y la Banda de Música de la Cruz Roja tras el paso de palio.

Fotografías: Iván Núñez, José Carlos B. Casquet, Rocío Cobaleda, Álvaro Muñoz.

La siguiente en llegar a la catedral era la franciscana Hermandad del Buen Fin, que estrenaba la restauración del crucificado por parte del IAPH. La lluvia hizo que esta cofradía se refugiase en el templo de la Anunciación, dejando para el recuerdo estampas históricas. El regreso a su sede comenzaba alrededor de las 23.15 horas y se llevo a cabo de manera bastante ágil, por lo que en menos de dos horas se encontraba la cruz de guía en su templo. El acompañamiento musical corría a cargo de la Banda de Cornetas y Tambores de la «Centuria Romana Macarena» en el paso de Cristo y la Banda de Música de las Nieves de Olivares tras el paso de palio.

Fotografías: Antonio Gálvez, Manuel Jesús Pérez, Álvaro Muñoz

La penúltima corporación que llegaba a la Catedral era la de la Lanzada que tenía una innumerable lista de estrenos o restauraciones. La lluvia hizo que la cofradía quedase partida en dos por lo que el paso de palio regresaba sobre sus pasos hasta la catedral, mientras que el paso de misterio avanzaba hasta el Salvador. Mientras la corporación se encontraba refugiada el capataz de la cofradía tuvo que abandonar su puesto debido a una indisposición. El paso de palio hasta el Salvador regresaba por la avenida y la plaza Nueva, para continuar por su recorrido habitual. El acompañamiento musical de la corporación corrió a cargo de la Banda de Cornetas y Tambores Juvenil de las Tres Caídas en la cruz de guía, Banda de Cornetas y Tambores «Santísimo Cristo de las Tres Caídas» en el misterio y Banda de Música «María Santísima de la Victoria» tras el paso de palio.

Fotografías: José Carlos B. Casquet, Rocío Cobaleda, Manuel Jesús Pérez, Pepe Cruz, Álvaro Muñoz.

La última corporación que pisaba las naves catedralicias era la del Baratillo que también tenía varios estrenos. La lluvia hizo que la cofradía acelerase un poco el ritmo por la carrera oficial y que se mantuviese en el templo catedralicio durante 1 hora aproximadamente. El regreso a su sede fue con total parsimonía aunque saliendo por la puerta de San Miguel y por el recorrido más corto. El acompañamiento musical corrió a cargo de la Banda de Cornetas y Tambores «Columna y Azotes» en la cruz de guía, Banda de Cornetas y Tambores «Nuestra Señora del Sol» tras el paso de Cristo y la Banda de Música «Nuestra Señora del Carmen» de Salteras en el palio.

Fotografías: Antonio Gálvez.

Las Hermandades del Cristo de Burgos y los Panaderos decidieron no arriesgar, mientras que la de las Siete Palabras salía a la calle a su hora prevista. Estrenaba la realización de las águilas bicéfalas en plata como las robadas años atrás. Al iniciar la lluvia la cofradía se encontraba llegando a la Campana pero la corporación decidió continuar, aunque al intensificarse la misma se decidía la vuelta a su templo por plaza del Duque, Virgen de los Buenos Libros y Cardenal Cervantes. Al encontrarse el primer paso en la plaza de la Campana, el paso del Cristo de las Siete Palabras fue el primero en recogerse, para ser seguido por el Nazareno de la Divina Misericordia y después el paso de palio. El acompañamiento musical corría a cargo de una capilla musical en el primer paso, la Banda de Cornetas y Tambores «Esencia» en el crucificado y la Banda de Música del Carmen de Villalba del Alcor en el paso de palio.

Fotografías: Pepe Cruz.

About Javier Reguera (169 Articles)
Redactor en De Nazaret a Sevilla. Estudiante de Historia por la Universidad de Sevilla. Twitter: javireguera1

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: