Últimas noticias

La fiesta privada de los Remedios

¿Es la Feria una fiesta de la ciudad? La pregunta es retórica, porque la respuesta es «No», aunque a alguno le sorprenda o lo niegue. Una fiesta debe tener una peculiaridades concretas para que sea considerada del municipio. La primera de estas características – y la más importante – es tener un carácter universal. Es indudable que la gran mayoría de los ciudadanos estamos expulsados de esa ciudad efímera que se monta en los Remedios. No vale con poner un porcentaje ínfimo de casetas públicas para disimular el coto cerrado que es. Otra característica es la pluralidad, porque las sociedades son heterogéneas. Lo que vemos en el Real es una fiesta creada para y por unos sevillanos concretos que intentan que sus gustos y estilos se hagan universales en la ciudad.

Muchos dicen «¡Qué sevillan@ es!» a aquella persona que vive con pasión la Semana Santa, Feria, Rocío, Corpus… Lo cual no es más que una externalización del tópico más usado para definir a la ciudad. Ese intento de patrimonializar hasta el gentilicio es lo que provoca que nuestras fiestas sean tan cerradas, el culmen de todas ellas es la Feria. Si a alguien se le ocurriera ir en chanclas y calzonas se le miraría mal por los allí presentes. En la sociedad se viste cada uno como le viene en gana, pero en la ciudad de la mentira y los farolillos no se puede, ya que es algo privado diseñado por un sector de la ciudad. En realidad las chaquetas y los trajes de gitana no son es más que el disfraz que se le pone a lo banal, ahora llamado en estos tiempos ‘postureo’.

Sevilla es una ciudad muy cerrada y eso influye en todo. Queremos un turismo de calidad, pero a la vez confeccionamos un modelo de ciudad que implique hacer la ciudad para un grupo de sevillanos determinado. Algo incompatible. Ni siquiera se admite a todos los ciudadanos del municipio, porque claro, si a alguien no le gusta Semana Santa, Feria, Rocío, Corpus y los Cantores de Híspalis, no es sevillano. Se niega hasta el gentilicio en función de unos gustos personales. No parece sano eso.

About Agustín López (212 Articles)
Opinión en De Nazaret a Sevilla. Autor del blog El Preste. Geógrafo. Hermano de Santa Cruz. Twitter: @elpresteblogspo

13 Comments on La fiesta privada de los Remedios

  1. Manuel Jiménez García // 12 mayo, 2019 en 11:22 am // Responder

    La feria es universal. Su carácter combina lo público con lo privado. Esa mezcla,hace que tenga un sello de identidad que no es nuevo. No todo puede ser público ni tampoco privado. Se consigue cada año que aumente el número de casetas públicas y en las privadas, puedo asegurar que un 25% son amigos y familiares que vienen de otros lugares,invit invi a la fiesta. Está muy bien como está.

  2. Aunque convengo con usted en casi todo, el ejemplo no es válido a mi juicio. He entendido lo que pretende escenificar, pero el ir de chaqueta o con traje de flamenca a la Feria, y no en chanclas y calzonas, es una cuestión de elegancia y saber estar. Yo voy vestido de forma cotidiana (pantalones vaqueros y camisa) y nadie me excluye.
    En el tema de las casetas, no puedo estar más de acuerdo.

  3. Totalmente en desacuerdo.. yo viajo fiestas a lo largo y ancho del mundo y hay que intentar empatizar con cada ambiente, costumbres y formas de vivir cada fiesta en cada lugar.
    Si vas vestido de corto a San Fermin ó Fallas pues no vas bien y se reiran de ti. Eso no significa que sean fiestas cerradas.. o si??
    Este año se ba batido el rwcord de asistencia de norteamericanis y europeos a esta Feria tan cerrada de la que hablas.. en fin, hay veces que lo ignorado nos hace errar, tambien la rabia.

  4. Jose Vazquez // 12 mayo, 2019 en 1:34 pm // Responder

    No tienes ni idea de lo que estás diciendo

    • Tu lo has dicho guiris, y personal de dinero para que nos enteremos que no caben más jet privados en el aeropuerto y los yates atracan en el río, y en la caseta de los Sres de «Sutanito» han sido recibidos los Sres de Setanito, (No dicen que han venido o han sido recibidos para hacer el negocio del siglo ) mIentras que a los sevillanos de a pie los que le dieron la indiosincracia a la feria los precios autobuses, casetas y de cacharritos, cada vez les hace más imposible acudir a la feria

  5. Fidelia Tercero Valero // 12 mayo, 2019 en 5:45 pm // Responder

    Eres tonto o algo por el estilo. Al que no le guste la feria que no vaya y ya esta

  6. La verdad es que la Feria no es lo que era, prima el postureo sobre el divertimento del sevillan@ Soy sevillana del barrio de la Macarena, y esta no es mi feria que me la han cambiado.Para colmo salen los «entendidos» en la materia diciendo que la feria es de Sábado a Sábado, cuando no es cierto es de Domingo a Sábado, no se respeta el calor ni la fecha de Abril y se cambia a dos semanas después de Semana Santa, para intereses de unos cuantos, ahora te dicen que vayas vestida de flamenca de día, por la noche traje de cóctel y media etiqueta para ellos ¿ Pero esto que eeeeeesss? Hay Sevilla de mi alma que lo vas perdiendo todo…..

  7. Completamente de acuerdo con el artículo. Llega un momento en que se olvida el factor de pasarlo bien en la feria, para lo cual debería de existir, y queda sustituido por el postureo rancio, el querer aparentar lo que no se es y lo que no se tiene. Igual que muchas personas no gustan de la Semana Santa y se van a la playa, la repulsión hacia esta feria me empuja a hacer lo mismo.

  8. Julio Enrique Barranco Moreno // 13 mayo, 2019 en 2:17 pm // Responder

    O se de donde será, pero le aseguró que delos Remedios no es, por todo los que sufrimos todo el año los vecinos y yo no tengo caseta, es para una clase determinada y con poder adquisitivo, familiar en algunos caso h pública en otros. Universal y particular, del pueblo y del señorito. Pero de Los Remedios No

  9. Igual de heterogéneas son las opiniones…es decir, para todos los gustos. O dicho de otro modo: » Cada cual cuenta la feria según le va»
    A nadie le apetece que un extraño se cuele en una fiesta privada en su casa… y las casetas, guste o no guste, son prolongación de nuestras casas privadas, se pagan unas cuotas, infraestructuras y unos servicios , se preparan, se acondicionan y se decoran para habitar por una semana una ciudad efímera. Y eso si o sí hay que saberlo entender. Que conste que yo no «tengo» caseta.

    • Jose Carlos Cruz Lechuga // 17 julio, 2019 en 2:20 pm // Responder

      Y seguro Agustín, que tu como periodista y cofrade, tienes tu entradita, tu enchufito en alguna caseta de algún conocido; caseta privada por supuesto.

      Venga hombre!! No me vendas la moto ni utilicemos demagogia barata.

  10. Por favor no hacer daño a Sevilla, porque aquí nunca se hace daño a nadie, hay espacio para todo el mundo y eso que es la cuarta capital de Europa visitada, pero entender que es una capital mediana y hay un gran esfuerzo porque se sintáis bien, bueno no la queremos más grande! Os enamorara a todos
    Y está es la feria!!!!

  11. Esto es lo que hay, y el que quiera cambiar nuestra forma de vivir nuestra feria le va a costar siglo para que cambie. He conocido muchas fiestas en el norte y existe «casetas» chamizos o similar que no participa todo el mundo de sus grande comilonas, ya que se gastan un dinero para la convivencia de sus familia o amigos. En las fiesta de Navarra existe números sitios privados. En Valencia igual y con mucho señoría y durante el día todo el mundo oliendo a pólvora y así seguirá porque su indisigracia y costumbres. En España hay tanta formas de celebrar las fiestas que la hace singular. Y repito que en sevilla esto lo que hay para a veces la envídia de personajillos que no saben apreciar nuestra atoprologia de la fiesta de un pueblo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: