Últimas noticias

Una cuestión de profesionales

Esta semana hemos conocido dos noticias tan importantes como esperadas por muchos cofrades. Por un lado, el Cristo del Amor será sometido a un estudio, que señalará su estado actual de conservación y la necesidad de una restauración. Por otro lado, la Hermandad de la Amargura ha decidido restaurar a sus tres titulares. El trasfondo de estas noticias tiene cierto interés. 

Alguna vez he hablado por aquí de la necesidad que tienen las hermandades de profesionalizar todas sus áreas. Las hermandades no son empresas, ni deben aspirar a serlo, pero su situación en el tejido social y económico de la Sevilla del siglo XXI sí hace que su dimensión requiera de un cambio en algunos hábitos tradicionales. Lo primero que destaca es que siendo decisión similar, ambas corporaciones la toman de forma diferente. Amargura en un cabildo general extraordinario y el Amor en un cabildo de oficiales. En ambos casos podría darse el caso que entre los miembros que toman la decisión final no haya ni un solo experto en la materia. ¿Es normal dejar el patrimonio de una hermandad en manos de analfabetos en el tema? Lo que sí podemos asegurar es que ni la mayoría de hermanos de la Amargura ni de miembros de la junta del Amor son expertos en la materia, por lo que el riesgo de la pregunta anterior es palpable.

A todos nos chirriaría que el Museo de Bellas Artes nos preguntara a nosotros, como ciudadanos, si tiene o no que restaurar una de sus obras. Sin embargo, se ve como algo normal que decidamos eso mismo en nuestra hermandad. Es una decisión tan técnica y de tanta trascendencia, que sólo deberían tener voz y voto los profesionales en la materia, porque de no ser así podrían oírse declaraciones tan ridículas como las del anterior hermano mayor del Amor, que anteponía un gusto personal al posible daño material que pudiera estar sufriendo su titular. O aquel exhermano mayor baratillero que decía ser un experto en restauración de estatuas de bronce, porque había limpiado plata en su hermandad. 

Desde hace unas tres décadas el nivel de restauradores en la ciudad de Sevilla roza la perfección. Quizás personajes siniestros como Francisco Peláez del Espino están aún en el imaginario de los cofrades y por eso ven con miedo la opción de restaurar las imágenes, cuando en realidad, el verdadero pavor lo deberían tener viendo como sus imágenes se degradan y ensucian día a día, mientras que ellos están de brazos cruzados. Por ejemplo, hoy en día los andaluces deberíamos presumir del IAPH, institución pública que desde los años 90 tanto bueno ha hecho no sólo por el patrimonio andaluz, sino también por el patrimonio de fuera de nuestras fronteras. 

About Agustín López (221 Articles)
Opinión en De Nazaret a Sevilla. Autor del blog El Preste. Geógrafo. Hermano de Santa Cruz. Twitter: @elpresteblogspo

1 Comment on Una cuestión de profesionales

  1. Jose Carlos Cruz Lechuga // 3 noviembre, 2019 en 10:43 am // Responder

    Agustin… Como siempre hablando sin propiedad. Tanto la amargura como el amor han contado con la opinión de expertos, carrasquilla en el caso de la primera y pedro manzano en el caso de la segunda. Ambos restauradores han estudiado a los dos imágenes y de ahí se han llevado los cabildo e informado a sus hermanos. A ver si dejamos de inventarnos!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: