Últimas noticias

La fórmula del fracaso

El miércoles pasado la junta superior del Consejo convocaba a los hermanos mayores de las hermandades penitenciales de Sevilla para anunciarles cómo se va a realizar, a partir de ahora, el reparto de tiempo en la carrera oficial. La idea de crear un sistema objetivo para realizar el reparto es buena y necesaria, se debería haber hecho hace mucho tiempo, pero voy a desgranar el documento por partes e intentar explicar por qué éste no es válido, según mi opinión.

– «…se establece un criterio que iguala esfuerzos dentro de una jornada..» En la introducción del primer documento, se explica que el texto busca un criterio objetivo e igualitario, pero lo primero que hace es discriminar según días. Con este método una hermandad del Lunes Santo y otra del Miércoles Santo, que sean exactamente iguales, tendrán que hacer la carrera oficial de manera distinta. Puedo llegar a entender que Jueves Santo, Madrugada y Viernes Santo tienen ciertas connotaciones que lo hacen distintos, pero el resto de días deberían ser tratados siempre igual.

– La fórmula que han utilizado es compleja: Tiempo de Paso Hermandad i = Tiempo Fijo hermandad i + Total Resto Minutos Jornada * (UT Hermandad i / UT Jornada). Contiene unos minutos fijos en función del número de bandas y pasos, otros en función de los diferentes integrantes del cortejo (Unidades de tiempo) y otros con el resto de minutos que quedan. ¿Por qué liar tanto? Es más fácil asignar directamente según los diferentes integrantes del cortejo, bandas y pasos, y que de ahí que salga el total que requiere la jornada. Lo contrario es intentar parar una hemorragia con una tirita. Si encorsetas el día en un tiempo determinado, pero la realidad dice que hace falta más tiempo, la fórmula no servirá para absolutamente nada. 

– En líneas generales el reparto que hacen de las unidades de tiempo creo que está bien y se podría usar para lo que comento del punto anterior, pero es llamativo que en esas UT contabilicen a los guardias civiles de escolta como 0.4 y, sin embargo, no contabilicen (0.0) a los miembros de seguridad con GPS (son seguridad igual que el guardia civil) o a los capataces y contraguías (van al lado del paso siempre, igual que el Guardia Civil). En detalles así, por pequeños que sean, se demuestra que quien ha hecho el documento no lo ha realizado con el rigor y la profesionalidad que en una institución como el Consejo sería exigible. 

– Ojo al siguiente texto extraído literalmente del documento: «Campana – Confitería: Este tramo esta establecido tradicionalmente en 10 minutos. Sin embargo, casi la totalidad de las cofradías lo realizan en un tiempo inferior. Esto es debido a que para el registro de tiempos se tiene en cuenta el ultimo músico o componente del cortejo al pasar por el palquillo. En realidad, cuando se toma el control en el Palquillo el paso de palio suele estar a punto de revirar. La duración en dicha revira de Sierpes es la que determine normalmente la velocidad en dicho tramo. Aquellas cofradías, que utilizan mas de 7 minutos, además de parar a la que viene detrás, suelen acumular retraso en este punto. La media en este tramo es de 5,1 minutos». En mi opinión, este párrafo es tan significativo de como trabajan en el Consejo, que casi no requiere cometario. Está todo dicho. De modo que para medir lo que tarda un paso en cruzar la Campana, en el ‘palquillo’ empiezan a contar desde el último músico y en la confitería paran el reloj cuando llega el palio. Así les sale una media baja en esos 47 metros. ¿Por cierto, de los otros tramos de la carrera oficial nada se dice de cómo se hace la medición, ¿es diferente?

– Hay otro detalle que canta la chapuza que han hecho. ¿Cómo es posible que digan que la Madrugá en Campana termina a las 6.35? A esa hora tenía prevista su llegada la cruz de guía de la Hermandad de los Gitanos en 2019. ¿Cómo puede ser que en un documento oficial se diga que es la hora del palio? Y lo peor es que ese error acarrea que a la Madrugada le dan 320 minutos, y ya sabemos que ese dato es fundamental en la fórmula que se han inventado. A un niño de primaria se le catearía un examen de matemáticas por un error así. 

– El documento intenta explicar que se intenta aligerar el trascurrir de las hermandades por Campana para dar más minutos en la catedral. Como idea lo veo correcto. Es además algo sensato, pero a la hora de la verdad hacen las siguientes velocidades por tramos: 

a) Campana – Confitería. 47 metros. Velocidad = 6.7 metros / minuto

b) Confitería – Palcos: 456 metros. Velocidad = 13.8  metros / minuto

c) Palcos – San Miguel: 387 metros. Velocidad = 14.9  metros / minuto

d) San Miguel – Palos: 184 metros. Velocidad = 9.7 metros / minuto

¿Por qué 47 metros de la Campana son tan principales como para hacer un tramo ahí? ¿Por qué ese tramo se debe hacer incluso más lento que como casi todas las hermandades hacen su estación de penitencia? ¿No sería más sensato aligerar los tiempos en el recorrido oficial? ¿Con 5 ‘revirás’ se les exige más velocidad que con una ‘revirá’?

– En el tramo correspondiente a «Confitería – Palcos» se dice: «…la dificultad de la calle Sierpes…», como si esa dificultad fuera por algún elemento natural o propio del recorrido. La realidad es que esa dificultad, principalmente, viene por el hacinamiento de personas que allí hay, dónde literal se está jugando con la vida de las personas. La voracidad recaudatoria de los mercaderes de San Gregorio ni les hace pensar en la posibilidad de quitar sillas de allí o de Campana y la plaza Virgen de los Reyes, donde también hay zonas hipermasificadas. ¿Para eso no crean fórmulas complejas ni ningún documento? Se pide más celeridad en una calle donde los abonados entorpecen el paso de las cofradías y no en la expedita y bien vallada Campana. 

– En el interior de la catedral, actualmente, hay cuatro ‘revirás’, antes había dos, ¿por qué no se vuelve al trazado antiguo y así también se ayuda a una mayor fluidez? ¿Por qué el documento especial hincapié en el hecho de acabar realmente en la plaza Virgen de los Reyes, cuando las hermandades giran a derecha o izquierda, pero no se hace el mismo hincapié en Campana, cuando las hermandades hacen una ‘revirá’ desde el Duque o desde O’Donnell?

– Mirando todo el documento en perspectiva, es obvio la sobredimensión que se le da a la Campana. Se les dice a las hermandades que allí vayan más lentas, no se les tiene en cuenta el tiempo anterior al palquillo, la medición se hace con trampas para favorecer que estén aún más tiempo y se les otorgan 47 metros sagrados, nunca mejor dicho.

– Por último, este documento tiene siete páginas. Hace siete meses que terminó la Semana Santa 2019. Un mes por página en un documento que vuelve a tener errores groseros de gramática. Además de esos famosos 320 minutos de la Madrugada. Parece que está hecho deprisa y corriendo, nuevamente, como ya ocurrió con el famoso que hicieron del Martes Santo

About Agustín López (221 Articles)
Opinión en De Nazaret a Sevilla. Autor del blog El Preste. Geógrafo. Hermano de Santa Cruz. Twitter: @elpresteblogspo

2 Comments on La fórmula del fracaso

  1. Jose Carlos Cruz Lechuga // 11 noviembre, 2019 en 11:43 am // Responder

    Críticon que eres un críticon. Métete tu de presidente y vas con tu proyecto.

  2. Me parece un artículo coherente. Lo suyo sería que tuviese respuesta, dado que que son aspectos importantes. Pone el dedo en la llaga en lo de calle Sierpes o en la diferencia del tiempo de paso por Campana y la Catedral.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: