Últimas noticias

Presentada la orla extraordinaria de los cultos de Los Dolores del Cerro

En la jornada de ayer, tras la Misa de hermandad, se presentaba en la casa hermandad de la Hermandad de Los Dolores del Cerro la orla de los cultos cuaresmales de la corporación en este año tan especial para la historia de la misma ya que se cumple el LXXV aniversario de la fundación de la misma. La pintura ha sido realizada por el joven Ignacio Pizarro Ortego.

Se trata de una composición artística realizada con técnica mixta -lápiz de grafito y colores, acuarelas, acrílico y pastel graso-, con unas medidas de 35 por 50 cm., que representa a los dos titulares fundacionales como germen y núcleo devocional de la corporación. En ella Nuestra Señora de los Dolores, motivo principal de inspiración de la obra para el artista, aparece representada a la manera de un busto relicario, muy frecuentes en Europa en los siglos XIV al XVII y que se solían realizar en madera policromada y albergaban en el centro un hueco con la reliquia del santo que se representaba en la parte superior del mismo, de ahí su nombre. Ensalzando la devoción de los vecinos del barrio a su Virgen, aparece la descripción Vas Honorabile en la peana en referencia a la letanía lauretana Vaso Honorable: si la custodia sirve para exponer al Santísimo y celebrar el culto sacramental, ¿María no es, con más razón, un vaso de mayor honor, el primer sagrario de la Iglesia, al albergar al Hijo de Dios en su seno y ser la Madre del futuro Salvador? De ahí la colocación de un ostensorio con una oblea en su interior –representación de la Sagrada Eucaristía, primer y principal Titular de la Hermandad- en lugar de la reliquia que ocuparía dicho lugar en caso de ser un santo o mártir. Y haciendo referencia a la Virgen de los Dolores, devoción originaria de los vecinos del barrio y germen de su feligresía, se dibuja alrededor en el centro un corazón traspasado por un puñal o espada, símbolo de los Siete Dolores de la Madre de Dios a través de su vida y que, recuerda el Evangelio de San Lucas, le fueron anunciados por Simeón.

El autor aclara que su forma de trabajar es orgánica, surgiendo nuevas ideas y motivos a la hora de ponerse a trabajar y durante el proceso creativo. Nada está concebido al 100% desde el inicio de cada obra, dejando sitio para la improvisación y para la experiencia creativa, y destacando así la libre expresión desarrollada por el artista dentro de su estilo para la realización del trabajo, señalando únicamente la junta de gobierno que debían figurar los dos Titulares fundacionales de la Hermandad, el Santísimo Sacramento y la Virgen de los Dolores. Como resultado de ello son las dos grandes manchas empastadas (propias del lenguaje pictórico usado por el artista) que vemos a los lados de la Virgen, haciendo alusión al color corporativo de la Hermandad, con tonos rojizos y violáceos, estos a los ojos de la Iglesia, colores de juventud, belleza, sacrificio, amor místico (rojo) -reservado a las altas dignidades eclesiásticas desde la Antigüedad- y también color de la futura túnica de Jesús en su Pasión (púrpura). Ambas recuerdan a la forma de dos grandes alas, alusivas al Águila que da nombre al barrio y a la corporación; custodiando y protegiendo a María como se narra en la Sagrada Biblia 

About De Nazaret a Sevilla (228 Articles)
Dirección

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: