Últimas noticias

Ni transgresión ni ofensa

Esta semana hemos tenido una de esas polémicas que siendo siempre distinta son siempre lo mismo. Se trata del famoso cartel del artista Miguel Álvarez. Una obra que ha ofendido a una parte del mundo cofrade. Sinceramente, es todo muy previsible, puedo entender que haya quien no le guste e incluso que haya quien se sienta ofendido por ello, pero vamos bajarla al suelo, si siempre te molesta todo lo que se sale de unos cánones ultraortodoxos, ¿quién tiene la culpa: el mundo o tú?

En el debate que se ha abierto creo que no se han tenido en cuenta todos los puntos de vista. En una ciudad binaria, como es Sevilla, parece que la obra tiene que ser definida como transgresora o como provocadora. En mi opinión, no es ni lo uno ni lo otro. Transgresora no es, porque para ello tendría que tener componentes de originalidad únicos – que no los tiene – o algún tipo de reivindicación o denuncia social, algo de lo que también carece. Provocadora tampoco es, porque para ello es condición imprescindible que el autor tenga esa intención, algo que en este caso ha manifestado públicamente que no es así.

Miguel Álvarez diseñó este cartel para una festival de música y quería darle un toque andaluz y sevillano. Acercar un icono de la ciudad a los más jóvenes. Repito, ni transgresor ni provocador, sino más bien una idea artística cuyo fondo es mucho más simple que toda la polvareda que ha montado. Suele equivocarse mucho, en estos asuntos, el tema del gusto. Hay quien confunde lo que no le gusta a él o ella con lo que le ofende. Algo puede no gustarte y no por ello tiene que ofenderte. Seamos sensatos.  

El grupo de cofrades que más ofendidos se han sentido son los que viven (o quiere vivir) en su burbuja. Quieren que el mundo sea su mundo. Que sus sentimientos sean los únicos en el universo. Que su visión de las cosas sea la única admitida. O lo ves como yo lo veo o estás equivocado, ésa es su bandera. Evidentemente, con esa manera de pensar es normal que salgan a ofensa por día. La vida es pluralidad y diversidad, afortunadamente. Nada, absolutamente nada, tiene sólo una visión. Tanto es así que se da una paradoja, los cofrades hispalenses que ven esto como una ofensa contra la virgen, se convierten en provocadores cuando gritan «¡Guapa!» a una dolorosa o hacen alegres coreografías con misterios sagrados. Provocadores a ojos de un cofrade burgalés que quiera vivir encerrado en su burbuja y se ofenda, obviamente. 

About Agustín López (229 Articles)
Opinión en De Nazaret a Sevilla. Autor del blog El Preste. Geógrafo. Hermano de Santa Cruz. Twitter: @elpresteblogspo

7 Comments on Ni transgresión ni ofensa

  1. Jose Carlos Cruz Lechuga // 26 enero, 2020 en 12:25 pm // Responder

    Ahh!! Entonces que aparezca la imagen de una virgen fumando, te parece bonito? Las gafas te las admito… Pero con lo que mata el tabaco, la cantidad de enfermedades que genera… Coges y lo publicitas con una imagen sagrada.

    Vale que el autor no tenía malas intenciones, pero hombre!! Hay que pensar un poco las cosas.

    Y lo dicho!! ERES UN CRÍTICON!!! Yo veo mal el cartel y no he gritado guapa en mi vida, ni soy absolutista en gustos ni en visiones.

    MÁS MARUJA NO PUEDES SER, QUE CRÍTICAS GRATUITAMENTE CON DEMAGOGIA BARATA.

  2. Ismael Rubio Lozano // 26 enero, 2020 en 3:07 pm // Responder

    No solo es transgresión y ofensa. Es ante todo un insulto y una falta de respeto a los sentimientos religiosos de tantas personas que vemos en la Señora de Triana a la Madre del Hijo de Dios y no a una fulana, una viciosa, a alguien que en ningún caso se corresponde con aquella a la que los creyentes consideramos la Madre de Dios tal como recibimos de los relatos evangélicos.
    Por cierto Sr. Agustín López, la libertad de una persona termina en el momento que invade los derechos, los sentimientos y la dignidad de los demás, y esto es precisamente lo que ha hecho este “artista” de pacotilla.
    Por cierto también , desde este momento dejo de seguir este blog por permitir y difundir opiniones de este tipo que en ningún caso benefician ni apoyan a nuestra Semana Santa y a lo que representan y significan sus imágenes.

  3. Para empezar quiero decir que no soy “capillita” pero si que me gusta la Semana Santa.
    Si como dices en tu artículo no se puede ofender nadie por ese dibujo, más bien caricatura, de la virgen con el cigarro en la boca. Tú no deberías ofenderte si hago un retrato tuyo y te pongo una polla en la boca porque así expreso la pluridad sexual y lo hago sin ánimo de ofender solo para que acepten las diversas opciones séxuales que existen

  4. «Transgresora no es, porque para ello tendría que tener componentes de originalidad únicos – que no los tiene – o algún tipo de reivindicación o denuncia social, algo de lo que también carece.»
    ¿De dónde saca usted eso? ¿Qué tiene que ver la originalidad –o no– con la transgresión? ¿Y con reivindicaciones? Escuetamente la RAE solo registra una acepción para transgredir: 1. tr. Quebrantar, violar un precepto, ley o estatuto. En el terreno del arte se usa en sentido figurado cuando se rompen las convenciones. Si usted cree que es convencional representar a la Virgen con un cigarro…

  5. Hoy en día nos rasgamos las vestiduras muy pronto, demasiado diría yo. Somos ultradefensores de todo lo que rodea al mundo de las cofradías pero, casualmente, la mayoría de los que se ofenden son aquellos que no se arrodillan cuando el Señor se hace presente en la Eucaristía (para los que creen que esa parte es una teatralidad más de la misa), no se ofenden cuando su Hermandad convoca unos cultos y durante los días que dura, la Iglesia se ve vacía salvo por las personas mayores, junta de Gobierno y habituales de la Parroquia que alli están, no se ofende cuando la gente durante la misa se pone a whatsappear con el movil, a ver como va el partido o a mirar Instagram, no se ofenden cuando critícan a su prójimo, no se ofenden cuando al culto Eucarístico van los de siempre, incluso les parece cansino que la Hermandad los convoque, no se ofenden cuando dicen ‘uy vámonos de la Iglesia hasta que empiece la misa que aún están con el rosario y es un tostón’…

    Menos sepulcros blanqueados y más apóstoles… que Cristo y su Santísima Madre se ofenden más por nuestra doble moral que por un simple cartelito…

  6. Francisco Miguel Alcaide // 26 enero, 2020 en 7:16 pm // Responder

    No defienda lo indefendible. Esta claro que el autor ha querido conseguir notoriedad a costa de los sentimientos religiosos, vía rápida para la divulgación de una obra mediocre y chabacana. Esto no es arte. Esto es sencillamente provocación e inquina. Que Dios lo perdone, porque hay mucha gente que no se puede imaginar a la madre de Dios de esta forma. Para eso la tan manida religiosidad popular se sustenta en lo que representa la imagen sagrada; para comprender y acercarse a lo que muchos no pueden o quieren conocer por otros medios: la palabra de Dios y la vivencia de la fe.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: