Últimas noticias

Coronavirus y cultos

Llevamos un tiempo donde parece existir sólo una noticia. El dichoso coronavirus ocupa portadas y telediarios de todo el mundo. Realmente, escuchando a la comunidad médica (que es la única que debería tener voz y voto aquí) no estamos ante una situación de excesiva gravedad, pero tampoco debemos relajarnos ante un virus nuevo en el ser humano que, a día de hoy, parece no tener una letalidad alta, pero que científicamente aún no se puede asegurar. Estamos tan acostumbrados a saber de todo, que ahora también sabemos de Medicina. Con lo peligroso que es eso. 

En estos días la histeria parece que se ha apoderado de la sociedad, algo que no es recomendable. Nunca la prudencia se debe canalizar a través de la psicosis. Como decía anteriormente, escuchar lo que dicen los médicos, seguir sus indicaciones y no pretender saber más que ellos parece que es lo más adecuado en estos momentos. Dicho lo cual, era evidente que el coronavirus también iba a llegar al mundo cofrade. En un planeta que ha visto suspendido uno de los carnavales más importantes del mundo (siete siglos después), grandes congresos y encuentros mundiales, competiciones ciclistas (la temporada está prácticamente parada en estos momentos), corren peligro los Juegos Olímpicos o incluso la Eurocopa de fútbol, parecía evidente que a las cofradías iba a llegar también, aunque a veces pensemos que somos una burbuja al margen de todo y de todos.

En mi opinión, los debates cofrades de estos días están mezclando varios aspectos, que aunque relacionados, no tienen nada que ver. Me explico. Hasta el momento el aspecto más visible donde unimos coronavirus y hermandades es en los besamanos y besapiés. La archidiócesis de Sevilla, al igual que otras, ha recomendado que en este culto ni se besen ni se toquen las imágenes, amén de otras serie de precauciones relacionadas con la pila bautismal o el rito de la paz en las misas. Parecen indicaciones sensatas, pero no las dejaría sólo en este tiempo que dure el efecto del covid-19, sino que las haría definitiva, sobre todo por una cuestión de higiene y salubridad en general. Más vale prevenir que curar, nos enseñaron a todos de chico.

En ocasiones la capa de la tradición no nos deja ver hechos que son perjudiciales. Siempre he pensado que un besamanos y un besapiés eran actos profundamente antihigiénicos. Nadie permitiría, por ejemplo, que en un restaurante le pusieran la misma servilleta que a otra persona – ya no digo una misma servilleta para todo el restaurante – pero llega este culto y parece que un pañuelo, para las miles de personas que por él pueden pasar, es suficiente. No parece ni lógico ni razonable. Quizás aprovechando que las medidas de precaución se han puesto de moda, deberíamos evolucionar en este sentido y cambiar esta forma de rendir culto a nuestras imágenes. 

About Agustín López (232 Articles)
Opinión en De Nazaret a Sevilla. Autor del blog El Preste. Geógrafo. Hermano de Santa Cruz. Twitter: @elpresteblogspo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: